Image

Como es lógico, no podemos expresar deseos, mandatos, recomendaciones, ruegos... hacia el pasado (aunque sí podemos narrar esas situaciones). Son siempre expresiones que desde un momento (actual o pasado) se proyectan hacia una acción posterior. Además del imperativo, solemos usar verbos con esos significados y que introducen la acción que se pretende: querer, pedir, desear, rogar, etcétera.

¡Tengo hambre!
Me apetece una pizza de queso.
Voy a pedir una...

IMPERATIVO

Al igual que en los apartados anteriores, ahora también usamos el presente de subjuntivo porque esos deseos o recomendaciones se refieren a una información conocida, compartida o, cuando no es conocida, sí es comprensible. Si alguien, inesperadamente, dice, por ejemplo, Quiero irme a casa, no es una información ni conocida ni compartida, pero sí comprensible. Observa los siguientes ejemplos:

Quiero que expliques eso, por favor.
Alguien ha dicho algo antes y por eso es una información conocida.

Le deseo que tenga un buen viaje.
Nadie ha hablado de viajes, pero es una información conocida: por ejemplo, alguien está en el aeropuerto con maletas y una tarjeta de embarque.

Te recomiendo que tomes un vaso de leche caliente.
a) El interlocutor ha explicado su dolor de garganta.
b) No se ha hablado de la enfermedad, pero el interlocutor está afónico y lleva una bufanda...
c) Si no disponemos de ninguna de las informaciones anteriores, el enunciado no es comprensible.

Image
Image

Como en el caso de la expresión de gustos, también en estos casos usamos el infinitivo, sin la conjunción que, cuando coinciden los sujetos (aunque lo más frecuente es dirigir los deseos, los mandatos, las recomendaciones hacia otras personas):

Deseo hablar con el Presidente de la Sociedad Protectora de Animales, por favor...

Quiero
ir al cine con vosotras.

Image

Cuando nos dirigimos directamente a nuestro interlocutor para expresar, sobre todo, consejos o recomendaciones, podemos usar también el infinitivo:

Te recomiendo tomar un vaso de leche caliente.

Manuel me ha propuesto
cenar con él el jueves.
Manuel me ha propuesto que cene con él el jueves.

Hay mucha gente... Te aconsejo comprar las entradas antes...
Hay mucha gente... Te aconsejo que compres las entradas antes...


Image

La expresión de deseos, mandatos, recomendaciones, ruegos o intenciones puede responder a fórmulas comunes y/o de cortesía. En estos casos es posible omitir el verbo que introduce la acción deseada, ordenada o recomendada: que tengáis un buen fin de semana; hasta mañana, que vaya bien; ¡que se calle ya, qué pesado es!; ¡ojalá venga!

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO