Image

En español, los verbos ser y estar expresan informaciones directamente relacionadas con el sujeto de esos verbos. Observa que, a diferencia de otros verbos, en muchos casos, los complementos que reciben ser o estar concuerdan en género y número con el sujeto: Roberto es alto / Mariana está enfadada / Los plátanos están maduros / Las peras son deliciosas.

Sin embargo, la información que aportan estos dos verbos es diferente. Con el verbo
ser expresamos la identidad, características propias asociadas a un sustantivo. En cambio, con el verbo estar expresamos circunstancias de ese sustantivo, informaciones que no forman parte de su identidad.

Me llamo Yoko y soy japonesa. Acabo de llegar de Tokio y estoy cansada por el viaje.

En esta unidad, recordamos y repasamos estas ideas, pero avanzamos que, a pesar de lo que puede parecer, no podemos asociar el verbo ser con características permanentes y el verbo estar con características no permanentes, aunque algunas veces parece lógico hacerlo. Compruébalo con estos ejemplos:

Me llamo Marta, soy estudiante y este es mi novio: se llama Joaquín.
Napoleón Bonaparte
está muerto. Murió en 1821.

En el primer ejemplo, Marta usa el verbo ser pero, muy posiblemente, acabará sus estudios y, desde luego, puede cambiar de novio... Tampoco Napoleón va a cambiar su estado, a pesar de que anunciamos ese estado con el verbo estar.

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO