Ya conoces el funcionamiento básico de estos cuantificadores (hemos enumerado los principales en la sección de repaso de esta unidad). Señalamos a continuación particularidades de todos ellos.

TODO, TODA, TODOS, TODAS

Los usamos para referirnos al conjunto completo de unidades que están incluidas en un grupo (y por eso excluye a las que no forman parte de él). Su significado se puede matizar con adverbios como casi o prácticamente (para no incluir a algunos miembros de ese conjunto), pero también con absolutamente (para enfatizar el total del conjunto), habitualmente en posición antepuesta:

De los once concejales electos, absolutamente todos pueden aspirar a esta nominación. Crónica, Ecuador
Esto ocurre, cabe señalar, en todos,
absolutamente todos, los segmentos sociales. El Diario, Uruguay
En nuestro medio,
prácticamente todos los adolescentes tienen su propio teléfono celular. La Voz, Argentina

Image
Image

La forma todo tiene un funcionamiento similar: puede acompañar a un sustantivo (Me he leído todo el libro en dos días / He trabajado todo el día), pero también se puede presentar sin sustantivo, con un valor de neutro, y admitir complementos: He hecho todo lo que me han pedido / Sí, sí, lo he entendido todo.


MUCHO, MUCHA, MUCHOS, MUCHAS

Son cuantificadores que se refieren a un gran número de unidades de un conjunto, al tiempo que excluyen a otros. Usamos las formas en singular con sustantivos no contables (tengo mucho sueño / hace mucho frío / ha caído mucha nieve). En ocasiones, también se usan sin la presencia del sustantivo, como complemento del verbo, pero solo si el significado de ese verbo puede aportar un significado completo o se entiende por el contexto:

Image

Emily tiene mucho.

Image

Julián gana mucho.

Además de su funcionamiento habitual acompañando a un sustantivo (muchos estudiantes vienen en bicicleta a clase), podemos focalizar en ese grupo en concreto con la preposición de (+ sustantivo o un pronombre tónico).

Image
Image

Hay muchos espectadores en el partido de hoy.

Muchos de los aficionados cantan en el estadio.
Muchos de ellos cantan en el estadio.

Observa que el uso de la preposición no añade nueva información sino que únicamente concentra la atención sobre una parte (y excluye a otro grupo, el de aficionados que no canta). Igualmente se puede intensificar con el superlativo –ísimo/-a/-os/-as: muchísima gente, muchísimos coches, había mucha, mucha gente...

GRADO Y COMPARACIONES

LA MAYORÍA / LA MAYOR PARTE

En general, expresa una cantidad indeterminada de unidades en un grupo, pero que entendemos que es superior a la mitad, al 50%. En el caso de la mayor parte, que usamos con ideas que presentamos como un conjunto o con palabras no contables, la “cantidad de unidades” es una idea general, no numérica, y como en todos estos casos, imprecisa.

Se espera tiempo estable y seco con incremento de las temperaturas en la mayor parte del territorio nacional. Azteca Noticias, México

[La empresa] produce electricidad de la misma manera que
la mayor parte de la energía eléctrica que hoy se produce en el mundo: generando un vapor a alta temperatura que mueve una turbina convencional. Cinco Días, España

En contra de las predicciones se ha demostrado que la mayoría de las islas de arrecifes se han mantenido estables o han aumentado de tamaño desde mediados del siglo XX. La Vanguardia, España

Ambas formas pueden combinarse con la preposición de, en los casos en los que la referencia al conjunto es conocida: Tiene muchos árboles, la mayoría (de ellos) son manzanos.


ALGUNO, ALGUNA, ALGUNOS, ALGUNAS / ALGUIEN / ALGO

Con su significado de un número (generalmente pequeño) de unidades de un grupo, estos cuantificadores presentan algunas particularidades:

a) Como sabes, la forma masculina singular puede aparecer como algún cuando está junto a un sustantivo: ¿Me puedes recomendar algún libro de gramática? o como alguno, si no está junto al sustantivo, porque ya se ha mencionado: Me han recomendado estos libros, pero son muy caros, ¿tú tienes alguno?

Image

b) Como hemos explicado con muchos / muchas, también podemos, en este caso, enfocar el grupo que representa algunos / algunas con el uso de la preposición de, y de nuevo excluir a otros:

Image
Image

Algunos aficionados cantan en el estadio.

Algunos de los aficionados llevan la camiseta de su equipo.

En el ejemplo anterior también podemos emplear alguno con la preposición de. El significado que aporta es de una cantidad indeterminada (incluso puede referirse a una unidad) pero inferior al mencionado con anterioridad.

Aquí tenéis un álbum con los looks más atrevidos que ha lucido la cantante ¿Te atreves con alguno de ellos? El Mundo, España

Enumeró los problemas y dijo que
alguno de ellos hacía años no pasaban.180, Uruguay

Image

En enunciados negativos, el cuantificador alguno / alguna –cuando está situado después del sustantivo– toma el significado de ninguno / ninguna, especialmente en registros escritos o formales.

Las playas mexicanas cuentan con una calidad de nivel mundial, esto quiere decir que se pueden visitar sin problema alguno ya que no representan ningún riesgo sanitario. El Golfo, México

[La tuneladora] trabajará a unos seis o siete metros de profundidad y no tendrá incidencia
alguna para los vecinos de la zona. El Comercio, España

c) Además de los mencionados alguno, alguna, algunos y algunas, también forman parte de este grupo dos palabras más: alguien y algo.

-
alguien se refiere siempre a personas, para indicar generalización o que se ignora el sustantivo. Lógicamente, y puesto que se desconoce el sustantivo, alguien se puede referir a una o a más personas. También por esa razón no se emplea acompañado directamente de sustantivos, pero sí mediante la preposición de, que suele mostrar el grupo del que esa(s) persona(s) forma(n) parte.

HORÓSCOPO TAURO: Alguien de tu entorno profesional te va a pedir un préstamo. Diario Extra, Costa Rica

Con este valor, en ocasiones alguien puede sustituir a alguno/a de nosotros/as, de vosotros/as, de ellos/as o de ustedes.

Image

- algo tiene un funcionamiento y significado similar a alguien, pero se refiere exclusivamente a cosas que presentamos como indeterminadas: ¿Quieres tomar algo? ¿Café, té...?; ¿Tienen algo para limpiar manchas de una alfombra?

Puede combinarse con la preposición de y sustantivos no contables, aunque en muchas ocasiones el significado básico es el de un poco:

Un miércoles con algo de sol y una máxima de 29º. La República, Argentina

Es una de las sensaciones de este inicio de campeonato, y lo sería más si hubiera tenido
algo de fortuna. Motor, España

Image
Image

Observa los ejemplos anteriores y comprueba que la utilización de algo + de se asocia con sustantivos no contables. Para los sustantivos contables usamos alguno (algún), alguna, algunos, algunas:

Image

¿Queda algo de pan para hacer un bocadillo?

Image

¿Queda algo de manzanas para el postre?

Image

Las formas algún / alguno / alguna + que + otro / otra indican un número indeterminado de unidades pero subrayan que el hablante considera, de forma subjetiva, que esa cantidad es pequeña.

Ambos pretendientes tenían muchos puntos a favor, y alguno que otro en contra, y eso les hacía estar igualados en estos últimos días. El Mundo, España

La actriz [...] ha contado que, aunque durante el embarazo ha intentado cuidarse bastante, se ha dado
algún que otro capricho. Antena 3 Noticias, España


NINGUNO, NINGUNA. NADA / NADIE

La expresión de cantidad cero, es decir referida a ideas contables, se formula con ningún / ninguno y ninguna. Precisamente por ese valor de cero, casi no se emplean las formas de plural; solo se usan con palabras que tienen forma plural (gafas, pantalones, prismáticos...).

Las particularidades de estas formas son las siguientes:

a) Para el masculino singular existen dos formas: ningún (junto a un sustantivo: Es muy puntual: ningún día ha llegado tarde) y ninguno (sin presencia del sustantivo, aunque sí en el contexto: Hay dos ordenadores, pero ninguno funciona).

b) Estos cuantificadores se pueden combinar con la preposición de para subrayar el conjunto del que hablamos; no se aporta una información nueva sino que simplemente se enfoca sobre el grupo o un subgrupo: En ninguno de los diccionarios [que he consultado] sale esa palabra.

Image

c) Podemos matizar que la cantidad no es cero con algunas palabras como casi o prácticamente: Casi ningún estudiante supo la respuesta; Prácticamente ninguna de las faldas está de rebajas, solo las de la temporada pasada. El hablante expresa que existen algunas unidades, pero que el número es insignificante.

d) Hemos visto la existencia de cuantificadores “especializados”, como alguien y algo. También ahora disponemos de las formas nadie (para personas exclusivamente) y nada (para cosas): Nadie supo la respuesta correcta, Nada hay mejor para aliviar el resfriado que un vaso de leche caliente.

Image

Nadie y nada se pueden combinar con la preposición de para recibir un complemento:

Nadie de los presentes preguntó al conferenciante.
Nada de lo que dices es verdad.

Sin embargo, por lo general preferimos las formas ningún, ninguna, pues algunas combinaciones con nadie resultan infrecuentes y anómalas en español:

Image

Nadie de los estudiantes supo la respuesta.

En el caso de nada, la combinación es con sustantivos no contables, y se reserva ningún y ninguna para sustantivos contables:

Image

No queda nada de leche. Hay que ir al supermercado esta tarde.

Image

No queda ninguna de leche. Hay que ir al supermercado esta tarde.

Image

Ninguno de los programas de este ordenador sirve para estos cálculos.

Image

Nada de los programas de este ordenador sirve para estos cálculos.

e) Todos estos cuantificadores aportan un significado de negación, es decir, convierten la frase en un enunciado negativo, pero únicamente cuando se sitúan antes del verbo. Si se sitúan después del verbo, es necesario incluir una forma de negación antes del verbo:

Ninguno de nosotros tiene carné de conducir.
Nadie supo la respuesta.
Nada es igual que antes

No he comido nada.
No supo la respuesta nadie.
No hay nada igual que antes.

Image
Image
Image

e) Esta serie de cuantificadores se amplía con los específicos para expresar tiempo: nunca o jamás. El funcionamiento de estos cuantificadores es similar a lo que hemos explicado en este apartado, aunque tienen sus propias particularidades.


EJERCICIO TRES

Relaciona los enunciados de las dos columnas y completa los huecos usando alguno, alguna (en singular o en plural) algún, algo u otros cuantificadores indefinidos.

No sé qué podría cocinar mañana para el almuerzo.
¿ sugerencia? Hoy no tengo mucha imaginación.

a) problema... Para ahí, en esa gasolinera,
y preguntamos a la gente.

Mi novio es inglés, pero hablamos en español siempre... Sin embargo, veces creo que no me entiende lo que le digo.

b) No exageres, sí que había , estábamos el cura, los tíos del novio y yo.

Me parece que hemos pinchado… ¿ de vosotros sabe cómo cambiar una rueda?

c) No lo creo. En realidad, a casi sin familia le hace falta realmente un coche. Podemos usar la bici o el transporte público.

Fui el primero en llegar a la iglesia. Cuando llegué no había .

d) No te creas de lo que dicen ahí, seguro que es una noticia falsa de Internet... Todo es mentira.

Deberías sacarte el carnet de conducir. día te hará falta.

e) No te preocupes por eso, hija. Tu padre y yo somos los dos del mismo pueblo, y muchas veces le digo y me entiende al revés…

falla en este mapa del GPS. Hace veinte minutos estábamos en Madrid. Es imposible que estemos tan cerca de La Habana.

f) Ya hace días que no comemos pescado. ¿Qué te parece si preparamos salmón?

¿Has visto? Aquí dice que ha robado La Venus del espejo del Museo del Louvre.

g) Yo he ayudado vez a mi padre a cambiarla, pero no soy experto.

PARA APRENDER MÁS...

El ejercicio no es complejo, pero en algunos casos admite varias soluciones, como verás. Observa también que, por ejemplo, en el ejercicio 3, la forma ningún es redundante, porque no es necesaria. Es similar a lo que ocurre en el ejercicio 7 (aunque la preposición de exige la inclusión de un cuantificador). Por otra parte, puedes comprobar la indeterminación de alguien en el ejemplo 7 (se puede mantener la impersonalidad poniendo el verbo en plural: Aquí dice que han robado...).

- No sé qué podría cocinar mañana para el almuerzo. ¿Alguna sugerencia? Hoy no tengo mucha imaginación.
- Ya hace algunos / bastantes / muchos días que no comemos pescado. ¿Qué te parece si preparamos salmón?

- Mi novio es inglés, pero hablamos en español siempre... Sin embargo, muchas / algunas / bastantes veces creo que no me entiende lo que le digo.
- No te preocupes por eso, hija. Tu padre y yo somos los dos del mismo pueblo, y muchas veces le digo algo y me entiende al revés…

- Me parece que hemos pinchado… ¿Alguno / Alguien de vosotros sabe cómo cambiar una rueda?
- Yo he ayudado alguna vez a mi padre a cambiarla, pero no soy ningún experto.

- Fui el primero en llegar a la iglesia. Cuando llegué no había nadie.
- No exageres, sí que había alguien, estábamos el cura, los tíos del novio y yo.

- Deberías sacarte el carnet de conducir. Algún día te hará falta.
- No lo creo. En realidad, a casi nadie sin familia le hace falta realmente un coche. Podemos usar la bici o el transporte público.

- Algo falla en este mapa del GPS. Hace veinte minutos estábamos en Madrid. Es imposible que estemos tan cerca de La Habana.
- Ningún problema... Para ahí, en esa gasolinera, y preguntamos a la gente.

- ¿Has visto? Aquí dice que alguien ha robado La Venus del espejo del Museo del Louvre.
- No te creas nada de lo que dicen ahí, seguro que es una noticia falsa de Internet... Todo es mentira.

Image

EJERCICIO CUATRO

Hoy, Sonia Miranda se ha equivocado de gafas, y por eso algunas de sus afirmaciones son exactamente lo contrario de la realidad. Reescribe esos enunciados de forma adecuada (quizá también tienes que cambiar algunos verbos u otras palabras o formas) para conseguir el significado realmente opuesto. Sonia te lo agradecerá.

Image

0. Contesté todas las preguntas del examen, pero algunas están mal.
No contesté
casi ninguna pregunta, pero muchas / la mayoría de las que contesté están bien.

1. Se lo ha comido todo.


2. En la reunión estaban todos.


3. A casi todos les gustó el concierto de
Los Toreros rockeros.


4. Ana tenía muchísimo sueño porque no había dormido nada la noche anterior.


5. Casi todas las mañanas voy a correr al parque, aunque alguna vez voy por la tarde.

PARA APRENDER MÁS...

El ejercicio exige concentración porque los cambios pueden ser complejos. Debes pensar en el enunciado en su totalidad, no solo en cambiar cuantificadores. Lee con atención los comentarios de los ejercicios.

1. Se lo ha comido todo.
No ha comido nada.
Los cambios afectan aquí no solo a todo / nada y a la presencia de la negación, sino también a los pronombres. En su forma negativa, la comida consumida es cero, y eso excluye la presencia de los pronombres. Puedes preservar los pronombres si omites el cuantificador nada: No se lo ha comido, pero en ningún caso No se lo ha comido nada.

2.
En la reunión estaban todos.
En la reunión no había nadie.
En el orden en que se presenta la frase, esta es la solución más adecuada. El verbo
estar con el sujeto después del verbo sugiere la presencia, y ese significado no se puede transferir cuando no hay nadie presente; la mejor solución es, precisamente, el verbo haber. El enunciado puede ser diferente si se presenta con otro orden: Todos estaban en la reunión, que propone el significado implícito de que nadie estaba en su mesa de trabajo, por ejemplo. En ese caso sí que podemos transferir Nadie estaba en la reunión (y lo que significa que todos estaban, por ejemplo, en la cafetería).

3.
A casi todos les gustó el concierto de Los Toreros rockeros.
A casi nadie le gustó el concierto de Los Toreros rockeros.
Además del cambio del cuantificador, es necesario cambiar el pronombre les > le para mantener la concordancia.

4. Ana tenía muchísimo sueño porque no había dormido nada la noche anterior.
Ana no tenía nada de sueño porque había dormido mucho / muchísimo la noche anterior.
Repasa los contenidos de la unidad: en primer lugar la combinación con preposición
nada de sueño, que empleamos con sustantivos incontables como es el caso de sueño. Para el segundo cambio, nada no puede conmutarse por todo (no podemos decir había dormido todo): el término más apropiado es mucho, o, mejor, muchísimo.

5.
Casi todas las mañanas voy a correr al parque, aunque alguna vez voy por la tarde.
Casi ninguna mañana / Raramente voy a correr al parque, porque casi siempre / la mayoría de las veces voy por la tarde.
Empleamos ninguna (ninguna mañana) porque la forma en plural ningunas la reservamos para palabras con forma plural. Podemos también reescribir esta frase como Casi nunca voy a correr al parque por las mañanas. La segunda parte del enunciado, en singular (no algunas veces) transmite la idea de una cantidad menor que algunas veces; por esa razón, la forma opuesta debe subrayar la idea de un número importante.

Image
© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO