Observa los siguientes ejemplos. En ellos todas las palabras destacadas forman el objeto directo:

He visto a Sara y a su novio esta mañana. Estaban viendo los patos que hay en el lago del parque.

Vuelvo en quince minutos: saco
a “Snupipi” y al perro del vecino un ratito y saco la basura también, ¿vale?

Compara esos enunciados con los siguientes (en todos ellos, las palabras destacadas son el objeto indirecto):

He preguntado el precio de la entrada al empleado.

Llevo este café
al chico de la mesa del fondo y en un momento le preparo a usted el bocadillo...

Image

Puedes comprobar que en todos estos ejemplos los sustantivos que son el objeto indirecto están introducidos por la preposición a. Eso no es así en los ejemplos de objeto directo: en esos casos, como sabes, el objeto directo solo se presenta precedido de la preposición a cuando el sustantivo es una persona (a Sara y a su novio) o un animal doméstico conocido (a “Snupipi” y al perro del vecino), pero sin preposición en otros casos, como sucede con los patos del ejemplo anterior).

En relación con lo anterior, también aparecen precedidas por la preposición
a otras palabras con significado relacionado con personas:

a) Con demostrativos / posesivos referidos a personas:

Me suena su cara, a ese lo he visto yo en algún sitio.
Sí, sí, yo conozco a los padres de Paula, pero ella todavía no conoce a los míos.

b) Con cuantificadores referidos también a personas:

No vi a nadie en clase. /
No conozco esa calle, lo siento. Pregunte a alguien en la cafetería...

pero no con el verbo haber:

¡Qué raro! No había nadie en clase...

c) Con sustantivos referidos a grupos de personas:

Aplaudieron al equipo.

d) Con sustantivos no referidos a personas, pero usado con verbos que relacionan esos sustantivos con personas:

El guardia ha multado a un coche que estaba mal aparcado.

e) Con los pronombres tónicos:

¿Seguro que me llaman a mí?

Image

f) Con nombres geográficos (generalmente países o ciudades) cuando el enunciado se refiere preferentemente a las personas que habitan en esos lugares. Compara estos dos enunciados:

Julio César conquistó casi toda la Península Ibérica.
Con sus canciones Fran Sinnata conquistó a toda Europa.

g) Con verbos que significan orden o secuencia: El invierno sigue al verano, En muchos casos el pronombre precede al verbo...

h) Y, en relación con lo anterior, con verbos que aparecen asociados con preposiciones (en este caso la preposición a): Enseña perros (trabaja en una tienda de animales y muestra perros a los posibles clientes) / Enseña a los perros a proteger las casas (es educador de perros).

Image
Image

LA PREPOSICIÓN A CON OBJETO DIRECTO: OTROS CASOS

Existen algunos casos en que el objeto directo puede aparecer precedido o no de la preposición a. El significado de esos enunciados es ligeramente diferente, pero esa diferencia es importante.

Estos casos están relacionados con informaciones que son consabidas o compartidas, y por ello conviene prestar atención también a los artículos (y otras palabras) que acompañan al sustantivo: si presenta una información nueva / general o si identifica una información conocida.

Compara los enunciados: cuando la información (sobre personas o animales) es conocida (con artículo determinado, posesivo, etc.) usamos la preposición a. Cuando es general, no usamos la preposición:

No encuentro a mis amigos. Estaban aquí hace un minuto, pero con tanta gente...
Acabo de llegar a la ciudad. No tengo
amigos todavía.

Carlos, corre, ata
al perro, que viene el cartero...
Papi, ¡quiero
un perrito! Todos mis amigos tienen y yo no... ¡Por favor...!

Image
Image

Lo que acabamos de explicar, y con algunos verbos, puede estar relacionado con enunciados identificativos, en los que contrastamos el indicativo con el subjuntivo.

Buscamos a la doctora que nos atendió ayer, fue muy amable... Queremos hablar con ella.

Para nuestra cadena de hoteles, necesitamos
recepcionistas que hablen inglés y alemán y que tengan conocimientos de francés o italiano.

ORACIONES DE RELATIVO
SUBJUNTIVO: PRESENTE

Observa y compara los siguientes enunciados:

¿Llevas el pasaporte?

Image

Sí, sí, lo llevo en el bolso.

Image

Sí, sí, llevo en el bolso.

Image

¿Tu hijo tiene pasaporte?

Image

No, no tiene. Es muy pequeño.

Image

No lo tiene.

Image

La pregunta se formula sobre un sustantivo concreto (con artículo), que se reemplaza en la respuesta con el pronombre.

La pregunta se formula sobre una idea general (sin artículo), sobre la existencia de algo; la respuesta no se formula con el pronombre.

Image

Observa que la presencia / ausencia de artículo no es suficiente para determinar la aparición o no del pronombre, sino que debes prestar atención al significado del enunciado. Compara los siguientes diálogos:

Carlos se ha comprado un coche... ¿Tú tienes coche?

Image

Sí, lo tengo, uno muy viejo, de mi padre.

¿Vas a pie, o cómo vas al trabajo?

Image

Tengo coche, pero no lo uso casi nunca. Suelo ir en metro.

El primer intercambio es similar a los de los anteriores (una pregunta general, sin artículo, que debe tener una respuesta también general, sin pronombre) En la respuesta del segundo ejemplo, la primera afirmación se presenta general, sin artículo, pero a continuación esta persona retoma la palabra que ha mencionado con el pronombre.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO