Algunos verbos tienen un significado reflexivo: la acción expresada se refiere al propio sujeto sin necesidad de indicarlo con un pronombre... Por ejemplo, comer es tomar alimentos, y en todos los casos la acción de comer recae sobre el propio sujeto (Susana comió pizza y nosotros comimos pasta). Otros verbos con un significado similar son leer (Mi padre ha leído casi todas las novelas de García Márquez), pensar, tragar, beber, fumar, morir, etc.

Como es lógico, estos verbos no necesitan pronombre para expresar ese carácter reflexivo. Sin embargo, en español es frecuente usarlos con un pronombre: en esos casos el pronombre expresa un valor enfático con un significado que depende de la situación, pero que subraya algo especial en la acción:

Hemos ido a la cafetería y nos hemos comido un bocadillo...
teníamos hambre / teníamos prisa / son muy baratos / están muy buenos...

Image
Image

Sin embargo, no usamos esos pronombres con el mencionado valor de intensificación cuando nos referimos a algo general (en esos casos no es lógico el énfasis sobre algo no concreto):

Image

Me he tomado un cafetito y he seguido estudiando.

Image

Tomo café para desayunar, pero me gusta más el té..

Image

Me tomo café para desayunar...

Tampoco es posible la combinación con los pronombres cuando en el enunciado señalamos otros posibles destinatarios y, por lo tanto, no existe o se diluye el valor reflexivo:

Image

Es extraño, pero mi abuela ha leído todos mis cómics.

Image

Es extraño, pero mi abuela se ha leído todos mis cómics.

Image

Mi abuela lee cuentos a todos los nietos.

Image

Mi abuela se lee cuentos a todos los nietos.


EJERCICIO DOS

Relaciona los siguientes enunciados (uno de ellos lleva un pronombre y el otro no, pero todos son correctos). Observa las diferencias de significado que aporta el pronombre.

¿Te has tomado la leche?

a) ¡Mamá! ¿Otra vez? ¡qué pesada!

¿Has tomado paella?

b) Claro que sí. Es buenísima...

Sí, me he leído el libro...

c) No está mal, pero prefiero las novelas de terror.

Sí, he leído el libro...

d) Ochocientas diecinueve páginas en tres días...

Me lo pensaré...

e) Pero me parece que no, que no voy a hacerlo...

Lo pensaré...

f) Realmente es una decisión muy importante...

Me he comido un bocadillo enorme...

g) Es que no había desayunado nada y estaba hambrienta…

He comido un bocadillo enorme...

h) Bueno, solo la mitad...

Se ha bebido un zumo de apio con perejil.

i) Hay algunos vegetarianos que son un poco especiales.

Ha bebido un zumo de apio con perejil.

j) ¡Qué asco!

PARA APRENDER MÁS...

Los enunciados son, como puedes comprobar, muy parecidos, con la excepción del pronombre que, como sabes aporta un valor de intensificación. Si suprimes el pronombre, la pérdida de información afecta solo a la actitud de la persona que habla...; las diferencias son, por consiguiente, muy pequeñas.

¿Te has tomado la leche?
a) ¡Mamá! ¿Otra vez? ¡qué pesada!
¿Has tomado paella?
b) Claro que sí. Es buenísima...
La madre ya ha preguntado eso varias veces y usa el pronombre para marcar ese énfasis. Además, observa que, en el ejercicio 2, paella aparece sin artículo, con un valor general, y en esos casos no usamos el pronombre, como hemos explicado en la unidad.

Sí,
me he leído el libro...
d) Ochocientas diecinueve páginas en tres días...
Sí, he leído el libro...
c) No está mal, pero prefiero las novelas de terror.
El pronombre me enfatiza la idea de leer un libro con tantas páginas en tan poco tiempo.

Me lo pensaré...
f) Realmente es una decisión muy importante...
Lo pensaré...
e) Pero me parece que no, que no voy a hacerlo...
La idea de decisión importante se destaca con el pronombre me: ese es el énfasis sobre el conjunto del enunciado.

Me he comido un bocadillo enorme...
g) Es que no había desayunado nada y estaba hambrienta…
He comido un bocadillo enorme...
h) Bueno, solo la mitad...
Para la persona que habla existe una razón importante para destacar que el bocadillo era enorme: que no ha desayunado y que estaba hambriento.

Se ha bebido un zumo de apio con perejil.
j) ¡Qué asco!
Ha bebido un zumo de apio con perejil.
i) Hay algunos vegetarianos que son un poco especiales.
La reacción de asco de la persona que habla se intensifica con el pronombre se. El enunciado i), en cambio, se muestra objetivo, neutral.

Image

Image

Existen expresiones con pronombres reflexivos que, por su carácter de expresiones, pueden no ajustarse a las explicaciones de esta unidad: está fuera de sí (muy nervioso o enfadado), volver en sí (recuperar la consciencia después de un desmayo o similar)... Una de las más frecuentes es de por sí o ya de por sí, que insiste en el significado de que algo es de un determinado modo, de forma natural, para a continuación presentar un hecho, una acción, una situación que incrementa esa característica todavía más.

Los viernes suelen ser de por sí días movidos en los registros civiles, sin embargo, este 14 de febrero el incremento en la cantidad de matrimonios respecto de otro viernes es del 50%. La Voz, Argentina

Zaragoza es
ya de por sí una ciudad romántica, o por lo menos así lo afirma la web del Ayuntamiento... Heraldo de Aragón, España

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO