La elección del indicativo o del subjuntivo no es enteramente mecánica sino que en muchos casos puede depender de la intención del hablante: qué informaciones quiere retomar (para valorarlas, por ejemplo) o no.

Observa la siguiente conversación:

- He invitado a Ana y a Sara a mi fiesta de cumpleaños...
- No creo que vengan...

En el enunciado anterior, el interlocutor retoma la información con subjuntivo, y la presenta como conocida y compartida.

Compara ahora ese intercambio con las siguientes respuestas:

- He invitado a Ana y a Sara a mi fiesta de cumpleaños...

Creo que no
No sé si
Posiblemente no
Me parece que no

vendrán...

El hablante ahora no cambia su actitud: sigue mostrando dudas, no sabe si esas personas van a asistir a la fiesta o no. Pero ahora lo expresa de otra manera: en indicativo. Al usar el indicativo está mostrando que no retoma la información compartida sino que está presentando sus informaciones como algo nuevo. Esa es su intención.

Image

La diferencia fundamental entre el indicativo y el subjuntivo es precisamente esta: el indicativo muestra, informa, mientras que el subjuntivo retoma, se basa, alude a la información conocida y compartida, y se supedita a ella para ofrecer significado.

- He invitado a Elli y a su hermana a mi fiesta de cumpleaños...
información desconocida para la persona que escucha: indicativo

- Dudo que vengan...
información supeditada (la idea de fiesta está asociada a la de asistir a la fiesta), presentada en subjuntivo
porque están de viaje ese día.
información supeditada, presentada en indicativo, porque es una información desconocida para la persona que escucha

- He invitado a Elli y a su hermana a mi fiesta de cumpleaños...
información desconocida para la persona que escucha: indicativo

- Creo que no vendrán...
información supeditada, conocida y compartida, pero presentada en indicativo porque el hablante la considera relevante
porque están de viaje ese día.
información desconocida para la persona que escucha: indicativo

Como puedes comprobar, las diferencias de significado entre No creo que vengan y Creo que no vendrán son muy pequeñas y con frecuencia difíciles de captar. El objetivo se centra en la intención comunicativa: la presentación en indicativo muestra que el hablante anuncia que está informando; usa el indicativo para subrayar que la información compartida es relevante, “importante” en su mensaje y que por eso la presenta en indicativo.

Los efectos de esa elección son distintos en cada caso. Observa el siguiente ejemplo:

Hace un par de semanas Michael vio a Ana en una fiesta y se enamoró locamente, pero no sabe casi nada de ella, por no saber no sabe si tiene o no tiene novio... Su amigo Celestino ha investigado un poco y le explica sus conclusiones... Observa las reacciones de Michael ante una noticia que, aunque es insegura, resulta positiva.

No creo que Ana tenga novio.

Image

Creo que Ana no tiene novio.

En relación con lo anterior, cuando presentamos una información en subjuntivo nuestro interlocutor debe tener información previa (porque la que hecho dicho o porque la conoce con anterioridad). Si no es así, no va poder comprenderla.

Observa y compara estas conversaciones:

- ¡Ojalá llueva!
- Sí, la verdad es que la situación no puede seguir así.

- ¡Ojalá no llueva!
- ¿Cómo? ¿Por qué dices eso?
- Ah, ¿no lo sabes? Nos vamos a la playa tres días...

Image
Image

La información (la falta de agua) es conocida y compartida, las personas que hablan conocen ese problema: la conversación progresa con normalidad.

La información (las vacaciones en la playa) no es conocida ni compartida: la conversación no progresa, porque es preciso aclarar el tema (aunque el hablante puede generar deliberadamente ese suspense para así captar el interés de la persona que escucha).


Image

Hemos insistido en que el subjuntivo retoma informaciones anteriores o consabidas. Esa actuación se parece a la de algunos pronombres personales átonos, que también se refieren a informaciones ya conocidas. Puedes comprobar eso, porque en muchos casos es posible sustituir el verbo en subjuntivo por un pronombre (o incluso con otras palabras con una función parecida). Estudia los ejemplos siguientes:

- ¿Crees que Eli y su hermana van a venir a la fiesta?
- Uf,
dudo que vengan porque tienen exámenes esos días.

- ¿Crees que Eli y su hermana van a venir a la fiesta?
- Uf,
lo dudo porque tienen exámenes esos días.

En la segunda conversación, el pronombre neutro lo realiza la misma función que el subjuntivo: referirse a la información anterior (venir a la fiesta).

Estudia también este segundo ejemplo:

- Me molesta mucho que los estudiantes lleguen tarde a clase.
- Sí, sí, a mí también me molesta mucho que
lleguen tarde…

Las personas que hablan comparten una información que ambos conocen: que los estudiantes no son puntuales (esa información aparece, por lo tanto, en subjuntivo, porque es conocida). Además añaden una información que es nueva: que la falta de puntualidad les molesta (y la expresan en indicativo, como hemos explicado).

Como estamos viendo, la segunda persona persona puede contestar de varias maneras:

- Me molesta mucho que los estudiantes lleguen tarde a clase.
- A mí también me molesta
eso, pero estoy acostumbrada.
- A mí también
me molesta…, y mucho.

En esta conversación la segunda persona no va a utilizar el pronombre neutro lo porque los verbos como molestar (o gustar, preocupar, etc.) no se combinan con ese pronombre. Sin embargo, utiliza el demostrativo eso, que realiza la misma función: referirse a lo anterior, a lo conocido. Incluso, en la segunda intervención, la persona que habla no incluye ni el verbo en subjuntivo ni tampoco el demostrativo eso, precisamente porque no es necesario: las dos personas que hablan conocen esa información. De hecho, estos intercambios son los más naturales y habituales entre la mayoría de los hablantes de español.

Si entiendes bien esta lógica de las conversaciones, puedes entender muchos de los usos del subjuntivo, que vamos a ampliar en las próximas unidades.

Image

Tal vez has leído o has visto en algún libro que el subjuntivo expresa dudas, deseos, consejos, peticiones, gustos o valoraciones, etc. Repasa el cuadro anterior. Comprueba que con frecuencia podemos suprimir el subjuntivo y entender perfectamente el mensaje. Si podemos hacer eso, el subjuntivo no puede expresar todos esos usos: lo hace el conjunto del enunciado y, sobre todo, el verbo en indicativo.

Image

Dudo que vengan a la fiesta.
La expresión de la duda esté precisamente en el verbo dudar, en indicativo, un significado que se mantiene si no incluimos el verbo en subjuntivo: Lo dudo.

Deseo que tengáis suerte en el examen.
Te recomiendo que estudies las soluciones.
El profesor nos
pide que leamos muchos textos cortos en español.
Me molesta que lleguen tarde.
En todos los ejemplos, la expresión de deseo, consejo, petición o gusto / valoración corresponde esencialmente al modo indicativo, no al subjuntivo.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO