Cuando usamos adverbios o palabras con una función similar (cuando, mientras, en cuanto, tan pronto como, hasta que...) para indicar que algo sucederá o puede suceder en el futuro, utilizamos el subjuntivo. Para la expresión de acciones pasadas o sin expresión de tiempo, es decir, de rutinas, usamos el indicativo.

Cuando estuve en Roma hice muchas fotos.
Mientras estaba de vacaciones solía correr por las mañanas.
Cuando he salido de casa, he comprado el diario.
Cuando llueve la gente se deprime un poquito.

ADVERBIOS

Cuando acabe el tema, entenderé mejor el subjuntivo.
Esperaré hasta que llegue.
En cuanto
apruebe el carné de conducir, me compraré un coche.
Mientras
esté conduciendo, no te podré llamar.

Todo el mundo debería usar cubrebocas en espacios públicos y cuando
estén cerca de personas que no vivan en su casa, en especial cuando sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social.
New York Times en español, Estados Unidos

Image

Nuevamente, el subjuntivo solo se puede comprender si existe información conocida y compartida o comprensible sobre la que se articula el enunciado.

El tren sale a las 5, cuando me suba / antes de que me suba / en cuanto me suba, te llamaré.
El subjuntivo se asocia con la información dicha (que el tren va a salir), que se sitúa en el futuro.

Cuando me
muera, no quiero flores en mi funeral.
Me quedaré hasta que
cierren la biblioteca.
Información consabida y compartida: todos sabemos que vamos a morir, o que, generalmente, las bibliotecas cierran por la noche.

Tranquila, mientras
haya yo seguiré comprando...
Si no disponemos de otras,informaciones, el enunciado no es comprensible.


EJERCICIO ONCE

Tienes oportunidad de aprender algunos secretos de cómo se prepara la auténtica paella valenciana. Usa los verbos del cuadro para completar la receta.

secar sofreír agarrar ir ver pegar consumir quedar mover estar

LOS INGREDIENTES Y LOS TRUCOS PARA QUE LA PAELLA QUEDE SABROSA, SUELTA Y NO SE PASE

Para conocer los secretos de la paella original, hemos ido a preguntar a uno de los restaurantes con más solera de Madrid, Casa de Valencia, donde, desde 1974, los madrileños pueden sentirse como en la costa levantina mientras degustan un arroz, aunque sin playa... Nuestro acompañante se llama Gerardo, el jefe de cocina del establecimiento...

Image

Pondremos el aceite de oliva en la paellera, pero poco, “porque la carne que le vamos a echar ya va a soltar grasa”, explica Gerardo. Una vez que (1) caliente, echamos los trozos de pollo y los de conejo y los dejaremos hasta que (2) bien. A continuación, añadiremos primero las judías verdes, porque son más duras, y las alcachofas troceadas después. Durante todo este proceso hay remover los ingredientes para evitar que se (3) a la paellera. “La base del sabor de una paella está en saber hacer bien el sofrito”, desvela el chef.

Lo siguiente es, por este orden, el ajo y las hebras de azafrán, la salsa de tomate y el arroz. Lo último es la sal y el caldo, que debe verterse caliente y poco a poco, a medida que lo
(4) pidiendo el arroz: siempre esperaremos a que se (5) antes de echar más.. No hay una proporción fija caldo-arroz, pero, para hacernos una idea, en una paella para cuatro personas utilizaremos como mínimo medio litro. A partir de este momento, dejaremos cocer durante quince minutos,

a fuego máximo y removiéndolo constantemente para que el arroz se
(6) y no se (7). Cuando (8) que sube a la superficie, y el puntito blanco del grano ha desaparecido, tenemos que meter la paella al horno a 220 grados durante 10 minutos para que se (9). Con este truco, conseguimos que el arroz no (10) blando, pasado. Y, ya está, tenemos un plato sabroso, ligero y con el grano suelto.

ABC, España (TEXTO ADAPTADO)

PARA APRENDER MÁS...

Este tipo de textos (las recetas, pero también todos los que dan instrucciones) suelen tener una proyección de futuro, que es la que te va a ayudar a seleccionar el presente de subjuntivo. Fíjate en algunas expresiones que te indican el significado de posterioridad: una vez que, hasta que, cuando, a medida que... En algunos casos, puedes usar el indicativo, pero preferimos el subjuntivo por el uso general de verbos en futuro. Las expresiones relacionadas con la finalidad (también muy frecuentes en los textos de instrucciones) son, seguramente, más fáciles de detectar.

LOS INGREDIENTES Y LOS TRUCOS PARA QUE LA PAELLA QUEDE SABROSA, SUELTA Y NO SE PASE

Para conocer los secretos de la paella original, hemos ido a preguntar a uno de los restaurantes con más solera de Madrid, Casa de Valencia, donde, desde 1974, los madrileños pueden sentirse como en la costa levantina mientras degustan un arroz, aunque sin playa... Nuestro acompañante se llama Gerardo, el jefe de cocina del establecimiento...

Pondremos el aceite de oliva en la paellera, pero poco, “porque la carne que le vamos a echar ya va a soltar grasa”, explica Gerardo. Una vez que
esté (está) (1) caliente, echamos los trozos de pollo y los de conejo y los dejaremos hasta que sofrían (sofríen) (2) bien. A continuación, añadiremos primero las judías verdes, porque son más duras, y las alcachofas troceadas después. Durante todo este proceso hay que remover los ingredientes para evitar que se peguen (3) a la paellera. “La base del sabor de una paella está en saber hacer bien el sofrito”, desvela el chef.
Quizá el verbo sofreír es nuevo para ti (se conjuga igual que freír)... Está relacionado con la palabra sofrito, que aparece a continuación: son los ingredientes, generalmente verduras (cebolla, ajos, etc.), que se fríen antes de preparar algunos platos, y que sirven de base para el mismo.

Image

Lo siguiente es, por este orden, el ajo y las hebras de azafrán, la salsa de tomate y el arroz. Lo último es la sal y el caldo, que debe verterse caliente y poco a poco, a medida que lo vaya (va) (4) pidiendo el arroz: siempre esperaremos a que se consuma (5) antes de echar más.. No hay una proporción fija caldo-arroz, pero, para hacernos una idea, en una paella para cuatro personas utilizaremos como mínimo medio litro.

A partir de este momento, dejaremos cocer durante quince minutos, a fuego máximo y removiéndolo constantemente para que el arroz
se mueva (6) y no se agarre (7). Cuando veamos (vemos) (8) que sube a la superficie, y el puntito blanco del grano ha desaparecido, tenemos que meter la paella al horno a 220 grados durante 10 minutos para que se seque (9). Con este truco, conseguimos que el arroz no quede (10) blando, pasado. Y, ya está, tenemos un plato sabroso, ligero y con el grano suelto.
En (8) hay un cambio de la persona verbal porque se presenta el final de la receta y la parte “más importante” (así se anuncia en el título): tienes que escribir la primera persona del plural para ser coherente con los verbos que siguen (tenemos que meter, conseguimos, tenemos).

ABC, España (TEXTO ADAPTADO)

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO