Nos referimos a continuación a los enunciados (muy frecuentes en español) en los que el hablante decide mostrar algún tipo de impersonalidad; todos ellos responden a la intención del hablante en relación con la información que transmite.

Existen muchos procedimientos, algunos de ellos destinados a presentar el enunciado como impersonal y otros, simplemente a “ocultar”, a “desviar la atención” del responsable de la acción.

TERCERA PERSONA DEL SINGULAR

Podemos emplear un número limitado de verbos en tercera persona del singular para expresar que no existe responsable de la acción (son verbos que no expresan acción). Ejemplos de estos usos son construcciones como resulta que o parece que:

En la música no hay nada seguro, la única que tiene la razón es esa personita que compra el disco o un boleto a un concierto. De repente... sale el disco y resulta que se vende como pan caliente. El Siglo de Torreón, México

[...] indicó que "lentamente, pero
parece que el río se va descontaminando". Heraldo de Aragón, España

Image

Observa que empleamos resulta que y parece que. Sin la conjunción que, estos verbos pueden combinarse con un sujeto al que podemos atribuir la acción. Compara los siguientes ejemplos con los anteriores:

La película resultó un fracaso comercial.
Esas luces
parecen objetos extraterrestres, ¿verdad?

PARECER

SE + TERCERA PERSONA DEL SINGULAR

La impersonalidad con la tercera persona del singular se combina también con la presencia del pronombre se. El hablante conoce, al menos de forma genérica, los agentes de esa acción, pero decide no mencionarlos, y para ello incluye el pronombre se y el verbo en tercera persona del singular (únicamente en singular). Compara los ejemplos:

Se come muy bien en este restaurante... Te lo recomiendo.

Es una información que omite algo obvio: los clientes, las personas que van a ese restaurante, comen bien. Esa información es general, imaginable. Observa que la aparición del sujeto es incompatible con la presencia del pronombre se:

Image

Los clientes se comen muy bien en este restaurante.

El significado es absurdo en un restaurante: o bien se comen los unos a los otros, o bien se comen a sí mismos.

VALORES DEL PRONOMBRE SE
Image

SE + TERCERA PERSONA DEL SINGULAR / PLURAL

La impersonalidad con la tercera persona del singular o la tercera persona del plural combinada también con el pronombre se es probablemente la forma más usada en español. Es una construcción muy parecida a la anterior: la única diferencia es que se indica un objeto para la acción del verbo.

Se come muy buen pescado en este restaurante... Te lo recomiendo.

La particularidad de esta construcción es que ese objeto puede estar en plural, y en esos casos el verbo también está en plural:

En este restaurante se comen unos makis buenísimos... Te lo recomiendo.

Como sabes, el sujeto es el sustantivo que mantiene la concordancia con el verbo, pero como puedes deducir los makis no realizan ninguna acción, los que comen siguen siendo los clientes.

En estos casos, el hablante “esconde” al responsable de la acción y centra la atención en la palabra
makis. La aparición del responsable “real” de la acción (los clientes) es incompatible con el pronombre se (que es el encargado de mostrar lo contrario: la impersonalidad), como puedes comprobar en los siguientes ejemplos:

Image
Image

En este restaurante se comen unos makis buenísimos por los clientes.

Image

En este restaurante los clientes se comen unos kakis buenísimos.

Este segundo ejemplo es correcto en español, pero el significado es diferente, ya que aporta un valor reflexivo y enfático (en comparación con Los clientes comen unos makis buenísimos), pero no impersonal.

Image

En ocasiones, estos usos están relacionados más con la cortesía que con la intención de impersonalidad. Compara estos ejemplos:

Buenos días, ¿puedo pasar?
Buenos días, ¿
se puede pasar?

Los dos son correctos en español, pero consideramos que el segundo, impersonal, es más cortés, porque pregunta por las normas generales; no es una petición personal.


Image

“hay puertas al mar que se abren con palabras”

Rafael Alberti (Cádiz 1902-1999). Poeta de la denominada Generación del 27, Premio Cervantes 1983. Sus poesías evolucionan desde las formas populares hacia el surrealismo y, posteriormente, poesía política, con temas de la nostalgia, relacionados con su exilio. Tras el fin de la Guerra Civil española, vivió en Argentina, Chile y en Roma. Entre sus obras destacan Marinero en tierra, Sermones y moradas o su libro de memorias, La arboleda perdida.


VOZ PASIVA

El procedimiento anterior, que desvía la atención del responsable de la acción hacia el objeto, tiene un significado muy parecido al que conocemos como voz pasiva. En esos casos el hablante centra la atención sobre el objeto, que se presenta como el sujeto (aunque no realiza ninguna acción). No obstante, a diferencia del procedimiento anterior, en estos casos sí puede aparece el sujeto “real”, precedido de la preposición por.

Sin embargo, si la información es clara, el hablante puede decidir no decir esa información; así sucede en el segundo ejemplo de los que te ofrecemos abajo, en el que es lógico pensar que son los directores de cine y sus equipos quienes ruedan las películas, los sujetos “reales”; no es necesario, por lo tanto, afirmarlo.

El joven inglés [...] fue descubierto por sus tres enamoradas en uno de los aeropuertos de Londres, según informa el diario británico Daily Mail. Ecuavisa, Ecuador

La reina del sur consta de 62 episodios y ha sido rodada en su mayor parte en España, y el resto en México, Colombia, Marruecos y Estados Unidos. Pizquita Series de Televisión, España

Image

Aunque son posibles otras formas, las construcciones con el pronombre se + verbo en tercera persona del singular son las más frecuentes en las cartas formales en español. La persona que escribe suele usar los pronombres de primera persona, pero acostumbra a usar las formas con se + verbo en tercera persona del singular para referirse al receptor, como una forma de distancia, porque en español la distancia se considera como cortesía. Otra posible combinación es el uso de la voz pasiva, como sucede en el tercer ejemplo:

Con fecha 4 de octubre les escribí para solicitar información sobre las becas [...]; sin embargo, hasta la fecha no me han notificado el resultado.

Con fecha 4 de octubre les escribí para solicitar información sobre las becas [...]; sin embargo, hasta la fecha no
se me ha notificado el resultado.

Con fecha 4 de octubre les escribí para solicitar información sobre las becas [...]; sin embargo, hasta la fecha no
me ha sido notificado / notificada el resultado / la resolución.

La impersonalidad también puede referirse a la persona que escribe (en ciertos documentos formales), sobre todo en fórmulas como las despedidas:

Les saluda muy atentamente,

Image

Les saludo muy atentamente,

Luis Pérez

Image

Con planteamientos similares, podemos construir enunciados en los que el responsable de la acción queda oculto porque presentamos el objeto como agente de esa acción. Así sucede, por ejemplo, con la perífrasis estar + participio.

Las notas estarán publicadas en el tablón de anuncios el próximo jueves, a partir de las 11.

PERÍFRASIS VERBALES

VERBO HABER

Igualmente se suele considerar como impersonal el funcionamiento del verbo haber cuando no actúa como verbo auxiliar (hay, había, ha habido, haya, etcétera, es decir, como una forma invariable en tercera persona del singular).

Sin embargo, recuerda (
repasa la unidad correspondiente) que muchos hablantes de español lo usan con concordancia en plural (habían problemas, han habido noticias preocupantes...), es decir, interpretan el sustantivo posterior como el sujeto del enunciado.

Por otra parte, recuerda igualmente que los significados del verbo
haber son difusos: algunos enunciados (no todos) expresados con el verbo haber pueden ser entendidos e interpretados con significados que no aportan ideas marcadas de impersonalidad.

En la nevera hay refrescos.
Los refrescos están en la nevera.

Disculpe, ¿hay entradas para el concierto de
Los cantantes de antes?
¿Tienen ustedes / Quedan entradas para el concierto de Los cantantes de antes?

Hay rebajas en todas la tiendas de
Tara
Todas las tiendas de Tara hacen rebajas.

Image

En general sí tratamos como impersonal la perífrasis hay que + infinitivo. Entre todas las perífrasis que expresan obligación o significados próximos (deber + infinitivo, haber de + infinitivo, tener que + infinitivo) es esta en la que el hablante se excluye. La perífrasis hay que + infinitivo se presenta como un enunciado impersonal: el hablante no asume la responsabilidad de ese mandato, sino que normalmente lo presenta como una imposición socialmente aceptada.

Otras formas relacionadas con órdenes o consejos también pueden adoptar un tono impersonal (aunque disponen de sujeto gramatical):
Es conveniente una revisión ocular una vez al año / No es recomendable pasear por la noche por este barrio...

Image

VERBOS DE VALORACIÓN

Por último y relacionado con los casos anteriores, algunos verbos con un funcionamiento similar a gustar transmiten una intención de impersonalidad, porque el hablante desplaza la atención desde el sujeto al objeto. Compara los siguientes ejemplos:

Felipe está preocupado por el precio de los pisos.
A Felipe le preocupa el precio de los pisos.

Natalia tiene miedo de las arañas.
A Natalia le dan miedo las arañas.

Los primeros enunciados enfocan en la(s) persona(s). Los segundos ejemplos, en cambio, enfocan sobre sustantivos (precio, arañas) que no realizan la acción, solo la provocan. Observa, además, que esos sustantivos mantienen la concordancia (singular / plural) con el verbo, que es una característica del sujeto. El hablante consigue así centrar la atención sobre esas palabras no sobre las personas.

GUSTAR Y VERBOS SIMILARES
Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO