El adverbio tampoco comparte algunas características con la conjunción ni, pues como ella retoma un enunciado negativo anterior y niega el que presenta. Sin embargo, a diferencia de ni, tampoco (asociado a la forma también, pero para enunciados negativos) puede tener un funcionamiento autónomo, como simple confirmación / respuesta / coincidencia con el enunciado negativo anterior:

- No tengo coche.
-
Yo tampoco.

O bien marcar cada uno de los enunciados negativos de forma más independiente:

No hay luz en la habitación ni en el salón.
No hay luz en la habitación. Tampoco en el salón.

Image
Image

Los que hemos presentado son las combinaciones y los usos más comunes de tampoco. Junto con ellos, podemos anotar que el adverbio tampoco se puede relacionar con enunciados afirmativos y aportar un valor de contraste, negativo, en relación con el anterior. Su valor es próximo al de pero / sin embargo, y subraya el valor negativo del enunciado que incluye.

Observa los ejemplos:

Realmente se ha notado una subida considerable [en la venta de discos], pero tampoco es para entusiasmarse. El Confidencial, España

Horóscopo Sagitario: En la parte económica, muy bien el día de hoy, pero cuidado con ser irresponsable [con] ese dinero [...] que viene de plus;
tampoco es para que lo vayas a despilfarrar. Netjoven, Perú

Image
Image

En estas combinaciones, tampoco puede aparecer igualmente con enunciados en los que ya ha aparecido previamente la negación. Sin embargo, en estos casos, como puedes ver en los ejemplos, no se muestra una coincidencia con esas negaciones sino que se presenta un argumento nuevo, también negativo:

No es el mejor de los resultados, ni el que nos hubiera gustado, pero tampoco es para ir llorando por las esquinas.” La Verdad, España

Algunas expresiones asociadas con estos usos son: tampoco es para tanto, tampoco es para tirar cohetes, entre otras.

La película está bien, aunque tampoco es para tirar cohetes: no es una maravilla.

Hoy he conocido al novio de Susana... Me habían dicho que era guapísimo,
pero tampoco es para tanto

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO