Además de las combinaciones que hemos señalado para expresar contraste excluyente (rechazo del contenido relacionado e imposibilidad para extraer conclusiones a partir del mismo), existen otras formas con un significado similar. Casi todas ellas comparten la capacidad para relacionar enunciados extensos (incluidos los párrafos) y su incapacidad para relacionar palabras o grupos de palabras. Las detallamos a continuación.

Image

AL CONTRARIO

Expresa un rechazo completo (explícito o implícito) de los contenidos con los que se relaciona. Dispone de movilidad en el enunciado y puede relacionar enunciados extensos, como párrafos. Habitualmente aparece seguido de una coma. Igualmente puede recibir complementos, como puedes comprobar en los dos últimos ejemplos siguientes (en esos casos no se incluye una coma, pero sí en los restantes).

Hicieron una torta de 650 metros de largo y entraron al Guinness. “No fue un sacrificio, al contrario, nos encantó participar”. Clarín, Argentina

La reforma que está planteada del punto de vista de la educación, tampoco apunta a sus intereses.
Al contrario, les está coartando la posibilidad de elegir. La Tercera, Chile

El mensaje de la OMS es contundente:
al contrario de lo que plantean las políticas de austeridad de muchos países, es necesario invertir en salud. Diario de Cuyo, Argentina

El precio de la vivienda usada retrocede en agosto,
al contrario que la media nacional. Salamanca 24 horas, España

Image
Image

Es posible destacar la oposición expresada con al contrario con el adverbio muy (como sucede con el grado del adjetivo): muy al contrario.

El préstamo de libros de las bibliotecas públicas jamás ha perjudicado a los derechos económicos de los autores. Muy al contrario, las bibliotecas públicas son las grandes difusoras de sus obras. El País, España


POR EL CONTRARIO

Presenta un significado prácticamente idéntico al que ofrece al contrario, pero no admite complementos:

Image

Al contrario de lo que piensa mucha gente, Julia no está casada.

Image

Por el contrario de lo que piensa mucha gente, Julia no está casada.

La mayor productividad laboral se obtiene en el mes de febrero, periodo de tiempo que concentra un nivel de eficiencia del 90%. Por el contrario, agosto es el mes menos eficiente, con un 86% de eficiencia. Cinco Días, España


EN CAMBIO

Tiene también un valor de contraste marcado, pero no necesariamente de oposición en todos los casos. Compara los siguientes ejemplos y observa que solo en el primero de ellos podemos hablar de oposición (y usar al contrario / por el contrario), porque en el segundo ejemplo japonés y portugués no son “idiomas opuestos”:

Juana es muy habladora y extrovertida; su novio, en cambio, es callado y muy tímido.

Son gemelas pero muy diferentes: Lorena estudia japonés; su hermana,
en cambio, portugués.

Image

Usamos en cambio, entre comas o en posición inicial seguido de una coma, sobre todo con enunciados con verbos, pues el contraste es menor con fragmentos extensos, como los párrafos.


MIENTRAS QUE

Es también una locución conjuntiva que expresa valores similares a en cambio, aunque con un contraste menor. Observa en el ejemplo que oro y plata son simplemente metales diferentes, pero no contrarios:

El oro caía hoy a su menor nivel desde enero, mientras que la plata tocaba mínimos de cuatro años. Gestión, Perú

Image

El funcionamiento del adverbio mientras (que expresa tiempo simultáneo a otro) es diferente del de la locución mientras que (que expresa contraste):

Mientras estuve estudiando en París, iba a la biblioteca con frecuencia.

[Poner gasolina] en un 'híper' ahorra 2,6 céntimos por litro,
mientras que hacerlo en la autovía lo encarece 0,6. Europa Press, España


DE TODOS MODOS / DE TODAS FORMAS / AHORA BIEN / AUN ASÍ

Todas estas locuciones comparten la idea de que se acepta una información (extensa, incluido el párrafo), pero, como un resumen, se matiza, se apuntan limitaciones, que no contradicen la idea inicial.

Tuvo que [reparar la dirección del auto] que por un golpe quedó desalineada [...]. “De todos modos, pudimos sumar buenos puntos.” La Gaceta Deportiva, Argentina

Han conseguido trece goles en dos partidos [y es] el equipo que más tantos ha conseguido en las primeras jornadas.
Ahora bien, no es oro todo lo que reluce y hay varios aspectos [que se deben] mejorar. Fútbol Balear, España


Image

Existen expresiones fijas del idioma que incluyen conjunciones o locuciones conjuntivas. Su significado y sus usos no siempre encajan con lo que hemos explicado en esta unidad.

Por ejemplo, podemos usar
pero como un sustantivo (incluso con su plural: peros), como sinónimos de objeciones, impedimentos, problemas... (Le pedí dos días de permiso al jefe y me puso muchos peros...).

Igualmente la conjunción
y suele tomar un valor enfático, pero no de coordinación, en expresiones como: ¡Y un jamón!, ¡Y qué más!, ¡Y una mierda!..., con las que mostramos rechazo / incredulidad a una proposición o una petición que nos parece abusiva o injusta.

Asimismo poseen valor enfático, expresiones como
Ni hablar / Ni se te ocurra / Ni pensarlo / Ni lo sueñes, que aportan un rechazo, pero no necesariamente descortés.

Un valor muy gráfico se percibe también en las expresiones
Ni chicha ni limoná (limonada) o Ni fu ni fa, para indicar que algo o alguien tiene unas características poco relevantes o una personalidad poco interesante, que nos causa indiferencia.

Finalmente, es frecuente que la lengua oral incluya la conjunción disyuntiva
o + qué para reforzar una acusación / un ataque contra nuestro interlocutor: ¿Estás sordo, o qué? Te he llamado cinco veces... / ¿Estás tonto, o qué?

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO