En este capítulo estudiamos los llamados verbos de cambio, es decir, un grupo limitado de verbos que, en determinados contextos, puede explicar los cambios (físicos, psicológicos, sociales, rápidos, lentos, como resultado de un proceso, etc.) que experimentan las personas (y, en ocasiones, una situación).

Se trata de un asunto no relacionado directamente con contenidos gramaticales sino del significado del vocabulario. Los diccionarios más completos informan de estos significados, pero no siempre es fácil establecer fronteras entre unos verbos y otros.

Image

Los verbos más frecuentes para expresar cambio son los siguientes:

-
hacerse, ponerse, volverse, quedarse... Todos ellos tienen en común que sus complementos son, en la mayoría de los casos, adjetivos (aunque también podemos usarlos con adverbios y sustantivos), y que mantienen una concordancia en género y número con el sustantivo que experimenta el cambio.

Image

Durante toda esta unidad debes prestar atención a si realmente existe una expresión de cambio, y diferenciar esos significados de los reflexivos (Mi cuñado se ha hecho una casita en el pueblo) o de los que muestran algún tipo de impersonalidad (Se han hecho dos aulas nuevas en el tercer piso). No es una observación difícil.

VALORES DEL PRONOMBRE SE

- llegar a ser se presenta como una perífrasis verbal y suele relacionarse con sustantivos. También mantiene habitualmente concordancia de género y número con la palabra que experimenta el cambio.

-
convertirse en (preferentemente con la preposición en, aunque puede combinarse con la preposición a también) se presenta con sustantivos.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO