El denominado futuro impreciso se acompaña del adverbio ya, que se encarga de establecer una distancia entre la situación presente y la futura (aparece, pues, relacionado con dos acciones), pero no determina el momento cronológico de la acción si no se acompaña de otras palabras de tiempo. Estudia los siguientes enunciados.

Aún no he acabado. Ya lo acabaré.
Aún no he acabado. (Ya) lo acabaré
mañana por la mañana, antes de las 9.

Por lo que se refiere a la certeza de la acción, es de nuevo la experiencia / conocimiento del hablante la que determinará si la acción es real o no. Compara los enunciados siguientes con los presentados en el apartado anterior:

Image

En caso de despresurización de la cabina, las máscaras de oxígeno ya caerán automáticamente...

Image

Tren expreso con destino Bilbao ya efectuará su salida a las 19.08 en la vía 7.

Nuestro conocimiento / experiencia avalan que esas acciones se realizarán en un momento preciso, y por ello son incompatibles con la presencia de ya.

También nuestro conocimiento / experiencia (incluida ahora la sociocultural) es el que avala si la acción se cumplirá o no, y es clave para la adecuada interpretación del significado.

Gracias por su currículum, ya le llamaremos.

Image
Image
Image

Los hablantes nativos interpretan el enunciado anterior como una muestra de cortesía sobre una acción que probablemente no se producirá nunca, excepto que se contrate al candidato. Muchos estudiantes extranjeros lo pueden interpretar incorrectamente y esperar inútilmente esa llamada, porque en sus países sí se responde, incluso en los casos en que se rechaza al candidato.

No obstante, la acción es posible en el momento en que se combina con una expresión temporal:

Gracias por su currículum, (ya) le llamaremos la semana próxima.

en la que el hablante solicita un tiempo para estudiar el currículum y programa la llamada para unos días más tarde.


Esos planteamientos son diferentes cuando nuestro conocimiento / experiencia certifican la realidad de la acción futura: en esos casos los enunciados con ya o sin ya son equiparables, y tampoco es relevante la aparición o no de la expresión del tiempo.

Oh no, he olvidado comprar el regalo de Marta y mañana es su cumpleaños.

Image

No te preocupes. Ya lo compraré yo (esta tarde).

Image

No te preocupes. Lo compraré yo (esta tarde) (que tengo tiempo).

Gracias, cariño. Eres un sol. Me sacas de un apuro.

YA - AÚN
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO