Si repasas los ejemplos de la sección anterior (y otros de esta unidad), podrás comprobar que el significado del verbo haber es difuso. Si consultas tu diccionario, verás también que las definiciones que ofrece no son claras y que puede tener varios significados.

En los enunciados del ejercicio anterior puedes encontrar significados próximos a “tener” (No había rueda de recambio en coche / Si no te portas bien, no habrá postre), “estar” (En la nevera hay una jarra de té helado), “existir” (nunca ha habido clases de coreano), “ocurrir” (había habido un pequeño incendio), “tener lugar” (hubo una reunión el mes pasado), “ser” (habría unas dos mil personas), ... Es por lo tanto muy importante pensar en el conjunto del enunciado para descubrir el significado del verbo haber, en cada contexto y así interpretar adecuadamente el mensaje.

Image

Con los “problemas” de significado que hemos mencionado, podemos decir que usamos, en un sentido muy general, el verbo haber para expresar la presencia (o la “existencia”) de una(s) persona(s) o cosa(s). Eso significa que no hemos mencionado antes esas palabras, que aparecen por primera vez en la conversación o en nuestro texto. Como es lógico, las informaciones que aparecen por primera vez no se presentan determinadas y aparecen frecuentemente sin artículo.

ARTÍCULOS

Lo anterior explica que el verbo haber no se combine –no se suele combinar– con el artículo determinado (el, la, los, las), porque este artículo acompaña informaciones ya presentadas, conocidas. El verbo haber sí se combina, en cambio, con el artículo indeterminado (un, una, unos, unas) y, a veces, con cuantificadores. Todo ello resulta lógico con los contenidos que hemos explicado para el artículo.

Para sustantivos no contables (que expresamos generalmente en singular) no usamos artículo, aunque debes tener en cuenta las explicaciones de la unidad dedicada al artículo.

- Hay una moto en el garaje, puedes usarla si quieres...
- ¿Hay gasolina en el garaje?
- No, pero hay (algunas / varias / muchas) gasolineras en el barrio... Dos o tres, bastante cerca.

Image

"Hay ojos que miran, -hay ojos que sueñan,
hay ojos que llaman, -hay ojos que esperan,
hay ojos que ríen -risa placentera,
hay ojos que lloran -con llanto de pena,
unos hacia adentro -otros hacia fuera."

Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864 - Salamanca, 1936) fue un poeta, novelista, ensayista y filósofo perteneciente a la llamada Generación del 98. Fue también catedrático y rector de la Universidad de Salamanca. En su literatura muestra sus propias contradicciones personales sobre la fe, la ética o la libertad individual.


Image

La idea básica es que generalmente utilizamos el verbo haber para introducir informaciones no mencionadas antes. Si el verbo haber se presenta con informaciones que sí se han mencionado o que son conocidas, podemos usar el artículo determinado (el, la, los, las y lo):

- Manuel, ¿qué hay hoy en el menú del día?
-
Pues ¡qué pregunta! Hay los platos de siempre... Hay la sopa de verduras y el filete con patatas fritas o el pescado con ensalada.
-
Um, creo que voy a pedir un bocadillo...

Estos usos del verbo haber se apoyan en informaciones compartidas y mencionadas con anterioridad (se trata, posiblemente, de una pregunta y una respuesta que se repite con frecuencia). Observa también los siguientes ejemplos, donde se muestra una estructura parecida y donde la información se menciona en el mismo enunciado:

Sí, sí, tenían todos los tipos de empanadas que me dijiste: había las de carne, las picantes, las de verduras...

La aparición del artículo determinado con el verbo haber es más frecuente con enunciados negativos, precisamente porque la negación supone negar (y por eso conocer) una información anterior.

Ahora ya no hay los líderes de antes. El País, España
No
hay los suficientes móviles para cubrir la seguridad. La Capital, Argentina
No
hay los medios para proteger la cosecha. Telesur, Venezuela
No
hubo los mecanismos suficientes de difusión de la información sobre los candidatos. Andina, Perú

Según lo que acabamos de ver, es muy importante entender la función de los artículos (o la ausencia de artículos) en las combinaciones con el verbo haber. Así, por ejemplo, el verbo haber expresa la localización (no solo el verbo estar tiene ese significado) cuando decimos:

Hay una botella de leche en la nevera... ¿Puedes traerla, por favor?
La botella de leche está en la nevera... ¿Puedes traerla, por favor?

Una diferencia fundamental con el verbo estar para expresar localización es que estar expresa la localización de algo o alguien que se ha mencionado (o al menos tenemos referencias). Compara los siguientes ejemplos:

- Mami, ¿hay Tutella para hacerme un bocadillo?
- Sí, claro, (la Tutella) está en el armario.

Este intercambio, en el que la segunda persona indica la localización y usa el verbo estar, es perfectamente posible con otras opciones:

- Mami, ¿hay Tutella para hacerme un bocadillo?
- Sí, claro, hay un bote en el armario.
- Sí, sí, en el armario hay la que sobró de ayer.

- Mami, ¿dónde
está la Tutella? Es para un bocadillo.
- Hay un bote en el armario...
- Está en el armario...

- Mami, ¿dónde
hay Tutella?
- Creo que hay en el armario...

Image

En los ejemplos anteriores, una persona pregunta con los verbos (dónde) hay o (dónde) está, y la segunda puede elegir entre contestar con el mismo verbo haber o con el verbo estar, y usar o no el artículo determinado. Esos intercambios están basados en las relaciones que establecen los hablantes con los contenidos: si es una información compartida o si la consideran o no compartida.

Image

La relación del verbo haber cuando se incluye en un intercambio de pregunta(s) y respuesta(s) tiene algunas particularidades.

Si la respuesta incluye una información adicional (que no nos han preguntado), no existen rasgos especiales:

- ¿Hay leche?
una pregunta que espera una respuesta de / no
- Sí, hay dos botellas en la nevera...
- Hay dos botellas en la nevera.

Sin embargo, si la respuesta (afirmativa) no incluye esa información adicional, no solemos usar el verbo haber de la pregunta de forma inmediata, sino que solemos incluir la conjunción que:

- ¿Hay leche?

Image

- Sí.

Image

- Sí, hay.

Image

- que hay.

En los casos en que la respuesta es negativa, no usamos esta respuesta con que:

- ¿Hay leche?

Image

- No. / - No hay.

Image

- No que hay.

© 2021 - 2022 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO