PRONOMBRES ÁTONOS

Como hemos explicado, en algunos casos, la construcción reflexiva se centra sobre “una parte” del destinatario / beneficiario o bien sobre algo vinculado con él. El pronombre es el objeto indirecto, como puedes comprobar en los ejemplos:

Me he cepillado los dientes.
Se ha afeitado el bigote.
Nos hemos puesto una crema antiarrugas.

Image

En enunciados como los anteriores es posible sustituir el objeto directo por un pronombre:

Me he cepillado los dientes... Me los he cepillado después de comer.
Se ha afeitado el bigote... Se lo ha afeitado porque hizo una apuesta y perdió.
Nos hemos puesto una crema antiarrugas. Nos la ponemos para estar guapos.

En estos casos la colocación de los dos pronombres sigue los mismos criterios que hemos establecido en la sección de repaso y en unidades anteriores: en esa combinación el pronombre reflexivo, el de objeto indirecto, aparece en primer lugar de la serie.


EJERCICIO UNO

Completa los siguientes enunciados de acuerdo con la propuesta del ejemplo... Decide si debes usar uno o dos pronombres. Elige los verbos adecuados de la siguiente lista, aunque no los necesitas todos...

preparar mojar planchar rascar preguntar aprobar ducharse
comprar peinar lavar cambiar poner apuntar

- ¿Os preparo un café?
- No, gracias, no te preocupes, ya nos lo preparamos (0) nosotras.

- Mañana acaba el plazo de inscripción en la Olimpiada universitaria.
- Gracias por el aviso, (1) esta tarde porque tengo interés en participar.

- Alfonsito, ven aquí... Está lloviendo mucho y llevas tus zapatos nuevos...
- Mami, iré con cuidado y no (2)... ¡Seguro!

- ¿Por qué estudias Arquitectura si no te gusta?
- No lo sé. Yo también (3) muchas veces y no tengo respuesta. Quizá porque mi padre es arquitecto...

- Caramba, ¡has ido a la peluquería! Ejem... esto... ¡Qué original!
- No, no, (4) yo sola en casa. ¿De verdad estoy guapa?
- Bueno, yo he dicho “original”...

- Si quieres venir a la fiesta de disfraces, debes llevar esos colmillos de Drácula.
- Bueno, vale, (5), pero casi no puedo hablar...

- Cariño, no puedes ir así a la entrevista de trabajo... El traje está hecho un asco y...
- No te preocupes. Ahora (8) y (9) la camisa.

Image

- Es una herida muy pequeña, pero no (10) con esas uñas tan sucias.
- Sí, vale, iré con cuidado..

PARA APRENDER MÁS...

El ejercicio te sirve para repasar otros pronombres átonos y para distinguir en qué enunciados el pronombre con función reflexiva es el objeto directo y en qué otros casos es el objeto indirecto (recuerda que este último siempre aparece en primer lugar). Igualmente debes prestar atención al conjunto del enunciado para decidir el tiempo verbal más adecuado (son posibles, claro, varias opciones).

- Mañana acaba el plazo de inscripción en la Olimpiada universitaria.
-
Gracias por el aviso, me voy a apuntar / me apunto / me apuntaré (1) esta tarde porque tengo interés en participar.

- Alfonsito, ven aquí... Está lloviendo mucho y llevas tus zapatos nuevos...
-
Mami, iré con cuidado y no (me) los mojaré (2)... ¡Seguro!

- ¿Por qué estudias Arquitectura si no te gusta?
-
No lo sé. Yo también me lo he preguntado / me lo pregunto (3) muchas veces y no tengo respuesta. Quizá porque mi padre es arquitecto...

-
Caramba, ¡has ido a la peluquería! Ejem... esto.. ¡Qué original!
-
No, no, me he peinado (4) yo sola en casa. ¿De verdad estoy guapa?
-
Bueno, yo he dicho “original”...

-
Si quieres venir a la fiesta de disfraces, debes llevar esos colmillos de Drácula.
-
Bueno, vale, me los pongo / me los pondré (5), pero casi no puedo hablar…

Image

- No funciona el calentador, lo siento.
-
No importa... Me ducho / Me ducharé (6) con agua fría... Y el pelo... bueno, me lo lavaré (7) mañana por la mañana.

-
Cariño, no puedes ir así a la entrevista de trabajo... El traje está hecho un asco y...
-
No te preocupes. Ahora me lo plancho (8) y me cambio (9) la camisa.

-
Es una herida muy pequeña, pero no te la rasques (10) con esas uñas tan sucias.
-
Sí, vale, iré con cuidado..


PRONOMBRES TÓNICOS

Como hemos visto la aparición del pronombre átono es el indicador, en la mayoría de los casos, del carácter reflexivo de un enunciado. Sin embargo, en ciertos casos, esas construcciones se pueden combinar con pronombres tónicos (en la misma persona que el pronombre sujeto y el pronombre átono): en estos enunciados la función principal es subrayar que el destinatario, el beneficiario de la acción es el sujeto que la realiza. En todos los casos existe un valor de énfasis.

PRONOMBRES SÍ - CONSIGO

He comprado una falda para mí y unos vaqueros para los niños... ¡Ah, y he comprado unos calcetines para ti!

En la nevera hay helados de varios tipos, pero
me he comprado estos de chocolate belga para mí, o sea que no los toquéis...

Siete razones por las que debes actualizar tu currículum. [...] Pregúnta
te a ti mismo qué te llevó a elegir esas opciones y si harías algo diferente. MDZ Online, Argentina

[El entrenador] apuntó a seguir mejorando: “[Es] el mejor mensaje que
nos podemos mandar a nosotros mismos.” Olé, Argentina

Image

Observa que en algunos de los ejemplos anteriores aparecen el pronombre átono, el pronombre tónico y además el adjetivo mismo / misma / mismos / mismas. La aparición de este adjetivo es frecuente, en especial cuando el pronombre tónico al que acompaña realiza la función de objeto indirecto. Se subraya así la idea de coincidencia y, con ello, una interpretación de énfasis.

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO