PRONOMBRES REFERIDOS A PERSONAS

Como hemos dicho, con el imperativo la persona que habla intenta influir sobre otra persona (por eso la relación entre la persona que habla y la que escucha es muy directa): la persona que habla desea una acción concreta de otra persona (porque le da instrucciones que debe seguir, porque la aconseja, porque la invita, porque le da órdenes...). Esa relación directa explica la frecuencia con la que los pronombres acompañan al imperativo.

Image

Como es lógico y ya sabes, la aparición de un pronombre u otro señala personas diferentes. Compara los siguientes enunciados.

Ha llamado Santi. Por favor, telefonéale después de las tres y media a su número privado.

Telefonéa
me sobre las siete y te paso a recoger a la salida del trabajo.

Fíjate ahora en el siguiente ejercicio: en algunos ejemplos aparece un pronombre y en otros no. La aparición subraya la presencia física de los interlocutores y la importancia del tema del que hablan...

EJERCICIO SIETE

Compara los siguientes enunciados (uno tiene pronombre personal y el otro no) y relaciona cada uno de ellos con la situación más lógica.

Explica lo que sabes de...

a) Es una conversación entre amigos.

Explícame lo que sabes de...

b) Es una pregunta de un examen.

Llama...

c) estoy muy preocupada.

Llámame...

d) para participar en nuestro concurso telefónico.

Perdona...

e) no lo volveré a hacer: seré bueno...

Perdóname...

f) ¿me dejas pasar?

Compra...

g) Son unas niñas a su papá.

Cómpranos...

h) Es un anuncio de la televisión.

Diga brevemente el motivo de su llamada y a continuación pulse asterisco.

i) El contestador automático de una empresa de servicios.

10. Dígame, ¿cuál es el motivo de su llamada?

j) El abogado Patricio Leal cuando contesta al teléfono.

PARA APRENDER MÁS...

La diferencia fundamental está, claro, en la presencia “física” o no de los interlocutores... La situación más probable de los ejemplos 1, 3, 7 y 9 (sin pronombre) es la de mensajes en que no hay un contacto directo. En el ejemplo 5, también sin pronombre, sí hay contacto directo, pero la conversación no es relevante: el imperativo solo cumple una misión de toma de contacto. Y ese es precisamente uno de los valores más importantes del pronombre: subrayar la presencia física, pero también la proximidad sobre el tema del que hablan.

Explica lo que sabes de...
b)
Una pregunta de un examen.
Explícame lo que sabes de...
a)
Una conversación entre amigos.

Llama...
d)
para participar en nuestro concurso telefónico.
Llámame...
c)
estoy muy preocupada.

Perdona...
f)
¿me dejas pasar?
Perdóname...
e)
no lo volveré a hacer: seré bueno...

Compra...
h)
Un anuncio de la televisión.
Cómpranos...
g)
Unas niñas a su papá.

Diga brevemente el motivo de su llamada y a continuación pulse asterisco.
i)
El contestador automático de una empresa de servicios.
Dígame, ¿cuál es el motivo de su llamada?
j)
El abogado Patricio Leal cuando contesta al teléfono.

Image

Image

La relación de los pronombres personales con las formas de imperativo no tiene el mismo comportamiento que en otros tiempos o modos verbales, porque, como hemos dicho, la actuación corresponde a la persona que escucha. Observa los ejemplos que te proponemos a continuación.

me peino
yo a mí mismo/a
te peinas
tú a ti mismo/a
se peina
él / ella a él / ella mismo/a

Image
Image
Image
Image

péiname
tú a mí

péinate
tú a ti misma

péinala
tú a ella

Como puedes ver en los ejemplos, el único caso en el que el pronombre mantiene un significado reflexivo es el de la fotografía del centro: la persona que tiene que hacer la acción (a la que se dirige el imperativo) es al mismo tiempo la “beneficiaria” de la acción


a) Pronombres de primera persona. La presencia de pronombres de primera persona (me, nos) orienta la acción hacia la persona que habla. Así sucede en el primer ejemplo, pero no en el segundo:

Llámame, por favor, a partir de las cuatro... Es que ahora estoy ocupado.
Para saber los horarios,
llama a la estación de autobuses.

Observa. en los ejemplos siguientes, que la ausencia de pronombre nos hace pensar que hay otras personas en la conversación, o que no hay un marco de proximidad.

Carlos, vamos, explica tus planes para el fin de semana.
Tomás, hombre,
explícame qué te pasa...

Image

En algunos casos, el pronombre de primera persona expresa un contenido diferente. Observa estos ejemplos:

Pídeme lo que quieras... Soy el camarero.
Lola, porfa, si vas al mostrador,
pídeme un helado.

El primer enunciado es similar a los que hemos explicado. En el segundo, en cambio, la persona que habla solicita un helado para mí..., pero se lo dice a otra persona, encargada de hablar con el camarero.


b) Pronombres de segunda persona. Como hemos visto, la presencia del pronombre de segunda persona (te, os; y se, para los usos de usted) no representa grandes cambios en relación con otras formas verbales: la intención de influir sobre la persona que escucha es para que el oyente actúe sobre el propio oyente. En los casos en que expresamos la acción como reflexiva, debemos usar el pronombre para mantener ese significado.

Image

¿Has visto cómo vas?...
Péinate, que así no puedes salir a la calle.

Image

¿Has visto cómo vas?...
Peina, que así no puedes salir a la calle.

Image

Sin embargo, en los casos en que no presentamos esa acción como reflexiva podemos incluir el pronombre o no; la presencia del pronombre supone un refuerzo en la expresión.

Ya está bien, ¡qué pesado! Calla, que es la tercera vez que explicas lo mismo...

Ya está bien, ¡qué pesado!
Cállate, que es la tercera vez que explicas lo mismo...


c) Pronombres de tercera persona. La combinación del imperativo con pronombres de tercera persona (le, les, lo, la, los, las) mantiene la misma idea: influir sobre la persona que nos escucha, pero ahora deseamos que esa persona lleve a cabo una acción relacionada con personas ausentes o con cosas.

Image

Es un cantante nuevo, pero estupendo...
Si puedes,
escúchalo en TuTubo.

Image

Es un cantante nuevo, pero estupendo...
Si puedes,
escucha en TuTubo.

Si llama Marina, dile que no estoy, que he salido...
Yo creo que
esos patines están muy bien de precio... Cómpralos; es una buena oportunidad...
No,
el reloj no está estropeado... Ponle una pila nueva, y ya está.


PRONOMBRES REFERIDOS A COSAS

Como hemos visto en el apartado anterior los pronombres que se refieren a cosas son siempre pronombres de tercera persona (lo, la, los, las, le, les) y exigen conocer / decir la palabra relacionada con el pronombre.

Esta es mi dirección... Anótala, y me envías una postal..., ¿vale?
Es
un pastel muy grande. Córtalo en dos trozos.

La sopa está un poquito sosa... Échale más sal.
Estos ordenadores pueden tener problemas. Instálales el nuevo antivirus, por favor.

Observa que en los casos que usamos le o les, ya existe otra palabra que complementa al verbo (es el objeto directo: sal, el antivirus). El complemento representado por le o les es el de objeto indirecto (la sopa, los ordenadores).

PRONOMBRES PERSONALES ÁTONOS

EJERCICIO OCHO

Decide si los siguientes enunciados deben llevar pronombre o no. Piensa también si es un pronombre de primera, de segunda o de tercera persona. Usa los verbos siguientes: uno para cada pareja de frases.

casar contestar agarrar preguntar poner leer vigilar hacer despertar mirar

a) Por favor, mamá, (1) a las 7, que tengo examen de cálculo a las 8.
b) Por favor, mañana
(2) a las 7, que tienes que llevar a los niños al cole.

a) Mari Pili, mi vida. ¡Te amo!
(3) conmigo.
b) Sí, mujer,
(4) con él. Es buen chico y, total, ya lleváis tres años viviendo juntos.

Image

a) (5), en esta foto estáis Ana y tú.
b) ¿Que te encuentras bien? No puede ser...
(6), estás pálido, tienes ojeras, no tienes buena cara...

a) Buenos días, Luci.
(7), por favor, dos kilos de naranjas y unas alcachofas.
b) Claro que no funciona, porque son dos euros.
(8) otra moneda en la máquina y verás como sí funciona.

a) ¡El teléfono! Cariño,
(9) tú, que estoy en la ducha.
b) Martín, te estoy preguntando por qué llegaste ayer tan tarde...
(10).

a)
(11) día y noche. Esa mujer es la principal sospechosa del asesinato del marqués.
b)
(12) mucho: la carretera está mojada y el viaje es largo.

a) Por favor, Javier, (13) esta carta, que he olvidado las gafas.
b) Que no...,
(14) el cartel... Lo pone muy claro, aquí no se puede fumar.

a) Antes de tomar un medicamento,
(15) con su farmacéutico.
b)
(16) si tienes alguna duda sobre este tema. Ya sabes mi horario de visitas.

Image

a) Ay, (17), que me caigo.
b) Ay,
(18), que se cae.

a)
(19) caso a mamá. Te lo dice porque te quiere mucho.
b)
(20) caso, es un consejo que te doy como amigo.

PARA APRENDER MÁS...

Es un ejercicio sobre todo de observación: tanto del significado de los pronombres como de la situación de comunicación (en este caso para decidir si debes poner o no pronombre). Observa los números 3, 7, 10 o 16 para comprobar la implicación de la persona que habla. O también los números 3 y 4: los cambios en la persona que habla no suponen cambios en la persona que recibe la petición.

a) Por favor, mamá, despiértame (1) a las 7, que tengo examen de cálculo a las 8.
b) Por favor, mañana
despiértate (2) a las 7, que tienes que llevar los niños al cole.

a) Mari Pili, mi vida. ¡Te amo!
cásate (3) conmigo.
b) Sí, mujer,
cásate (4) con él. Es buen chico y, total, ya lleváis tres años viviendo juntos.

a)
Mira (5), en esta foto estáis Ana y tú.
b) ¿Que te encuentras bien? No puede ser...
Mírate (6), estás pálido, tienes ojeras, no tienes buena cara...

a) Buenos días, Luci.
Ponme (7), por favor, dos kilos de naranjas y unas alcachofas.
b) Claro que no funciona, porque son dos euros.
Pon (8) otra moneda en la máquina y verás como sí funciona.

a) ¡El teléfono! Cariño,
contesta (9) tú, que estoy en la ducha.
b) Martín, te estoy preguntando por qué llegaste ayer tan tarde...
Contéstame (10).

a)
Vigílala / Vigílela (11) día y noche. Esa mujer es la principal sospechosa del asesinato del marqués.
b)
Vigila / Vigile (12) mucho: la carretera está mojada y el viaje es largo.

a) Por favor, Javier,
léeme (13) esta carta, que he olvidado las gafas.
b) Que no...,
lee (14) el cartel... Lo pone muy claro, aquí no se puede fumar.

a) Antes de tomar un medicamento,
consulta / consulte (15) con su farmacéutico.
b)
Consúltame (16) si tienes alguna duda sobre este tema. Ya sabes mi horario de visitas.

a) Ay,
agarráme / agárreme (17), que me caigo.
b) Ay,
agárralo / agárrela (18), que se cae.

a)
Haz (19) caso a mamá. Te lo dice porque te quiere mucho.
b)
Hazme (20) caso, es un consejo que te doy como amigo.

Image

EJERCICIO NUEVE

Completa el anuncio publicitario siguiente con los verbos de la lista. Decide si debes poner un pronombre o no en cada caso. Sobran cinco verbos.

disfrutar aprovechar tumbar pagar reservar salir dar pensar
olvidar descubrir relajar participar comprar broncear venir

Image
Image

El estrés, las prisas, los agobios... (1) de todo eso durante unos días. (2) un respiro, porque te mereces un descanso....

Las Islas Canarias:
(3).

(4) de su clima, (5) algunas de las playas más bellas del mundo.

(6), (7) en ellas y (8) con un sol siempre de verano... (9) los descuentos de invierno y (10) ya en tu agencia de viajes más cercana.

¡Islas Canarias, el paraíso cercano!

PARA APRENDER MÁS...

En este ejercicio, debes fijarte en el significado general, pero también las preposiciones son importantes para decidir, en algunos casos, los imperativos que deben ir con pronombre. Así, por ejemplo, en el número 1, la forma Olvídate es la única posible porque le sigue la preposición de (sin ella, la opción es Olvida)... En algunos casos (3, 6, 7 o 10) es posible intercambiar algunos verbos porque no varía mucho el significado del conjunto.

El estrés, las prisas, los agobios... Olvídate (1) de todo eso durante unos días. Date (2) un respiro, porque te mereces un descanso....

Las Islas Canarias:
Ven (3).

Disfruta (4) de su clima, descubre (5) algunas de las playas más bellas del mundo.

Relájate (6), túmbate (7) en ellas y broncéate (8) con un sol siempre de verano... Aprovecha (9) los descuentos de invierno y reserva (10) ya en tu agencia de viajes más cercana.

¡Islas Canarias, el paraíso cercano!

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO