Como hemos visto, usamos la negación para expresar que una acción, una situación o un estado no sucede o no existe. Pero también podemos usar la negación para contestar preguntas, para mostrar desconocimiento o para rechazar una afirmación o una petición.

- Perdona, ¿tienes hora?
- No, lo siento, no tengo.

- ¿Sabes qué significa esta palabra?
- No, la verdad es que no.

- ¿Te quieres casar conmigo?
- ¿Contigo? ¿Yo? No. ¿Crees que estoy loca?

Image
INTERROGATIVOS
Image

En español es frecuente repetir dos, tres o más veces el adverbio no, a veces con otras formas de negación (no, no, qué va... / no, no, para nada..., y también otras combinaciones).

La respuesta con un solo adverbio (
no) muestra que la persona que responde no desea continuar la conversación:

- ¿Estás bien?
- No, la verdad es que no, no mucho.
- ¿Qué te pasa?...

-Estás bien?
- No.
- ¿Estás enfadado conmigo?

Lo mismo que hemos dicho para la negación sucede con la afirmación: solemos repetir varias fórmulas de afirmación para mostrar amabilidad y cooperación en la conversación: Sí, sí, muy bien, gracias.

© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO