En la lengua oral, el presente de indicativo también aparece asociado a otros usos.

a) Para dar órdenes, vinculado con la expresión de acciones futuras, porque las órdenes tienen una proyección hacia el futuro. El contexto en que se produce el mensaje (y la entonación) es clave para determinar sus connotaciones de imposición y las reacciones de la(s) otra(s) persona(s).

Lee en voz alta las siguientes frases, y procura ofrecer una entonación adecuada. Además del tono, señala las palabras que ayudan a reforzar o suavizar la orden:

Tú te callas y haces lo que yo te mando.

Ahora mismo
bajas al almacén a por seis paquetes de folios y dos cajas de sobres, y rapidito, que no tengo todo el día.

Venga, basta de lágrimas,
hablas con papá, le explicas eso y él seguro que te ayuda.

No es problema. A las nueve en punto
vas al aula, preguntas por el profesor, hablas con él, y ya está.

Image

Los dos primeros enunciados son agresivos: en la primera frase, por la aparición de los pronombres y yo; en la segunda, la agresividad se marca con el tono inmediato de ahora mismo (muy diferente en el contenido del que hemos visto en ejercicios anteriores) y también por el tono falsamente amable de rapidito, acompañado de un refuerzo (que no tengo todo el día). Por consiguiente, es necesario leer estas dos frases con fuerza y energía. En español, una de las formas más agresivas de expresar órdenes es en forma de pregunta, a veces acompañada de un apelativo “cariñoso” (con valor irónico, claro) y expresiones de refuerzo como ya, de una vez...

La tercera y la cuarta frases están suavizadas con algunas palabras y expresiones
(venga, basta de lágrimas, seguro, no es problema, ya está), por eso la lectura debe ser también más “amable”. Las órdenes (la forma de pronunciarlas) son aquí mucho más suaves.

¿Por qué no te callas?
Oye, guapo, ¿por qué no te vas por ahí a dar un paseíto? Que no, que no bailo contigo...
¿Por qué no te estás quitecito ya de una vez, rico?

IMPERATIVO

b) Para dar instrucciones, vinculado también a la expresión de acciones futuras y similar a lo anterior. El hablante “acerca” las acciones a su momento actual: el uso presente de indicativo permite que el oyente visualice mentalmente la información de las acciones que recibe. Este recurso hace más “didáctica” la explicación. Con frecuencia se incluyen palabras (en algunos casos, también gestos) que “segmentan” y ordenan las instrucciones en una secuencia temporal.

Luego sigues recto por Rivadavia, pasas la plaza del Congreso y al llegar allí caminas un poco y ves la Casa Rosada.

Primero
lavas las patatas, después las pelas y las cortas, y a continuación las fríes.

IMPERATIVO

c) Relacionado con la expresión de dos acciones (con frecuencia una de ellas futura), en la que el cumplimiento / la aceptación de una condiciona la otra.

ORACIONES CONDICIONALES

Si te portas bien,
actual que se prolonga hacia el futuro

Si me quieres tanto,

Hijo, si eso que tocas es música,
actual que se prolonga en el tiempo

Si finalmente no puedo ir mañana,
eventual (futuro)

te llevo al cine mañana.
eventual (futuro)

¿por qué te enfadas así conmigo?

yo soy Beethoven.
actual

te llamo por teléfono, ¿vale?
eventual (futuro)

Image

Image

Repasa los usos del presente en relación con la expresión del tiempo. Intenta imaginar algunos ejemplos para cada caso. Eso te puede ayudar a entender su funcionamiento y a relacionarlo con otros tiempos del sistema verbal del español.

Image

MOMENTO ACTUAL

PRESENTE ACTUAL

<

PRESENTE DURATIVO

>

PRESENTE HABITUAL

Image
Image

PRESENTE HISTÓRICO

PROYECCIÓN DE FUTURO

INMEDIATO

NO INMEDIATO

INSTRUCCIONES

ÓRDENES

HIPÓTESIS

>

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO