Podemos reproducir, oralmente o por escrito, lo que ha dicho otra persona (o lo que hemos leído), o incluso lo que hemos dicho nosotros mismos con anterioridad, mediante un proceso más elaborado, que llamamos discurso indirecto (o estilo indirecto o también discurso referido), muy frecuente en todos los idiomas.

Se trata de un mecanismo lingüístico con el que
las palabras de otras personas en el pasado quedan incorporadas a nuestros enunciados actuales: El jueves pasado hablé con Alicia por teléfono y me dijo que aquel día estaba preocupada por el examen corresponde a una conversación anterior en la que Alicia afirmó: Hoy estoy preocupada por el examen.

Ese “transporte” de palabras supone los siguientes procesos gramaticales:

a) El cambio de persona gramatical: Alicia explicó su preocupación en primera persona, pero en el nuevo enunciado Alicia está ausente; no es ella la que habla.

b) El cambio del tiempo verbal: Alicia explicó su preocupación el jueves anterior, pero la expresó en presente durante la conversación telefónica; sin embargo, en el nuevo mensaje sus palabras corresponden al pasado.

c) La aparición de una fórmula de introducción de las palabras de Alicia, para diferenciar nuestro propio enunciado de sus palabras, en este caso dijo que...

d) Otros cambios, generalmente relacionados con el tiempo: la palabra hoy que dice Alicia durante la conversación telefónica no es adecuada en el momento del relato actual; hoy aparece sustituido, actualizado e “interpretado” correctamente por aquel día.

Image

Observa también que este “transporte” de palabras muestra una actitud por parte de la persona que relata. Compara los siguientes enunciados.

El otro día hablé con Alicia, que estaba preocupada por su examen.
El otro día hablé con Alicia y
me dijo que estaba preocupada por su examen.

En el primer ejemplo, la persona que habla no utiliza explícitamente el discurso referido: incorpora las palabras de Alicia a su relato; es un mensaje único.

En el segundo ejemplo, la persona que habla utiliza el discurso referido
(me dijo que): separa su mensaje del de Alicia. Marca explícitamente que hay dos informantes a la vez: la persona que habla y Alicia. Con este procedimiento, se muestra “neutral” / “objetivo” con las palabras de Alicia (simplemente las recoge y las transmite) o, en ocasiones, puede mostrar su distancia respecto a las palabras recogidas.

Marco no ha podido venir hoy a clase porque está enfermo.
Marco no ha podido venir hoy a clase porque
dice que está enfermo.

Comprueba que, ahora, en el segundo enunciado y con el uso del discurso indirecto el hablante no suscribe (o se distancia de) la información que reproduce, algo que no sucede en el primer ejemplo: en el segundo enunciado no certifica la enfermedad de Marco, solo recoge sus palabras y no asegura si la enfermedad es verdad o no.

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO