Las dos conjunciones que intervienen, en modo diferente, en enunciados negativos son ni y sino.

CONJUNCIÓN ni

La conjunción ni coordina enunciados negativos de un modo similar a la conjunción y, que coordina enunciados afirmativos. Además de este uso, ni adquiere con frecuencia un valor de énfasis:

- Cuando reemplaza al adverbio
no, con la presencia de otros enunciados negativos. En esos casos, el hablante da por sabida la negación:

No lo sé, ni quiero saberlo. > Ni lo sé, ni quiero saberlo.

- Cuando reemplaza al adverbio no, sin la presencia de otros enunciados negativos. Este tipo de combinación es menos frecuente, y se encuentra próxima a las expresiones:

¿La fiesta?, ¡estupenda! Ni te lo imaginas.

- Cuando se combina, de forma redundante, con el adverbio tampoco:

No vino ayer ni tampoco hoy.

Image

Cuando se combina con un sustantivo que refuerza el significado negativo del enunciado:

No tengo ni idea de la respuesta / No pagaré ni un peso más.


Image

En español, la conjunción ni ha dado lugar a un calificativo para algunos colectivos actuales de jóvenes, pendientes de los ordenadores y los videojuegos, y con escasas oportunidades sociales: la generación Nini.

La generación Nini: ni lo uno, ni lo otro. Son los jóvenes ‘Nini’: ni quieren estudiar ni trabajar, ni salir, ni pensar en el futuro, ni luchar. El País, Colombia

Image
Image

En algunos casos, estas combinaciones están relacionadas con expresiones fijas del español, que son muy numerosas, y generalmente muy plásticas: No haré eso ni loco/a / ni borracho/a / ni que me pagaran un millón de dólares / ni que me maten; no acertar ni una; no decir ni media palabra / ni pío / ni mu (no hablar); no entender ni papa / ni jota (no comprender una explicación); no hacer ni caso; no digas eso ni en broma; no tener ni cinco / ni un duro / ni para pipas (no tener dinero); ni se te ocurra + acción (amenaza para impedir una acción), etcétera. Recuerda que en todos los casos mantenemos la forma de las expresiones, sin modificaciones.

Image

La moneda de cinco pesetas (la antigua divisa de España, antes del euro) era conocida como un duro, y servía como referencia para otras cantidades (cinco duros, veinte duros...). La expresión No tener ni un duro permanece aún en el español peninsular.

Image

La combinación ni siquiera aporta, también, un valor de intensificación semejante al que tiene incluso, pero en enunciados negativos. Compara los siguientes ejemplos:

A mi fiesta vinieron todos, incluso mi hermano, que vive en Nápoles.
A mi fiesta no vino nadie,
ni siquiera mi novia.

La información que proporciona incluso mi hermano está recogida ya en todos: a la fiesta vino el total. De la misma manera, la información ni siquiera mi novia se recoge en nadie (cero personas). En ambos casos, estas informaciones aportan un énfasis al enunciado general. Podemos expresar también esa misma idea con la conjunción ni, generalmente en la lengua hablada y con una entonación marcada:

A mi fiesta no vino nadie, ¡ni mi novia!


CONJUNCIÓN sino

Su función es la de oponer / contrastar / aclarar / corregir un enunciado previamente formulado. Procedemos, en primer lugar, a negar / oponer / contrastar el enunciado anterior (en ocasiones una intuición no expresada) y, en segundo lugar, ofrecemos, con la conjunción sino, la corrección / aclaración. Observa los ejemplos siguientes:

Image

- Alba y Diego son amigos...
- No, no son amigos, sino novios.

- ¡Qué bici tan bonita!
- Sí, pero no es mía, sino de Alberto. Me la ha prestado.

- ¿Los tomates están a 380 euros?
- No, mujer, no... No cuestan 380 euros sino 3,80. Que hay una coma...

Observa que el valor principal de sino es precisamente el contraste entre el “error” (real o imaginado) del interlocutor y la “corrección” que propone. Sin la presencia de sino, ese contraste queda diluido: No son novios; son amigos / Qué va, son novios.

Según esto,
sino no es exactamente equivalente a la conjunción pero en enunciados negativos, porque con pero el hablante puede matizar / contrastar su propio enunciado. Observa el siguiente ejemplo:

No hace frío, pero yo tengo un poco. Es que no me encuentro bien.
Hace calor, pero yo tengo un poco de frío. Es que no me encuentro bien.

Con sino, en cambio, el hablante corrige el enunciado previo (con el total de su frase y tal y como hemos señalado arriba). Ese enunciado previo puede corresponder a su interlocutor o al propio hablante: Estoy deprimido. Bueno, no estoy deprimido sino triste. Si la corrección que se propone es un matiz, una alternativa que no se opone a la afirmación previa o que simplemente la suaviza, solemos usar más bien, aunque en ocasiones pueden aparecer ambas: sino y más bien, como se muestra en el ejemplo.

Image

No exactamente nervioso, más bien hiperactivo, con el teléfono siempre en la mano, consultando mensajes y atendiendo llamadas.
La Marea, España

[...] una imagen que muestra la apariencia real de la Tierra, asegurando que nuestro Planeta no es redondo,
sino más bien como una gigantesca patata afectada por las variaciones de gravedad. Latinos Post, Estados Unidos

Sino aparece únicamente después de un enunciado negativo. Pero, en cambio, puede aparecer después de enunciados afirmativos y también después de enunciados negativos. Si esa corrección / aclaración incluye un verbo, usamos la combinación sino que:

- Qué raro, cerrado por vacaciones en octubre...
- No, no están de vacaciones sino que abren a las 10.


Image

La construcción no solo... sino también, muy frecuente en español, no guarda relación con lo que hemos explicado. A pesar de la presencia del adverbio no, se trata de una construcción negativa (observa en el ejemplo que no se niega ninguna acción ni situación). Al contrario, es una construcción enfática que subraya una afirmación.

Crean línea de ropa que no sólo protege de la lluvia, sino también de las redes sociales. La colección Focus Gear Life del diseñador japonés Kunihiko Morinaga está hecha de un material especial que no deja pasar las ondas electromagnéticas. La Capital, Argentina

El [...] desarrollo de internet [...]
no solo depende de [...] las empresas de telecomunicaciones sino también de políticas claras del Gobierno. Paraguay.com, Paraguay


EJERCICIO CINCO

Los siguientes enunciados (incompletos) responden a otros. Intenta imaginar qué ha dicho la otra persona y completa las respuestas. Como es natural, puedes imaginar muchas posibilidades.

0. El examen es en el aula 22, ¿verdad?
No, no es en el aula 22
sino en el aula 44. El examen final sí es en el aula 22.

1.

- sino por la de la izquierda. Es más corto.

2.

- sino en el cajón de la derecha.

3.

- sino en París. Soy francesa.

4.

- sino que lo oí en la radio.

5.

- sino que es una copia del cuadro original.

PARA APRENDER MÁS...

El procedimiento es el mismo en todas las ocasiones. Negar el enunciado que ha aparecido con anterioridad. El fragmento que aparece después de sino o sino que te da la clave para “reconstruir” las partes que debes escribir, aunque, claro, hay otras opciones. Las que te proponemos a continuación son solamente ejemplos posibles.

1. Voy a ir por la calle de la derecha...
-
No tienes que ir por la de la derecha sino por la de la izquierda. Es más corto.

2.
No encuentro la llave del coche...
-
Claro, no está en ese cajón sino en el cajón de la derecha.

3.
Elisa, tú naciste en Bruselas, ¿verdad?
-
No, no nací en Bruselas sino en París. Soy francesa.

4.
¿Eso es lo que viste en las noticias en la tele?
- Sí, aunque no lo vi en la tele sino que lo oí en la radio.

5.
¡Qué maravilla! Es una obra maestra del arte.
- Sí, pero no es un Goya / Picasso / Dalí (etc.) auténtico sino que es una copia del cuadro original.

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO