Hemos visto que los enunciados negativos aparecen marcados con una forma de negación, y que, en cambio, los enunciados afirmativos no necesitan palabras adicionales para indicar que, en efecto, son afirmativos. Sin embargo, eso no es siempre así, pues existen algunas excepciones, que presentamos a continuación.

Cuando aparecen dos enunciados y el primero de ellos es negativo, el segundo enunciado puede incluir el adverbio para indicar que presentamos una afirmación y, especialmente, para subrayar el contraste entre los dos enunciados.

a) La aparición del adverbio es obligatoria cuando el segundo enunciado, el enunciado afirmativo, no incluye un verbo:

Yo no como carne, pero mí amiga .

Image

b) La aparición del adverbio (o sí que) puede ser obligatoria cuando la negación del primer enunciado recae especialmente sobre el objeto directo: como puedes ver en el ejemplo siguiente, la persona habla (no es muda), pero no habla alemán. En esos casos, podemos recuperar el contraste con la inclusión del objeto directo (o un pronombre de objeto directo), o bien del adverbio y junto con el objeto directo.

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano habla.

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano .

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano lo habla muy bien.

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano habla alemán muy bien.

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano sí lo habla.

Image

Yo no hablo alemán, pero mi hermano sí que lo habla.

c) Similar al caso anterior, la aparición del adverbio (o sí que) o bien del objeto directo pueden ser obligatorias en casos en los que el foco es el objeto directo:

Image

Yo no tengo perro, pero Lola tiene.

Image

Yo no tengo perro, pero Lola tiene.

Image

Yo no tengo perro, pero Lola tiene un perrazo enorme.

Sin embargo, observa que la aparición de es opcional cuando el contraste no se sitúa en el objeto directo, como sucede en el siguiente ejemplo, en el que el foco no es tener perro / no tener perro sino antes / ahora.

Yo ahora no tengo perro pero antes (sí) tenía.

Image

d) Finalmente, en otros casos, la inclusión del adverbio de afirmación es opcional, orientada sobre todo al contraste.

A mí no me gustan las comidas picantes, pero a Patricia (sí) le gustan...
Antes nunca tomaba bebidas con gas, pero ahora
(sí) tomo a menudo.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO