EJERCICIO UNO

A continuación puedes leer un texto sobre la tradición de las torres humanas (los castellers) que se organizan en Cataluña. En el siguiente cuadro tienes todas las palabras que faltan en el texto. Escribe la letra adecuada en cada espacio. Hay algunas palabras en catalán que hemos señalado con letra cursiva... Si lees con atención el texto, puedes deducir su significado y aprender unas palabras en ese idioma.

0. tan nervioso como a) más b) los mejores c) más que d) dificilísimas e) máxima f) más alto
g) muy peligroso h) muy rápido i) lo más importante j) menos que antes k) muy
l) extraordinariamente m) tan peligrosas como n) muy pequeñita ñ) máximas

MARIONA, LA 'ENXANETA' QUE NO TIENE MIEDO

Observen la foto. Una torre de 9 (nueve pisos de dos personas). La niña que está arriba es Mariona Olivella. La enxaneta de los Castellers de Vilafranca desde hace tres años. Tiene ocho. Le gusta dibujar, la mayoría de los platos de pasta y subir, subir y subir. Y nunca tiene miedo. “Tiene una sangre fría increíble”. Eso dice su padre, Joan Enric Olivella. Él no. Él sigue tan nervioso como (0) el primer día y llora con cada torre, aunque ahora, después de tres años recorriendo las plazas donde actúan los castellers, llora mucho (1).

“Claro que es
(2), no se puede negar, pero hay otras actividades que son (3) esta o (4). Los niños no suben de piso si no hay las (5) garantías para su seguridad, y si las torres caen bien, los niños caen encima del resto”, explica el padre, que, por cierto, sufre mucho (6) la madre de Mariona. Pero a Joan Enric no le gusta hablar del peligro, prefiere destacar los valores positivos de las torres humanas, como el compañerismo, el trabajo en equipo o el afán de superación.

Los “@verds”, como se conoce a los de Vilafranca por el color verde de su camisa, que se relaciona con las viñas de la comarca del Penedès, gran productora de vino y cava, acaban de terminar su temporada. Son el grupo del momento,
(7). La página web ofrece espectaculares galerías de vídeos y fotos. Levantan torres (8) en cada actuación, aunque aún no han conseguido levantar el “tres de diez” (una torre de diez “pisos” con tres personas por piso).

El
enxaneta ocupa el puesto (9) de la torre junto a otros tres niños. Es el resultado de horas y horas de ensayos tres veces a la semana entre febrero y noviembre. Y los niños van siempre. El ensayo de los viernes es a las nueve y media de la noche. Mariona es (10), ligera, flexible y (11) ágil, asegura la directora de los niños de los verds, Anna Riba. Maestra de educación física de profesión, Anna es la (12) responsable de los niños que tienen entre cuatro y catorce años. “Nos dice que tenemos que subir (13) y sin mover la torre”, cuenta Mariona.

Image
Image

Cuando pregunto sobre el tema del miedo de los críos, la directora de los niños asegura que “todo se hace despacio, no comienzan haciendo construcciones de nueve pisos”. Pero (14) es que “el niño que tiene miedo, tiene miedo; y el niño que es casteller, es casteller”.

Fuera de la plaza, a Mariona no le gusta ser la protagonista. Le gusta pasar desapercibida y practicar gimnasia rítmica, donde parece que también es
(15) buena. Después de pensar mucho, reconoce que sí tiene miedo a algo: “A sacar malas notas”, dice.

El País, España (TEXTO ADAPTADO)

PARA APRENDER MÁS...

MARIONA, LA 'ENXANETA' QUE NO TIENE MIEDO

Observen la foto. Una torre de 9 (nueve pisos de dos personas). La niña que está arriba es Mariona Olivella. La enxaneta de los Castellers de Vilafranca desde hace tres años. Tiene ocho. Le gusta dibujar, la mayoría de los platos de pasta y subir, subir y subir. Y nunca tiene miedo. “Tiene una sangre fría increíble”. Eso dice su padre, Joan Enric Olivella. Él no. Él sigue tan nervioso como (0) el primer día y llora con cada torre, aunque ahora, después de tres años recorriendo las plazas donde actúan los castellers, llora mucho menos que antes (1).

“Claro que es
muy peligroso (2), no se puede negar, pero hay otras actividades que son tan peligrosas como (3) esta o más (4). Los niños no suben de piso si no hay las máximas (5) garantías para su seguridad, y si las torres caen bien, los niños caen encima del resto”, explica el padre, que, por cierto, sufre mucho más que (6) la madre de Mariona. Pero a Joan Enric no le gusta hablar del peligro, prefiere destacar los valores positivos de las torres humanas, como el compañerismo, el trabajo en equipo o el afán de superación.

Los “@verds”, como se conoce a los de Vilafranca por el color verde de su camisa, que se relaciona con las viñas de la comarca del Penedès, gran productora de vino y cava, acaban de terminar su temporada. Son el grupo del momento,
los mejores (7). La página web ofrece espectaculares galerías de vídeos y fotos. Levantan torres dificilísimas (8) en cada Actuación, aunque aún no han conseguido levantar el “tres de diez” (una torre de diez “pisos” con tres personas por piso).

Image

El enxaneta ocupa el puesto más alto (9) de la torre junto a otros tres niños. Es el resultado de horas y horas de ensayos tres veces a la semana entre febrero y noviembre. Y los niños van siempre. El ensayo de los viernes es a las nueve y media de la noche. Mariona es muy pequeñita (10), ligera, flexible y extraordinariamente (11) ágil, asegura la directora de los niños de los verds, Anna Riba. Maestra de educación física de profesión, Anna es la máxima (12) responsable de los niños que tienen entre cuatro y catorce años. “Nos dice que tenemos que subir muy rápido (13) y sin mover la torre”, cuenta Mariona.

Cuando pregunto sobre el tema del miedo de los críos, la directora de los niños asegura que “todo se hace despacio, no comienzan haciendo construcciones de nueve pisos”. Pero
lo más importante (14) es que “el niño que tiene miedo, tiene miedo; y el niño que es casteller, es casteller”.

Fuera de la plaza, a Mariona no le gusta ser la protagonista. Le gusta pasar desapercibida y practicar gimnasia rítmica, donde parece que también es
muy (15) buena. Después de pensar mucho, reconoce que sí tiene miedo a algo: “A sacar malas notas”, dice.

El País, España (TEXTO ADAPTADO)

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO