Ya conoces estas perífrasis, sobre todo en presente de indicativo: tener que + infinitivo, deber + infinitivo, haber que + infinitivo y también haber de + infinitivo. Las diferencias entre casi todas ellas (excepto haber que) son pequeñas, y en muchos casos se pueden intercambiar. También es difícil diferenciar la capacidad para expresar órdenes, obligaciones, sugerencias, recomendaciones, consejos..., porque el significado de estas perífrasis está muy relacionado con la situación, las personas que hablan y la relación entre ellas, la entonación...

Como hemos dicho,
haber que + infinitivo tiene un funcionamiento diferente a las restantes: se usa solo en tercera persona del singular. Con ella se expresa una “obligatoriedad” (fuerte o no), porque se trata de algo reconocido / aceptado socialmente; por esa razón la persona que habla no ejerce la “autoridad” para esa acción, sino que transmite que eso es consabido como “obligatorio”. No debes confundirla con haber de + infinitivo, que se conjuga en todas las personas verbales.

Hay que beber: la deshidratación afecta incluso al estado anímico. El agua es el principal nutriente del cuerpo humano
y está presente en un 60% del peso.
20 minutos, España

Image

La principal diferencia entre tener que + infinitivo y deber + infinitivo es que la primera se muestra más general más objetiva (el hablante traslada esas “obligaciones” / recomendaciones”), mientras que la segunda, deber + infinitivo, se presenta más subjetiva: el hablante se implica en los contenidos del mensaje (y por esa razón se aproxima más a los consejos y recomendaciones).

En su relación con los tiempos verbales, estas perífrasis, con su significado de obligación, recomendación, consejo..., proyectan su acción hacia el futuro. No obstante, la forma del infinitivo puede cambiar ese significado. Compara:

Tiene que dormir más. Está muy cansado...
proyección de futuro

Tiene que estar durmiendo. No contesta al teléfono...
expresión de duda (con una conclusión que se expresa como lógica) simultánea al momento de hablar

Tiene que haber sido ella. Nadie más lo sabía.
formulación orientada hacia el pasado, con expresión de incerteza

Con el verbo deber, esa expresión de duda que has visto en los ejemplos anteriores se presenta con la preposición de: deber de + infinitivo.

Debe de tener 24 o 25 años... Más no...

No obstante, en la actualidad la mayoría de hablantes del español, en Latinoamérica o en España, no suelen distinguir entre las dos perífrasis, deber + infinitivo y deber de + infinitivo, sobre todo en la lengua hablada.


Image

"Todo cuadro debe tener un punto rojo, uno blanco y uno negro; pero hay que llegar siempre al extremo que es el negro o al extremo de luz, que es el blanco."

Fernando Botero (Medellín, 1932). Pintor y escultor colombiano, internacionalmente conocido y reconocido por su personal estilo. Su arte, figurativo y costumbrista, se caracteriza por el extraordinario volumen de los personajes y los objetos que aparecen en sus obras.

Sus trabajos están repartidos por ciudades y museos de todo el mundo, pero es en su ciudad natal donde se encuentra un gran número de sus trabajos.

Image

Como hemos apuntado antes, existen variaciones de significado de esta perífrasis según el tiempo que en que se emplean. Compruébalo en los ejemplos:

Tenía que entregar un trabajo de Historia el lunes, pero no lo pude acabar a tiempo.
Tenía que entregar un trabajo de Historia el lunes, por eso no salí el fin de semana.

En los ejemplos anteriores (en pretérito imperfecto) es posible entender que el trabajo no se entregó (aunque también es posible entender que sí). Sin embargo, en los ejemplos siguientes, en pretérito perfecto simple, la acción siempre se presenta como cumplida. Por eso, el segundo ejemplo es incompatible con la información de no poder acabarlo a tiempo.

Image

Tuve que entregar un trabajo el lunes, por eso no salí el fin de semana. El profe me felicitó.

Image

Tuve que entregar un trabajo el lunes, pero no lo pude acabar a tiempo.

Como sucede con la perífrasis hay que + infinitivo, que puede resultar más firme porque se presenta como impersonal, tener que + infinitivo y deber + infinitivo también tienen un significado más categórico (más próximo a las órdenes y a la obligación) cuando se presentan en enunciados en los que no se percibe la intervención de la persona que habla, es decir, que no se implica:

Estos exámenes tienen que estar corregidos mañana por la mañana sin falta.
Debe estar acabado a las tres, como muy tarde.
Debes tenerlo hecho hoy mismo.

Image

Este tono de impersonalidad se refleja también en la perífrasis haber de + infinitivo, a pesar de que se conjuga en todas las personas.

Es frecuente la aparición de esta perífrasis con el pronombre
se, para subrayar ese tono de impersonalidad, pero incluso cuando aparece conjugada en otras personas verbales, el hablante expresa que el significado que aporta el infinitivo es algo exterior, inevitable, algo que no responde necesariamente a su decisión.

Image

El panda nacido en el Zoo de Madrid se llamará Xing Ba. Se cumple así con la tradición china, según la cual, se ha de otorgar un nombre oficial a la cría al cumplir los tres meses como símbolo del deseo que el bebé panda viva al menos 100 años. Europa Press, España

He de decir que los jugadores realizaron un gran encuentro”, comentó el entrenador del Atlético. La Voz de Galicia, España

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO