Image

Llamamos formas no personales del verbo al infinitivo, al gerundio y al participio. Ninguna de estas formas se conjuga, y las tres comparten algunas características con el verbo, entre ellas su capacidad para recibir complementos típicamente verbales. También, en parte, su capacidad para expresar información temporal: el gerundio muestra el progreso de la acción y el participio muestra el proceso finalizado; el infinitivo no aporta información sobre el desarrollo de la acción.

Image

El infinitivo expresa significados próximos a un sustantivo, pero también otros, como el de imperativo negativo (en enunciados cortos: no fumar, no tocar) o el imperativo afirmativo (en este caso precedido de la preposición a: ¡a comer!). Como sustantivo puede ser complemento de otras palabras (una máquina de coser, difícil de creer...). En sus funciones próximas al verbo puede recibir complementos verbales (cantar de oído, perder la paciencia...), incluidos los pronombres átonos (pospuestos y formando una única palabra: escucharla, comprarlos...) o tónicos. Finalmente, además de su aparición autónoma, el infinitivo también se agrupa con verbos para formar perífrasis verbales (tengo que salir, voy a hacerlo...).

A diferencia del infinitivo, el gerundio suele aparecer agrupado para subrayar el progreso del proceso: su uso más común es con la perífrasis estar + gerundio. Cuando aparece solo, con frecuencia es un complemento verbal con un funcionamiento parecido al de un adverbio que ofrece detalles sobre la acción verbal (Trabaja reparando ordenadores).

El
participio expresa el proceso finalizado de una acción. Por esa razón forma parte de todos los tiempos compuestos del sistema verbal. Entre sus características, cuando no forma parte de un tiempo compuesto, puede variar en género y número, y, en ocasiones, grado. Pero recuerda: cuando forma parte de un tiempo verbal compuesto (excepto en el caso de la voz pasiva), es invariable; en otros casos, concuerda en género y numero con el sustantivo al que complementa, con funciones similares a las de un adjetivo. Como el resto de las formas no personales, el participio puede recibir los mismos complementos que recibe el verbo.

En esta unidad consolidamos y ampliamos todos estos contenidos.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO