Repasa la unidad dedicada a los pronombres: en ella explicamos los conceptos de objeto directo y objeto indirecto. También en esa unidad presentamos explicaciones complementarias a los usos de la preposición a con esos complementos.

PRONOMBRES DE OBJETO DIRECTO / INDIRECTO
PRONOMBRES TÓNICOS

PREPOSICIÓN a CON OBJETO DIRECTO

Como ya sabes, usamos la preposición a antes del objeto directo, cuando ese objeto directo es una persona (o un animal que asimilamos con una persona porque expresamos nuestros sentimientos hacia ese animal) y cuando presentamos esa persona o ese animal como conocidos. Compara los siguientes ejemplos:

Acabo de llegar a la ciudad. Busco amigos para salir y practicar el idioma.
Busco a unos amigos. Me han dicho que estaban aquí, pero no los veo.

Image

Esa idea se extiende a grupos formados por personas o que podemos identificar como relacionados con personas:

Los fines de semana Sebastián entrena un equipo de baloncesto, pero no me acuerdo de cómo se llama.
Los fines de semana Sebastián
entrena a un equipo de baloncesto de niños que empiezan a jugar.

Image

Usamos siempre la preposición a con los cuantificadores que se pueden referir a personas todos / todas, alguien, nadie... cuando actúan como objeto directo:

No conozco a nadie en la clase... Tú, ¿conoces a alguien?

Image

Observa que en algunos casos incluir la preposición a no depende solo de si conocemos o no a esa persona, sino también de si decidimos presentarla como conocida (con la preposición a) o no (sin preposición). Obviamente, los nombres propios y los que se refieren a personas acompañados de posesivos están siempre individualizados: en esos casos no tenemos capacidad de elegir y aparecen siempre con la preposición a.

Image

He saludado Manuel.

Image

He visto tus hermanas en el parque.

Image

He saludado a Manuel.

Image

He visto a tus hermanas en el parque.

Compara las diferencias entre los modos de presentar una misma idea:

Image
Image
Image

Para su boda han contratado un fotógrafo profesional. No se fían de su primo.

Para su boda han contratado (a) un fotógrafo profesional. No se fían de su primo.

Para su boda han contratado a un fotógrafo profesional. No se fían de su primo.

Es decir, la inclusión de la preposición a antes del objeto directo se basa en:

a) Que ese objeto directo se refiera a una persona o un animal “próximo”.

b) Que esa persona o ese animal sean conocidos:

Hola, quiero comprar un perrito para mi hija... Pequeñito, que vivimos en un apartamento... ¿Qué me aconseja?
Cariño, voy a sacar
al perro a pasear... Vuelvo en una hora o así.

Javi está siempre triste... Yo creo que necesita
una novia.
He visto
al novio de Roberta... ¡Es feísimo!

c) En algunos casos, la intención del hablante, que puede optar por la forma de presentar el objeto directo:

- Necesito un traductor de francés, pero con experiencia...
- Ah, yo conozco a una chica canadiense que hace traducciones.
el hablante conoce a una traductora y la presenta como conocida: parece dispuesto a colaborar con su interlocutor

- Ah, yo conozco una chica canadiense que hace traducciones.
el hablante también conoce a una traductora, pero no la presenta como conocida porque omite la preposición: su actitud es menos colaboradora, o se sitúa a la espera de la reacción de su interlocutor

Image

El uso del verbo tener es especial. Su significado de posesión identifica, por regla general, el objeto directo, y con ese valor no se combina con la preposición a en los casos que hemos presentado. Observa los ejemplos:

Image

Manuel tiene un hijo.

Image

Manuel tiene a un hijo.

Image

Manuel es muy alto, pero tiene un hijo muy bajito.

Image

Manuel es muy alto, pero tiene a un hijo muy bajito.

No usamos la preposición a para introducir el objeto directo, cuando este aparece solo ni tampoco cuando recibe una información implícita. Compara esos ejemplos y esas explicaciones con los siguientes:

Image

Tiene su padre en el hospital.

Image

Tiene a su padre en el hospital.

En el segundo ejemplo, la información de posesión del verbo tener se ha diluido: no se incide sobre “tener” padre (que se presenta como algo ya sabido), sino dónde lo tiene, dónde está. En estos casos en los que el objeto directo del verbo tener aparece acompañado de una información adicional a ese objeto directo, usamos la preposición a:

Tiene a su hija estudiando en Roma y al chico, el mayor, trabajando en Marsella.


Image

En algunos casos esta forma de presentar el objeto directo como algo conocido (y, por extensión, como una información relevante para la persona que habla) se puede aplicar a objetos, cosas, seres inanimados:

Tengo a Sevilla en el alma y en la cabeza. A Andalucía también. Diario de Sevilla, España

Alguien de la Junta [...] debe explicar por qué se considera
al gallo como animal de compañía. ABC, España

[...] fuertes críticas por parte de una población que ama
al fútbol pero que rechaza los desbordes presupuestarios. InfoBAE, Argentina

En ocasiones la aparición de esta preposición con el objeto directo puede estar relacionada con las combinaciones de verbo + preposición que veremos en el apartado 19.9 de esta unidad.


PREPOSICIÓN a CON OBJETO INDIRECTO

Repasa el apartado 19.3. de esta unidad. En él hemos señalado los valores de la preposición a (y también de la preposición para) como indicadoras de un destino. También hemos señalado la relación de ese destino con el “trayecto” hacia un destinatario. Por esa razón, es lógico asociar la presentación del objeto indirecto con la preposición a (y también con la preposición para, aunque en forma distinta, como vamos ver).

El objeto indirecto, como complemento verbal, está por lo tanto precedido de la preposición
a, porque indica el “destino” final de la acción (preguntó algunas dudas a la profesora / enseñó la casa a sus invitados...).

Image

Recuerda ahora también que la preposición para no indica necesariamente el destino final, sino solamente la dirección. Eso significa que la preposición para no expresa obligatoriamente el objeto indirecto; puede coincidir, y en esos casos podemos usar a o para:

Image

He comprado esta corbata a mi padre, porque es su cumpleaños.

Image

He comprado esta corbata para mi padre, porque es su cumpleaños.

Pero en otras ocasiones no:

Image

Raúl entregó un donativo a Médicos sin Fronteras... En las oficinas centrales de MSF.
Raúl entregó un donativo
para Médicos sin Fronteras. En su banco.

En el primer ejemplo, con la preposición a, Médicos sin Fronteras es el destinatario real, y, en efecto, el donativo se entrega en las oficinas de la entidad. En el segundo ejemplo, la preposición para, como ya sabes, no muestra el destino final: Raúl entregó el donativo al empleado del banco (con un destino final: enviarlo a MSF).


EJERCICIO SIETE

En los siguientes ejemplos debes elegir entre no incluir preposición, la preposición a, (o su variante al) la preposición para o, en algunos casos, las dos: a o para. Si es necesaria alguna contracción, cambia los artículos. Piensa bien las razones de tu elección (eso te ayuda a entender el uso) y consulta las soluciones para comprobar tus respuestas y conocer posibles justificaciones.

Cuando he ido a tu casa he conocido (1) tu hermano. ¡Es súper guapo! También me ha saludado (2) tu madre, aunque ya la conocía.

En la radio han puesto
(3) una banda de rock nueva. Los Marrones, creo que se llama.

Unos científicos austríacos han descubierto
(4) unos seres muy antiguos, el homo hispanicus, de hace millones de años.

Finalmente la policía ha descubierto (5) el ladrón de la Mona Risa y ha descubierto también (6) dos copias falsas del cuadro, pero muy buenas.

Ha ganado
(7) el equipo contrario por 0 a 3.

Ha ganado
(8) el equipo contrario por 3 a 0.

Ese perro ladra
(9) todo el mundo pero nunca ha mordido (10) nadie.

Mira
(11) esa chica: es igualita que tu compañera de piso. ¿Será su hermana?

Image

Traen un paquete (12) ti y también le traen una carta (13) Victoria...

¿Quieres que le dé una propina
(14) el mensajero?

Marcos tiene
(15) una novia guapísima, que tiene (16) una hermana también muy guapa.

Una semana en Londres y he olvidado comprar un recuerdo
(17) mis abuelos... ¡Se van a enfadar conmigo!

Si quieres una buena bici de segunda mano
(18) tu hermano, cómprale la suya (19) Santiago, que la vende muy barata. Puedes ver (20) algunas fotos de la bici en internet.

PARA APRENDER MÁS...

Repasa los comentarios a algunos de los enunciados del ejercicio. En la mayoría de los casos presentan la justificación que te pedíamos en el enunciado del ejercicio.

Cuando he ido a tu casa he conocido a (1) tu hermano. ¡Es súper guapo! También me ha saludado (2) tu madre, aunque ya la conocía.
El ejemplo 2 es una pequeña trampa:
tu madre no es el objeto directo (a pesar de su posición) sino el sujeto, y por esa razón no se combina con preposiciones. La persona que habla no ha saludado a la madre, sino que la madre es la que ha realizado la acción de saludar.

En la radio han puesto
(3) una banda de rock nueva. Los Marrones, creo que se llama.

Unos científicos austríacos han descubierto
(4) unos seres muy antiguos, el homo hispanicus, de hace millones de años.
Compara este ejemplo con el número 5: la ausencia / la presencia de la preposición a responde a que en el primer caso el objeto directo se presenta como no conocido y, en cambio, en el segundo, se presenta como ya consabido (observa también la utilización del artículo determinado).

Finalmente la policía ha descubierto
al (5) ladrón de la Mona Risa y ha descubierto también (6) dos copias falsas del cuadro, pero muy buenas.

Ha ganado
(7) el equipo contrario por 0 a 3.
Puedes intercambiar las respuestas, si quieres, entre este ejercicio y el siguiente. Sin la preposición, el equipo contrario actúa como el sujeto del enunciado (como en el ejemplo 2); la preposición a, en el ejemplo 8, indica que el equipo contrario actúa como objeto directo.

Ha ganado
al (8) equipo contrario por 3 a 0.

Ese perro ladra
a (9) todo el mundo pero nunca ha mordido a (10) nadie.
Recuerda que los cuantificadores nadie, alguien, etc. siempre se acompañan de la preposición a si actúan como objeto directo.

Mira
(11) esa chica: es igualita que tu compañera de piso. ¿Será su hermana?

Traen un paquete
para (12) ti y también le traen una carta a (13) Victoria... ¿Quieres que le dé una propina al (14) mensajero?
Si tienes dudas sobre la utilización de las preposiciones con los pronombres tónicos, consulta la unidad correspondiente. Observa que el ejercicio 13 está precedido del pronombre le, algo que no sucede en el 12 , y por eso la mejor opción es utilizar preposiciones diferentes.

Marcos tiene
(15) una novia guapísima, que tiene (16) una hermana también muy guapa.

Image

Una semana en Londres y he olvidado comprar un recuerdo para / a (17) mis abuelos... ¡Se van a enfadar conmigo!
En el ejemplo, los abuelos son los destinatarios del regalo: son posibles las dos preposiciones para indicarlo.

Si quieres una buena bici de segunda mano
para (18) tu hermano, cómprale la suya a (19) Santiago, que la vende muy barata. Puedes ver (20) algunas fotos de la bici en internet.
El ejemplo 18 solo admite la opción para: el hermano no es el destinatario de la “acción” que presenta el verbo querer. Observa que la situación cambia si decimos, por ejemplo, si quieres regalarle una bici a tu hermano..., porque el hermano en ese caso sí es el destinatario del verbo regalar.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO