La expresión de esos hechos no conocidos depende en buena medida de nuestra experiencia, de nuestro conocimiento de la realidad, y expresamos con el futuro esa certeza.

No me esperéis para comer. Llegaré al café.
conocimiento personal

En caso de despresurización de la cabina, las máscaras de oxígeno
caerán automáticamente...
conocimiento no necesariamente experimentado, pero estadísticamente verificable

La expresión del tiempo de esos hechos depende también de nuestro conocimiento / experiencia, pero recae sobre las palabras o agrupaciones de palabras que indican tiempo:

Image

Tren expreso con destino Bilbao efectuará su salida a las 19.08 en la vía 7.
conocimiento presentado como exacto

El avión aterriza a las siete... A ver, recoger las maletas, el taxi... Sí, estaré allí para la cena.
conocimiento presentado como aproximado

Image

Ninguno de los enunciados anteriores pone en duda la realidad de estas acciones: el hablante entiende y presenta todas ellas como realizables; la indicación cronológica, de cuándo van a suceder, recae esencialmente sobre las palabras o agrupaciones de palabras que expresan tiempo, más o menos precisas.

En algunos casos podemos expresar futuro inmediato, sin incluir otra expresión de tiempo. Esto sucede en las peticiones (en forma de pregunta) en que se subraya la
cortesía.

¿Servicio de habitaciones? Sí, ¿podrán subir, por favor, un desayuno continental a la habitación 204?

¿
Me dejarás los apuntes del jueves, por favor?

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO