El pretérito perfecto compuesto (en muchos libros se llama solo pretérito perfecto) es, como indica su nombre, un tiempo compuesto: se forma con el presente de indicativo del verbo haber (que es el verbo auxiliar de todos los tiempos compuestos y que no lo usamos solo porque no tiene significado) y el participio del verbo que aporta el significado.

VERBO HABER
FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO

am-ar

com-er

viv-ir

yo

él / ella / usted
nosotros / nosotras
vosotros / vosotras
ellos / ellas / ustedes

he am-ado
has am-ado
ha am-ado
hemos am-ado
habéis am-ado
han am-ado

he com-ido
has com-ido
ha com-ido
hemos com-ido
habéis com-ido
han com-ido

he viv-ido
has viv-ido
ha viv-ido
hemos viv-ido
habéis viv-ido
han viv-ido

Como puedes ver, para formar los participios hay que combinar la raíz del verbo con –ado (para los verbos de la primera conjugación) e –ido (para los de la segunda y la tercera). Cuando los participios están con el verbo auxiliar haber no cambian.

Cuando aparecen con otros verbos o sin otros verbos, pueden estar en singular o en plural o en masculino o en femenino.

Manolo, las camisas están manchadas y arrugadas. ¡No las has lavado ni las has planchado...!
Ofertas increíbles en la sección de electrónica: ordenadores y teléfonos móviles
rebajados al 50%.

Image
Image

EJERCICIO UNO

Completa los siguientes enunciados con las personas correspondientes del pretérito perfecto.

- Buenas, tardes, ¿puedo hablar con el señor Serrano?
-
Lo siento, ha salido (0). ¿Le puedo dar algún recado?

- ¿Dónde (1)?
-
Juana y yo en un restaurante chino aquí cerca. Carlos, no sé.

-
¿Qué (2)?
-
Un accidente, entre el coche rojo y el autobús. Pero nada grave.

-
¿Es bueno el libro?
-
No lo sé, solo (3) las diez primeras páginas.

-
Si desea información, pulse 1. Si quiere hablar con un empleado, pulse 2.
-
#2.
-
(4) #2. Si es correcto, pulse #1.

-
¿Han ganado?
-
No, no, (5), 1 a 3.

-
Chicos. Son las 12. La clase (6). Hasta mañana...
-
Hasta mañana...

-
Son 14,50, por favor.
-
Oiga, posiblemente es la cuenta de otra mesa, yo ya (7). Aquí está el comprobante.

Image

- Hola, llamo para cambiar la hora de la visita con la doctora Santana.
-
Disculpe, pero creo que se (8) de número. Esto no es una consulta médica, es un taller de motos.

-
Calla, calla, que ya (9) la película...
-
¿Cómo? El horario dice que empieza a las 18.50 y son menos cuarto aún.

-
Hoy tú eres mi invitada. Cocino yo... Adivina qué (10) para cenar...
-
No sé, huele a lasaña.. ¡quemada!.

PARA APRENDER MÁS...

El ejercicio te sirve para repasar la conjugación del pretérito perfecto compuesto, pero si prestas atención también puedes tener una aproximación a su significado: puedes comprobar que en todos los casos las ideas que se observan son las de proximidad o de actualidad con el momento presente.

- ¿Dónde habéis comido / cenado (1)?
-
Juana y yo en un restaurante chino aquí cerca. Carlos, no sé.

-
¿Qué ha pasado / ha ocurrido / ha sucedido (2)?
-
Un accidente, entre el coche rojo y el autobús. Pero nada grave.

-
¿Es bueno el libro?
-
No lo sé, solo he leído (3) las diez primeras páginas.

-
Si desea información, pulse 1. Si quiere hablar con un empleado, pulse 2.
-
#2.
-
Ha pulsado (4) #2. Si es correcto, pulse #1.

-
¿Han ganado?
-
No, no, han perdido (5), 1 a 3.

Image

- Chicos. Son las 12. La clase ha acabado / ha terminado / ha finalizado (6). Hasta mañana...
-
Hasta mañana...

-
Son 14,50, por favor.
-
Oiga, posiblemente es la cuenta de otra mesa, yo ya he pagado (7). Aquí está el comprobante.

-
Hola, llamo para cambiar la hora de la visita con la doctora Santana.
-
Disculpe, pero creo que se ha equivocado (8) de número. Esto no es una consulta médica, es un taller de motos.

-
Calla, calla, que ya ha empezado (9) la película...
-
¿Cómo? El horario dice que empieza a las 18.50 y son menos cuarto aún.

-
Hoy tú eres mi invitada. Cocino yo... Adivina qué he preparado / he cocinado (10) para cenar...
-
No sé, huele a lasaña... ¡quemada!


Image

La pronunciación de los participios regulares es muy relajada: en las formas masculinas generalmente no se pronuncia la –d–, en especial en los verbos que acaban en –ar (acabado > acabao, cantar > cantao...).

Eso mismo sucede con los verbos en –er e –ir, pero en estos casos solo cuando la conversación es informal (comido > comío, dormido > dormío). A veces esa –o final se parece al sonido de –u.

Las formas femeninas suelen conservar todos sus sonidos, aunque en algunas zonas (por ejemplo, en el sur de España) algunos hablantes pueden suprimir toda la sílaba final (–
da): la camisa está planchá (planchada).

Image
Image

Todo ello sucede en la lengua hablada. En la lengua escrita se mantienen todas las letras, con excepciones como las de las imágenes, que imitan el lenguaje oral.

© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO