El funcionamiento de la conjunción sino se suele relacionar con el uso de pero en enunciados negativos. Sin embargo, su actuación es diferente. Efectivamente, sino aparece en contextos con enunciados negativos, pero como “corrección” a un enunciado anterior (propio o del interlocutor) que hemos negado previamente. Observa el ejemplo para entender la explicación:

- La reunión es el jueves 22, ¿verdad?
afirmación inicial
- No, no, qué va, no es el jueves 22...
negación / rechazo de la afirmación inicial
... sino el jueves 29... La cambiaron hace un par de días.
corrección complementaria al rechazo anterior

Image

Según la conversación anterior, la conjunción sino propone un contraste excluyente, aparece necesariamente en un enunciado negativo y carece de movilidad (se sitúa después del enunciado negativo). Su equivalencia más próxima, según hemos visto en la unidad dedicada a la negación sería la combinación pero sí:

No, no, qué va, no hay reunión el jueves 22, pero sí el jueves 29... La cambiaron hace un par de días.

NEGACIÓN
Image

En algunos casos, la conjunción sino no se presenta como hemos explicado, pues el hablante no niega una afirmación previa. Estos enunciados suelen complementar la información primera, añadiendo más información, y combinan no solo [...], sino (que) también:

- ¿Fue Luca a la fiesta de Ana?
- Sí, y no solo fue él sino también su novia.
- Sí, y no solo fue él sino que también fue su novia.

Observa ahora el enunciado en forma negativa:

- ¿Fue Luca a la fiesta de Ana?
- No, no solo no fue él, sino tampoco su novia, que es súper amiga de Ana.
- No solo no fue él, sino que tampoco fue su novia, que es súper amiga de Ana.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO