EJERCICIO UNO

Completa la entrevista siguiente en la que un popular presentador de televisión español, Pablo Motos, explica algunas cosas de su vida... Usa alguna de las opciones que te ofrecemos

Se llama Pablo Motos. Nació en Requena (Valencia) hace 48 años. No fue lo que se dice un adolescente fácil: "Me pasaba la vida intentando hacer algo malo, (1) (−) / YO incendié dos veces la casa de la familia... y mi segundo hogar era el trastero, donde me pasaba las horas castigado y a oscuras. Pero me centré el día que (2) (−) / ELLOS me compraron una guitarra”. Se la enseñó a tocar un gitano que era peluquero y que, además, (3) (−) / ÉL tenía una hija, la Mari, “que (4) (−) / ELLA me gustaba una barbaridad, pero que no me hizo caso”.

Image

Y cuenta que un día (5) (−) / ÉL conoció a un pijo de Requena y que (6) (−) / ÉL le cambió los esquemas por completo.
La verdad es que (7) (−) / YO era bastante bueno con la guitarra y (8) (−) / YO le di clases una temporada. El pijo tenía una casa preciosa y un equipo de música maravilloso, (9) (−) / ÉL me enseñaba sus discos y tenía unos pantalones Levis estupendos... Vamos, que (10) (−) / YO sentí envidia. (11) (−) / YO también quería tener una casa como la suya y unos Levis y mi equipo de música. Así que, como (12) (−) / MIS PADRES / ELLOS no tenían dinero, me puse a trabajar para conseguir lo que quería y, desde entonces, (13) (−) / YO nunca he dejado de hacerlo. Empecé dando clases de guitarra a más gente, (14) (−) / YO luego entré en la radio... El caso es que no he tenido un solo día de paro desde que empecé a trabajar de lunes a domingo.

¿Qué tal se llevaba con sus padres?
(15) (−) / YO siempre he sido un 'rebotado' de todo. Aunque tengo una hermana mayor, (16) (−) / YO era el rebelde de la familia. Siempre quería hacer lo que me daba la gana, como cualquier chico...

En otra ocasión se cargó la televisión.
(17) (−) YO era muy niño y todo el edificio tenía la tele en color, pero (18) (−) / NOSOTROS no. Mi familia era muy humilde, (19) (−) / MI PADRE / ÉL era cocinero en el hospital de Requena y por la tarde (20) (−) / MI PADRE / ÉL era vendedor de libros. El caso es que mi padre decía que no compraba la tele en color porque la que teníamos, en blanco y negro, todavía iba bien. Calculé que si tiraba la tele al suelo, como mucho me podía estar pegando 30 o 40 segundos y, a cambio, tendríamos en breve una tele en color. Y lo hice.

XL Semanal, España (TEXTO ADAPTADO)

PARA APRENDER MÁS...

Se llama Pablo Motos. Nació en Requena (Valencia) hace 48 años. No fue lo que se dice un adolescente fácil: "Me pasaba la vida intentando hacer algo malo, (1) (−) / YO incendié dos veces la casa de la familia... y mi segundo hogar era el trastero, donde me pasaba las horas castigado y a oscuras. Pero me centré el día que (2) (−) / ELLOS me compraron una guitarra”. Se la enseñó a tocar un gitano que era peluquero y que, además, (3) (−) / ÉL tenía una hija, la Mari, “que (4) (−) / ELLA me gustaba una barbaridad, pero que no me hizo caso”.

— Y cuenta que un día (5)
(−) / ÉL conoció a un pijo de Requena y que (6) él (−) / ÉL le cambió los esquemas por completo.
— La verdad es que (7)
yo (−) / YO era bastante bueno con la guitarra y (8) (−) / YO le di clases una temporada. El pijo tenía una casa preciosa y un equipo de música maravilloso, (9) (—) / ÉL me enseñaba sus discos y tenía unos pantalones Levis estupendos... Vamos, que (10) (yo) (−) / YO sentí envidia. (11) Yo (−) / YO también quería tener una casa como la suya y unos Levis y mi equipo de música. Así que, como (12) mis padres (−) / MIS PADRES / ELLOS no tenían dinero, me puse a trabajar para conseguir lo que quería y, desde entonces, (13) (−) / YO nunca he dejado de hacerlo. Empecé dando clases de guitarra a más gente, (14) (−) / YO luego entré en la radio... El caso es que no he tenido un solo día de paro desde que empecé a trabajar de lunes a domingo.

— ¿Qué tal se llevaba con sus padres?
— (15)
Yo (−) / YO siempre he sido un 'rebotado' de todo. Aunque tengo una hermana mayor, (16) yo (−) / YO era el rebelde de la familia. Siempre quería hacer lo que me daba la gana, como cualquier chico...

— En otra ocasión se cargó la televisión.
— (17)
Yo (−) YO era muy niño y todo el edificio tenía la tele en color, pero (18) nosotros (−) / NOSOTROS no. Mi familia era muy humilde, (19) mi padre (−) / MI PADRE / ÉL era cocinero en el hospital de Requena y por la tarde (20) (−) / MI PADRE / ÉL era vendedor de libros. El caso es que mi padre decía que no compraba la tele en color porque la que teníamos, en blanco y negro, todavía iba bien. Calculé que si tiraba la tele al suelo, como mucho me podía estar pegando 30 o 40 segundos y, a cambio, tendríamos en breve una tele en color Y lo hice.

XL Semanal, España (TEXTO ADAPTADO)

Image

EJERCICIO DOS

La periodista mexicana Elena Poniatowska entrevistó al pintor Diego Rivera en los años 50, del siglo pasado. Después de leer el contenido de la entrevista, escribe la forma adecuada para completar los huecos que faltan. En algunos casos, tienes que decidir si escribes el pronombre delante o detrás: en esos casos el número del ejercicio es el mismo, antes o después del verbo.

La única entrevista a la que me acompañó mi mamá en los 50 fue a la de Diego Rivera. Mamá esperó en el coche mientras (1) (—) / YO subía al estudio en Altavista y (2) (—) / YO me topé (2) (—) / YO con uno de los hombres más desconcertantes y encantadores que me ha tocado entrevistar. Además (3) (—) / ÉL me pareció generoso porque siempre (4) (—) / ÉL tuvo (4) (—) / ÉL tiempo para los periodistas, entre otros, una muchacha como yo.

Lento e indulgente, accedió a contestar cuanta pregunta le hiciera, los ojos acuosos, sentado sobre una silla demasiado pequeña, elefante equilibrista y barrigón: en el fondo todas las palabras en “on” se hicieron para Diego Rivera: grandulón, concepción, cabezón, revolución, tragón -(5)
(—) / ÉL / ÉL MISMO comentó que se echaba de un solo empujón un litro de tequila–, contemplación, ojón, –aluvión de mentiras que al final de cuentas resultaron verdades– y corazón; sí, porque a Diego se le salió del pecho.

– ¿ (6)
(—) / USTED dígame, ¿cuál es el colmo de la felicidad?
– No haber nacido.

– Pero, ¿por qué (7)
(—) / USTED dice (7) (—) / USTED eso? (8) (—) / ELLA / SU MADRE no diría lo mismo, maestro.
– Yo nunca quise a mi madre, y jamás me llevé bien con ella...

– Está usted como un señor que empieza su obra con un: “Yo odio a mi madre”.
– Bueno, no tanto. [...]
A ver, otra preguntita –sonríe Diego.

Image
Image

Diego Rivera (1886-1957) fue un reputado muralista mexicano, de ideología comunista, famoso también por su relación sentimental con la pintora Frida Kahlo.

Elena Poniatowska. Nacida en 1932, es una escritora mexicana de origen francés, galardonada con el Premio de Literatura en lengua castellana Miguel de Cervantes 2013.

– Perdone, maestro, (9) (—) / YO me distraje. ¿Cuál es para usted el colmo de la infelicidad?
– El colmo de la infelicidad oscila entre el estreñimiento y asistir sin ganas a una reunión mundana. [...]

– ¿Y quiénes son las mujeres que ha amado?
– ¿Las mujeres que he amado? Tuve la suerte de amar a la mujer más maravillosa que he conocido. (10)
(—) / ELLA / ELLA MISMA fue la poesía misma y el genio mismo. Desgraciadamente no supe amarla a ella sola, pues he sido siempre incapaz de amar a una sola mujer. Dicen mis amigos que mi corazón es un multifamiliar. Por mi parte, (11) (—) / YO creo que el mandato “amaos los unos a los otros” no indica limitación numérica de ninguna especie sino que, antes bien, abarca a la humanidad entera.

– Pero yo lo que necesito son nombres, señor Rivera... ¿Cómo (12)
(—) / ELLAS eran (12) (—) / ELLAS?
– Si me pusiera a decirle nombres disgustaría a las nombradas... ¡y que nuestra Madre de Guadalupe nos libre de tal cosa! En un segundo ganaría fama de presumido, pedante y rajón, y habría cerrado para mí las veredas únicas que me interesa recorrer en esta cochina vida. [...]

– Si se pudiera volver a nacer, ¿regresaría a la Tierra?
– Ni de chiste.

– ¿Adónde (13)
(—) / USTED iría (13) (—) / USTED?
– A todas partes menos a la Tierra.

– ¿Usted no cree en Dios?
– Definitivamente no. [...]

– ¿Podría darme una definición de su carácter?
– Desgraciadamente no soy adivino, ni sicoanalista, ni siquiera filósofo. En cuanto a mi carácter, (14)
ESCRIBE AQUÍ UNA EXPRESIÓN CON PRONOMBRE, porque no me conozco...

–¿Y no intenta conocerse?
–Sí, pero (15)
(—) / USTED no me interrumpa (15) (—) / USTED. Toda mi vida he tratado de conocerme, sin conseguirlo. La introspección ha sido en mí un completo fracaso.

La Jornada, México (TEXTO ADAPTADO)

PARA APRENDER MÁS...

La única entrevista a la que me acompañó mi mamá en los 50 fue a la de Diego Rivera. Mamá esperó en el coche mientras (1) yo subía al estudio en Altavista y (2) me topé con uno de los hombres más desconcertantes y encantadores que me ha tocado entrevistar. Además (3) me pareció generoso porque siempre (4) tuvo tiempo para los periodistas, entre otros, una muchacha como yo.

Lento e indulgente, accedió a contestar cuanta pregunta le hiciera, los ojos acuosos, sentado sobre una silla demasiado pequeña, elefante equilibrista y barrigón: en el fondo todas las palabras en “on” se hicieron para Diego Rivera: grandulón, concepción, cabezón, revolución, tragón -(5)
él mismo comentó que se echaba de un solo empujón un litro de tequila–, contemplación, ojón, –aluvión de mentiras que al final de cuentas resultaron verdades– y corazón; sí, porque a Diego se le salió del pecho.

– ¿ (6)
dígame, ¿cuál es el colmo de la felicidad?
– No haber nacido.

– Pero, ¿por qué dice (7)
usted / eso? (8) Su madre no diría lo mismo, maestro.
– Yo nunca quise a mi madre, y jamás me llevé bien con ella...

– Está usted como un señor que empieza su obra con un: “Yo odio a mi madre”.
– Bueno, no tanto. […]. A ver, otra preguntita –sonríe Diego.

– Perdone, maestro, (9)
me distraje. ¿Cuál es para usted el colmo de la infelicidad?
– El colmo de la infelicidad oscila entre el estreñimiento y asistir sin ganas a una reunión mundana. [...]

– ¿Y quiénes son las mujeres que ha amado?
– ¿Las mujeres que he amado? Tuve la suerte de amar a la mujer más maravillosa que he conocido. (10)
(Ella) / fue la poesía misma y el genio mismo. Desgraciadamente no supe amarla a ella sola, pues he sido siempre incapaz de amar a una sola mujer. Dicen mis amigos que mi corazón es un multifamiliar. Por mi parte, (11) creo que el mandato “amaos los unos a los otros” no indica limitación numérica de ninguna especie sino que, antes bien, abarca a la humanidad entera.

– Pero yo lo que necesito son nombres, señor Rivera... ¿Cómo eran (12)
ellas / ?
– Si me pusiera a decirle nombres disgustaría a las nombradas... ¡y que nuestra Madre de Guadalupe nos libre de tal cosa! En un segundo ganaría fama de presumido, pedante y rajón, y habría cerrado para mí las veredas únicas que me interesa recorrer en esta cochina vida. [...]

– Si se pudiera volver a nacer, ¿regresaría a la Tierra?
– Ni de chiste.

– ¿Adónde (13) iría
/ usted?
– A todas partes menos a la Tierra.

– ¿Usted no cree en Dios?
– Definitivamente no. [...]

– ¿Podría darme una definición de su carácter?
– Desgraciadamente no soy adivino, ni sicoanalista, ni siquiera filósofo. En cuanto a mi carácter, (14)
vaya usted a saber, porque no me conozco...

– ¿Y no intenta conocerse?
– Sí, pero (15) no me interrumpa (15)
usted / . Toda mi vida he tratado de conocerme, sin conseguirlo. La introspección ha sido en mí un completo fracaso.

La Jornada, México (TEXTO ADAPTADO)

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO