Image

Conoces, y usas con frecuencia, varias formas de preguntar:

a) Con una modificación de la entonación del enunciado, para obtener respuestas breves, generalmente de o no, o con las palabras que se proponen en el enunciado.

¿Has entendido bien la lección?
¿Tú también eres vegetariana?

- ¿Café o té?
- Té, por favor... Sin leche.

b) Preguntas, con la misma entonación que en el caso anterior, que no esperan una respuesta sino que muestran incredulidad, negación, disconformidad, retomando parte del enunciado anterior.

- Le comunicamos que ha ganado usted el premio de la lotería...
- ¿La lotería?, ¿yo? Pero si no juego nunca...

- Querido, te toca lavar los platos hoy...
- ¿A mí? Pero si ya los lavé el mes pasado.

O que solo desean la conformidad (la negativa del interlocutor puede producir un rechazo):

Cariño, ¿verdad que está muy buena la paella que ha preparado mi madre?, ¿a que es la mejor que has probado en tu vida?

Image

O bien solo buscan certificar que lo que se dice es correcto, con las palabras ¿verdad? o ¿no? al final del enunciado (solo estas palabras se formulan como pregunta):

"Interrogativa" se escribe sin hache, ¿verdad?
Esa es tu bici, ¿no?

c) Enunciados que usan una palabra interrogativa, siempre con acento gráfico: ¿qué?, ¿cuál / cuáles?, ¿quién / quiénes?, ¿cuánto / cuánta / cuántos / cuántas?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿por qué? En esta unidad revisaremos estas palabras, cuando se usan solas o cuando se usan precedidas de una preposición:

¿Qué hora es?, ¿a qué hora nos vemos?

-
¿De dónde eres?
- De Morelia.
- Y, ¿dónde está Morelia?
- En México.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO