El funcionamiento que hemos descrito para el uso del subjuntivo es similar cuando usamos aunque o a pesar de que, pero estas palabras presentan algunas particularidades que explicamos a continuación.

En general, cuando nos referimos al futuro o a situaciones no
identificadas, solemos usar el modo subjuntivo:

Aunque mañana llueva, saldré a correr por el parque.
No sé si mañana va a llover o no…

Si nos referimos a acciones o situaciones del pasado, y por ello conocidas e identificadas, usamos el modo indicativo:

Aunque ayer llovía mucho, salí a correr por el parque.

No obstante, si la acción / situación del futuro sí está identificada, podemos usar el indicativo o el subjuntivo, y la elección responde a la intención de la persona que habla, como explicamos abajo. Observa, por el momento, el siguiente ejemplo:

Aunque mañana va a llover / lloverá mucho, saldré a correr por el parque.
Aunque mañana vaya a llover / llueva mucho, saldré a correr por el parque.
En los dos enunciados sé que va a llover, porque lo he oído en las noticias: es una situación futura identificada.

Observa ahora las siguiente imágenes sobre un hecho simultáneo al momento de hablar:

Image
Image

Aunque engorda un poco, nos encanta...

Aunque engorde un poco, nos encanta...

Como hemos visto en ejemplos anteriores, el uso del indicativo subraya la afirmación, y la presenta como una información nueva e importante. El subjuntivo, en cambio, la presenta como conocida y compartida y por eso con menor relevancia.

En la fotografía de la izquierda, la persona que habla subraya la importancia del verbo
engordar en el enunciado con aunque porque usa el indicativo. En la fotografía de la derecha, en cambio, el subjuntivo del verbo engordar señala que esa información es conocida, pero sobre todo que no la considera relevante.

La elección entre indicativo y subjuntivo expresa la diferente
intención del hablante, es decir, cómo desea enfocar y transmitir la información. Observa que este planteamiento es el mismo para la persona del ejemplo anterior: también puede elegir entre indicativo o subjuntivo.


EJERCICIO DOCE

Lee los siguientes enunciados y decide cuál de las dos opciones expresa mejor la intención del hablante. No olvides consultar las soluciones para revisar las diferencias (muy pequeñas) entre los dos enunciados. Y recuerda que las dos posibilidades que te ofrecemos son correctas.

Yo quiero que ganen la Copa, lo demás no me importa.
Aunque no jueguen demasiado bien, casi siempre ganan.
Aunque no juegan muy bien, casi siempre ganan.

1. A veces no entiendo todas sus explicaciones.
Sí, sí, el profesor explica muy bien, aunque hable muy deprisa.
Sí, sí, el profesor explica muy bien, aunque habla muy deprisa.

2. Posiblemente sí lo voy comprar, pero aún puedo cambiar de opinión.
Creo que lo voy a comprar, aunque es un poco caro.
Creo que lo voy a comprar, aunque sea un poco caro.

3. No es seguro si esta persona se ha apuntado o no a un gimnasio.
Aunque vayas todos los días al gimnasio, no adelgazarás si comes tanto.
Aunque vas todos los días al gimnasio, no adelgazarás si comes tanto.

Image

4. He leído las críticas en algunas revistas de música.
A pesar de lo que digan, a mí las canciones de Leidi Yaya me gustan.
A pesar de lo que dicen, a mí las canciones de Leidi Yaya me gustan.

5. Esta persona está pensando en algún modelo concreto de automóvil.
Aunque a algunos los llaman ecológicos, todos los coches contaminan.
Aunque a algunos los llamen ecológicos, todos los coches contaminan.

PARA APRENDER MÁS...

Como sabes, las diferencias ahora son pequeñas: casi todos los ejemplos se centran en la intención del hablante; las excepciones son los ejercicios que tienen proyección de futuro, se refieren a una realidad que se desconoce en el momento de hablar: son realidades no identificadas. Sobre este asunto trata el siguiente apartado. Abajo, puedes encontrar algunas explicaciones adicionales.

1. A veces no entiendo todas sus explicaciones.
Sí, sí, el profesor explica muy bien, aunque hable muy deprisa.
Sí, sí, el profesor explica muy bien, aunque habla muy deprisa.

2. Posiblemente sí lo voy comprar, pero aún puedo cambiar de opinión.
Creo que lo voy a comprar, aunque es un poco caro.
Creo que lo voy a comprar, aunque sea un poco caro.

3. No es seguro si esta persona se ha apuntado o no a un gimnasio.
Aunque vayas todos los días al gimnasio, no adelgazarás si comes tanto.
Aunque vas todos los días al gimnasio, no adelgazarás si comes tanto.

Image

4. He leído las críticas en algunas revistas de música.
A pesar de lo que digan, a mí las canciones de Leidi Yaya me gustan.
A pesar de lo que dicen, a mí las canciones de Leidi Yaya me gustan.

5. Esta persona está pensando en algún modelo concreto de automóvil.
Aunque a algunos los llaman ecológicos, todos los coches contaminan.
Aunque a algunos los llamen ecológicos, todos los coches contaminan.

La elección del indicativo supone que el hablante considera como “importante” esa información. Así, por ejemplo, en el ejercicio 1, el estudiante manifiesta que el profesor habla muy deprisa, y de ahí se deduce que esa rapidez es la responsable de que a veces no entienda las explicaciones... La elección del subjuntivo en ese mismo ejercicio significaría que la rapidez con la que habla el profesor es un hecho conocido y que, además, no se considera un problema para entender al profesor. Este planteamiento es similar para los ejercicios 2, 4 y 5. En el ejercicio 3, en cambio, el significado de aunque se proyecta hacia al futuro cuando lo usamos con subjuntivo.

© 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO