Llamamos apreciativos a un grupo limitado de terminaciones de palabras (principalmente sustantivos y adjetivos, pero también adverbios, sobre todo en muchos países latinoamericanos) con las que expresamos una valoración de las personas o las cosas.

Estas terminaciones suelen variar por zonas geográficas, aunque no cambia el significado de valoración que aportan. Los más frecuentes son –
ito/a, (mamita, poquito, ahorita...), –illo/a (durilla, poquillo...) , –ín/a (chiquitín/a, poquitín...), –ico/a (pequeñico/a, ratico, poquico...). También forman parte de este grupo terminaciones como –ón/a (cabezón/a, peliculón), –ote/a (muchachote, grandote/a...), –azo/a (fiestaza, cochazo, golazo, partidazo...). En el español hablado en el Caribe se combinan apreciativos como –tico/a (chiquitico, busetica...).

Image

En algunos casos estas terminaciones expresan objetos o realidades diferentes (y en general aparecen todas como palabras diferentes en los diccionarios). Esos usos no aportan valoración, y por esa razón no podemos considerar esas terminaciones como apreciativos. Busca en tu diccionario ejemplos como carta / cartilla, espina / espinilla, gato / gatillo, tres / tresillo, etc.

Image
Image
Image

zapato

zapatilla

zapatilla (de deporte)

Image
Image
Image

mesa

mesita (de centro / auxiliar)

mesilla de noche

En general, cuando usamos estas terminaciones no expresamos el tamaño de las personas o de las cosas. En esos casos solemos incluir algún cambio al principio de la palabra: minifalda, microbús, supermercado, macrodiscoteca, etc.

Image
Image

Ayer, una cenita estupenda con los amigos…,

pero esta semana, a dieta: solo verduritas.

La persona que explica esto ofrece una información emotiva, que la cena fue muy agradable, que tal vez fue excesiva y que está animada para recuperar su peso, porque se refiere a las verduras como algo especial: verduritas. Es decir, se plantea como un enunciado subjetivo, afectivo (positivo o negativo) que va más allá de lo simplemente informativo.

El significado concreto de estas terminaciones apreciativas depende de cada una de las situaciones en que se produce, por eso no es posible establecer un valor único.

Image

Image

Estas terminaciones apreciativas son muy abundantes en el español. Y así, por ejemplo, puedes oír con frecuencia estas terminaciones asociadas con nombres de persona, generalmente de niños (pero no siempre), pero se subraya mucho más el valor afectivo que el “tamaño”, o la corta edad: Juanito, Manolito, Paquita, Lolita, Anita, etcétera.

Sin embargo, en el español de América resultan mucho más frecuentes, en ocasiones porque se usan también con los adverbios, una característica que no es frecuente en el español hablado en España: lueguito, ahorita..., o incluso con otros tipos de palabras.

Image

EJERCICIO CUATRO

Los siguientes enunciados contienen algún apreciativo. Señala la idea que mejor representa el uso del apreciativo: CORTESÍA O AMABILIDAD / MODESTIA / AFECTIVIDAD / IRONÍA. Consulta las soluciones para tener algunas informaciones adicionales.

0. El domingo, fuimos con los amigos al puerto a comer una paellita...
¡Ah, y unas gambitas…! ¡qué gambitas!
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA
La paella y las gambas no eran pequeñas, sino que estaban muy buenas.

1. He visto a tu marido hoy en el metro... Está más gordito, ¿verdad?
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

2. Si me disculpa un segundito, que estoy con otro cliente, enseguida puedo atenderla.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

3. ¿El señor Ruiz? Un momentito, que ahora le paso.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

4. Uf, qué trabajitos me manda el jefe... Piensa que soy una máquina.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

5. Son las once, ¿vamos a tomar un cafetito?
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

6. Ricardo, hijo, dame la manita, que vamos a cruzar la calle.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

7. No te preocupes, yo también acabo de llegar... Ahora mismito, no hace ni un minuto.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

8. ¿Quiere eliminar esos kilitos de más? En el Gimnasio Anastasio le ayudamos a conseguirlo.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

9. Como te vas de la empresa, te hemos comprado un regalito. Un detallito de nada... Así tienes un recuerdo de nosotras.
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

10. A ver... Una cosita... Lo que yo quiero decir es que...
  CORTESÍA O AMABILIDAD /   MODESTIA /   AFECTIVIDAD /   IRONÍA

PARA APRENDER MÁS...

Los apreciativos muestran especialmente afectividad: nuestra relación afectiva con las cosas o con las personas. Sin embargo, en el ejercicio hemos insistido en muestras que subrayan la cortesía, porque los apreciativos tienen también un papel social importante.

1. He visto a tu marido hoy en el metro... Está más gordito, ¿verdad?
  CORTESÍA O AMABILIDAD - La persona usa el apreciativo para no ofender con su información sobre el peso.

2.
Si me disculpa un segundito, que estoy con otro cliente, enseguida puedo atenderla.
  CORTESÍA O AMABILIDAD - Obviamente el tiempo de espera va a ser mayor que un segundo. El hablante solicita paciencia a la persona que espera.

3.
¿El señor Ruiz? Un momentito, que ahora le paso.
  CORTESÍA O AMABILIDAD - Muy similar al ejercicio anterior. Lo proponemos como repaso, porque es un uso muy frecuente en situaciones como estas.

4.
Uf, qué trabajitos me manda el jefe... Piensa que soy una máquina.
  IRONÍA - En este caso no hay valoración positiva: el hablante expresa su queja con el apreciativo. Sin él, su enunciado pierde parte de su valor de queja, y queda como una simple información.

5.
Son las once, ¿vamos a tomar un cafetito?
  AFECTIVIDAD - La invitación es más que simplemente tomar un café: el hablante está proponiendo un rato de descanso, quizá una conversación agradable, sin problemas...

Image

6. Ricardo, hijo, dame la manita que vamos a cruzar la calle.
  AFECTIVIDAD - Es muy frecuente cuando hablamos con niños, pero, como sabes, no nos referimos al tamaño de la mano, aunque realmente es pequeña.

7.
No te preocupes, yo también acabo de llegar... Ahora mismito, no hace ni un minuto.
  CORTESÍA O AMABILIDAD - El hablante enfatiza el hecho de que su interlocutor no debe preocuparse. Sin el apreciativo, su enunciado es mucho menos amable.

8.
¿Quiere eliminar esos kilitos de más? En el Gimnasio Anastasio le ayudamos a conseguirlo.
  CORTESÍA O AMABILIDAD - Como en el ejercicio 1, tampoco en este caso se quiere ofender a las personas que oyen este anuncio, aunque un kilito pesa lo mismo que un kilo.

9.
Como te vas de la empresa, te hemos comprado un regalito. Un detallito de nada... Así tienes un recuerdo de nosotras.
  MODESTIA - Las personas que ofrecen el regalo no quieren dar mucha importancia a su acto, que es muy amable. Este rasgo de modestia es muy habitual entre los hispanohablantes.

10.
A ver... Una cosita... Lo que yo quiero decir es que...
  CORTESÍA O AMABILIDAD - Esta forma de apreciativo se emplea mucho para intervenir en conversaciones donde es difícil participar. Quizá te puede ser útil a ti también...

© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO