A) TODO / TODA / TODOS / TODAS
B) MUCHO / MUCHA / MUCHOS / MUCHAS
C) LA MAYORÍA / LA MAYOR PARTE
D) ALGUNO / ALGUNA / ALGUNOS / ALGUNAS
E) NINGUNO / NINGUNA

Presentamos a continuación una serie de palabras (los cuantificadores) que expresan un número no concreto. También presentamos explicaciones sobre cuándo esas palabras nos sirven para referirnos al tiempo. Observa esta fotografía con atención.

Image

A) TODO, TODA, TODOS, TODAS

En la fotografía hay dieciocho personas. Si queremos ofrecer informaciones sobre esas dieciocho personas sin citar su número (porque no es necesario, porque quizá en otras ocasiones no conocemos el número exacto, etc.), podemos usar el adjetivo todo / toda / todos / todas.

En la fotografía, todos están sonriendo.

Además, podemos precisar qué unidades estamos señalando, y en este caso se debe mantener la concordancia e incluir el artículo determinado:

Todas las personas de la fotografía están sonriendo.

Aunque expresamos una idea de conjunto completo, podemos usar la forma en singular para referirnos a una idea de conjunto o el total de una sola cosa:

Está todo preparado: las maletas, el pasaporte, los billetes de avión...
Me duele
todo el cuerpo.

Image

Para expresar que no nos referimos a todos (por ejemplo, no a las dieciocho personas de la fotografía sino a dieciséis o diecisiete) podemos poner antes el adverbio casi:

Casi todas las personas de la fotografía son adultos. (hay dos niños)
Está
casi todo preparado: las maletas, el pasaporte, los billetes de avión... Falta cambiar los dólares.

Image

Además del artículo determinado (los, las), podemos incluir posesivos o demostrativos para matizar la información sobre esas unidades:

Todos mis amigos viven aquí.
Todas esas personas quieren comprar una entrada para el concierto.

Y podemos nuevamente matizar esa información con el adverbio casi:

Casi todos mis amigos viven aquí.

Todo, toda, todos, todas nos sirven también para referirnos a palabras relacionadas con el tiempo. En este caso, las unidades son palabras que expresan tiempo, concreto o general. Con estas palabras destacamos la duración o la repetición de acciones, es decir, la frecuencia. También se pueden matizar con el adverbio casi:

He vivido aquí [casi] toda mi vida.
Trabajo
[casi] todas las mañanas en una tienda. Los lunes y los sábados trabajo por la tarde.
[Casi] todos los jueves voy al gimnasio.

No obstante, el español tiene una palabra específica para hablar del tiempo: es la palabra siempre, que también puede aparecer con el adverbio casi:

El kung-fu es un deporte muy completo y siempre hay algo que aprender. Diario Vasco, España
Casi siempre existe un email de contacto en los perfiles de las cuentas. La Jornada, México

Image

B) MUCHO, MUCHA, MUCHOS, MUCHAS

Si no hablamos de las dieciocho personas de la fotografía sino de un número importante de ellas, además de casi podemos emplear otras palabras. No hay diferencias entre ellas (tampoco con las siguientes), la elección es subjetiva: depende de la perspectiva de la persona que habla. Unas personas pueden pensar que son muchas, otras personas que son la mayor parte / la mayoría... o bien otras combinaciones lógicas que presentamos después en esta unidad.

Image

La primera de esas palabras que presentamos es mucho, mucha, muchos, muchas, que tampoco expresa cantidades concretas. Así podemos decir que muchas personas de la fotografía son jóvenes. Como sucede con la serie anterior, el uso más frecuente es plural porque su significado es siempre “más de uno”.

Sin embargo, podemos usar
mucho, mucha con sustantivos no contables (tiene mucha sed, hace mucho calor) o cuando nos referimos a un conjunto o una idea general (Está gordo porque come mucho / Gana mucho dinero, sí, pero trabaja mucho), o simplemente porque no es necesario concretar, contar: Las tortugas viven mucho > muchos años.


Image

Repasa los ejemplos: cuando nos referimos a unidades contables se mantiene la concordancia de género y de número; cuando nos referimos a palabras no contables (que expresamos en singular) la concordancia solo es de género; y cuando no aparece el sustantivo, se usa únicamente la forma mucho.

Estas formas de concordancia se mantienen cuando expresamos un grado superlativo: hace muchísimo calor, hay muchísimas personas, trabaja muchísimo. Recuerda también que usamos mucho, mucha, muchos, muchas con sustantivos: si usamos adjetivos o adverbios no hablamos de cantidad sino de intensidad y en esos casos usamos muy (muy alto, muy simpáticas, muy bien, muy mal, muy tarde).

ADJETIVOS: GRADO - SUPERLATIVO
Image

También solemos enfatizar estas formas con algunos gestos. Para las unidades contables (especialmente personas) juntamos los dedos (como en la imagen de abajo, a la izquierda) y, en ocasiones, los abrimos y cerramos dos o tres veces. Para indicar palabras no contables, solemos mover la mano como la imagen de la derecha.

Image
Image

C) LA MAYORÍA / LA MAYOR PARTE

También expresan una cantidad indeterminada pero superior (o muy superior) al 50% (que es la información que el hablante quiere subrayar): la mayoría de las personas de la foto son adultos (solo hay dos niños).

Image

Usamos la mayoría con sustantivos contables y la mayor parte para sustantivos no contables o que presentamos como conjunto Trabaja mucho: la mayor parte del día está en la oficina).

A diferencia de los cuantificadores anteriores, la mayoría / la mayor parte presentan algunas particularidades de concordancia:

a) Si conocemos a qué sustantivo se refiere, podemos usar la mayoría / la mayor parte; si presentamos ese sustantivo por primera vez debemos incluir la preposición de:

Tiene muchos libros, la mayoría en inglés. También la mayoría de discos son en inglés.
Tiene mucho dinero,
la mayor parte [de él] procede de negocios de compra-venta de casas.

b) La mayoría / la mayor parte no presentan variación de género y número.


c) La concordancia con el verbo se realiza preferentemente en plural (aunque en algunos casos quizá puedes leer o escuchar alguna concordancia en singular, en especial si el verbo se sitúa a continuación).

La mayoría de los estudiantes de mi clase son asiáticos. La mayoría hablan / habla inglés.

CONCORDANCIA

Image

En ocasiones te puede ser más fácil imaginar y recordar una fórmula como la mitad / la mitad de... / más de la mitad de..., o también buena parte... / una buena parte... / gran parte de... , una gran parte de..., o una pequeña parte de...

Más de la mitad de las personas de la fotografía son jóvenes.


EJERCICIO DOS

Escribe estos enunciados usando los cuantificadores que ya conoces. En algunos ejemplos, puede haber varias soluciones, que dependen de cómo ves tú la realidad y de cómo quieres presentar la información. Recuerda siempre consultar las soluciones...

Los españoles tienen, en sus documentos (pasaporte, carné de conducir, etc.), dos apellidos.

Los habitantes de China hablan chino mandarín. Hay unos 71 millones de hablantes de chino cantonés.

A los españoles les gusta el fútbol.

Las motos tienen dos ruedas...

Los verbos españoles son irregulares.

Las bicicletas tienen dos ruedas...

En España, en verano, hace calor.

Los pantalones tejanos / vaqueros son azules.

Las regiones o departamentos de Bolivia tienen una altura de más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

Las personas latinoamericanas (excepto Brasil) hablan español.

PARA APRENDER MÁS...

Hay ejemplos en los que debes usar todos / todas, porque, en efecto, no hay excepciones. En los restantes, las posibilidades de elegir son subjetivas: las diferencias entre casi todos/as, muchos/as, la mayoría... dependen de cada persona (no de la cantidad, pues recuerda que estamos hablando de cantidades que no son exactas).

Los españoles tienen, en sus documentos (pasaporte, carné de conducir, etc.), dos apellidos.

Todos los españoles tienen dos apellidos (el de su padre y el de su madre) en sus documentos.

A los españoles les gusta el fútbol.

Tú decides: ¿la mayoría de... / muchos...? Un 80% de los españoles ve deportes en televisión, y de esa cantidad, un 69% mira partidos de fútbol...

Los verbos españoles son irregulares.

Muchos verbos españoles son irregulares.

En España, en verano, hace calor.

Depende de las temperaturas de tu país y tu experiencia, pero en general, casi siempre hace calor.

Las regiones o departamentos de Bolivia tienen una altura de más de 3000 metros sobre el nivel del mar.

La mayor parte de Bolivia / La mayoría de los departamentos de Bolivia tienen más de 3000 metros de altura, pero no todos los departamentos porque la mayor parte de la zona del Amazonas está a 200 o 300 metros sobre el nivel del mar.

Los habitantes de China hablan chino mandarín. Hay unos 71 millones de hablantes de chino cantonés.

La mayoría de / Casi todos los habitantes de China hablan chino mandarín..., aunque 71 millones de hablantes de cantonés son ¡muchos!

Las motos tienen dos ruedas...

Casi todas las motos tienen dos ruedas, pero no todas... Mira la fotografía.

Image

Las bicicletas tienen dos ruedas...

Todas las bicis tienen dos ruedas; si tienen tres, se llaman “triciclos”.

Los pantalones tejanos / vaqueros son azules.

La mayoría (como idea de unidades) / La mayor parte (como idea de conjunto) de los tejanos son azules, pero también hay tejanos de otros colores.

Image

Las personas latinoamericanas (excepto Brasil) hablan español.

La mayoría de las personas latinoamericanas (o casi todas) hablan español, pero no todas, porque hay personas que tienen como lengua materna el quechua, el guaraní, etc.


D) ALGUNO / ALGUNA / ALGUNOS / ALGUNAS

También expresan una cantidad no concreta pero que, en general, consideramos pequeña: En la fotografía algunas personas llevan gafas.

Aunque esa cantidad es pequeña, siempre pensamos que es superior a uno, por esa razón las formas en singular no suelen servir para contar, pero mantienen la idea de información imprecisa:
No sé para quién es ese regalo, para algún amigo de Ángela, supongo / Hace frío, ¿hay alguna ventana abierta? En estos ejemplos, algún / alguno no enfocan sobre una cantidad sino sobre una idea desconocida. Comprueba esto en los siguientes ejemplos.

Image
Image

a) Usamos la forma algún (no alguno) cuando aparece antes de un sustantivo (se acorta como le sucede al artículo un en la misma posición).

El Presidente [...] invitó a los mexicanos a practicar algún deporte. Diario de Coahuila, México

Usamos alguno cuando conocemos el sustantivo. Si no es así, usamos algún:

Necesito un programa corrector de español, ¿tienes alguno compatible con mi ordenador?
En tu clase, ¿hay
algún estudiante de Vietnam?

Image
Image

b) En relación con lo anterior, cuando desconocemos el sustantivo o generalizamos la información, empleamos alguien (para personas) o algo (para cosas), y, como es lógico, estas palabras no van acompañadas de sustantivos. Observa:

¿Conoces a alguien de Vietnam? Quiero ir de vacaciones y necesito información del país.

Ahora la persona que habla no busca un estudiante sino una persona, mucho más general.

¿Hay algo para comer en la nevera?

En este caso el hablante tampoco busca una comida concreta.

Los adjetivos
algún (alguno), alguna, algunos, algunas pueden relacionarse con palabras que expresan tiempo e indicar que una acción se sitúa en un momento no concreto del tiempo o que una acción se realiza con una frecuencia indeterminada.

Expresamos esa misma idea con
a veces o de vez en cuando, entre otras opciones.

Si quieres, nos vemos algún día y tomamos algo...
Algunas mañanas voy a correr al parque, aunque
algunas veces solo paseo.


E) NINGUNO / NINGUNA

Finalmente, podemos expresar que el número de unidades es cero, y para ello usamos las formas ninguno, ninguna. Por ejemplo, ninguna persona de la fotografía lleva sombrero.

El significado general es que la persona uno no lleva sombrero, la persona dos no lleva sombrero, etc., y así hasta la persona dieciocho...
Ninguno / ninguna resume el conjunto de las negaciones.

El funcionamiento de esta serie tiene particularidades:

a) Si el número de unidades es cero, lógicamente, el uso del plural (ningunos, ningunas) es muy limitado. En ocasiones lo usamos con palabras que tienen siempre forma plural (Ningunos pantalones son de mi talla, ¿tienen otros de la talla 44, por favor?) o con un valor expresivo (No tengo ningunas ganas de ir a esa fiesta).

b) Usamos ningún (no ninguno) cuando aparece antes de un sustantivo.

Casi la mitad de lo españoles en edad adulta no realiza ningún ejercicio físico durante el fin de semana. Europa Press, España

Igualmente, para usar
ninguno es necesario conocer el sustantivo a que se refiere:

- ¿Cuántos bombones has comido?
- ¿Yo? ¡Ninguno!

Image

c) Y también en este caso disponemos de las palabras nadie (para indicar que el número de personas es cero) y nada (en este caso para afirmar que el número de cosas es cero o para subrayar un valor de indeterminación).

- ¿Con quién vives tú?
- Con nadie... Vivo en un apartamento muy pequeño y es barato.

- ¿Quieres tomar algo? ¿Un café, un té, un refresco...? ¿Qué te apetece?
- Nada, gracias, he tomado un café con leche hace un rato.

Image
Image

Image

Uno de los rasgos más significativos es que ningún / ninguno, ninguna, nadie y nunca son palabras negativas, es decir, cuando aparecen antes del verbo presentan un enunciado negativo, y ese enunciado no necesita más formas de negación. Observa los ejemplos.

Ninguna persona puede entrar en esta zona sin permiso.
Nadie
sabe la fecha del examen.

Sin embargo, cuando están después del verbo, es necesario incluir la negación no para negar el enunciado.

No sabía ninguna pregunta del examen.
Tengo hambre:
no he desayunado nada.
¡Qué raro!
No ha venido nadie.

Observa también que nada y nadie siempre concuerdan con el verbo en singular.

NEGACIÓN
Image
Image

Para referirnos al tiempo podemos usar las formas ningún / ninguno, ninguna junto con una palabra de tiempo. Sin embargo, las palabras específicas para expresar tiempo son nunca o jamás. Estas palabras presentan también enunciados negativos y se usan como hemos explicado en el cuadro anterior.

Ningún día has venido a clase, ¿por qué?
No has venido ningún día a clase, ¿por qué?
Nunca / Jamás has venido a clase, ¿por qué?
No has venido nunca / jamás a clase, ¿por qué?


Image

En todos los casos (para hablar de unidades o hablar de tiempo) podemos matizar las formas que hemos apuntado con el adverbio casi:

Casi nunca voy al cine, prefiero ver películas en casa.
No queda casi ninguna botella de leche. Tenemos que comprar.

Observa que en estos casos la cantidad que expresamos ya no es cero; sin embargo mantenemos la idea de cantidad muy pequeña, próxima a cero; por eso igualmente no usamos las formas plurales:

Image

No tenemos casi ningunas botellas de leche. Voy a comprar.


EJERCICIO TRES

Lee los siguientes enunciados y decide la “cantidad” que, en tu opinión, es la más adecuada. Lógicamente puede haber muchas soluciones, pero observa la concordancia y los requerimientos de los cuantificadores que empleas. Consulta las soluciones para saber datos estadísticos sobre los españoles.

0. Los españoles (con edad para usarlos) tienen teléfono móvil.

Todos o casi todos los españoles con edad para usarlos tienen teléfono móvil.

Así es, en España hay 53 millones cuatrocientas mil líneas móviles (datos de 2019) y la población de es 46 millones.

1. A los españoles les gustan las corridas de toros.

2. Los españoles duermen la siesta.

Image

3. Los españoles saben hablar inglés.

4. Los españoles viajan al extranjero.

5. Los españoles son muy religiosos (o religiosos practicantes).

6. Los españoles saben hablar alemán.

7. Los españoles tienen coche.

8. Los españoles fuman.

9. Los españoles tienen tres cabezas.

10. Los españoles se casan según alguna forma religiosa.

PARA APRENDER MÁS...

Debes elegir entre los cuantificadores que hemos visto en la unidad. En algunos casos existen varias opciones: son elecciones subjetivas, pero eso no cambia las cosas que puedes aprender con el ejercicios. En otros ejemplos puedes valorar (como en el ejercicio número 8), que es un contenido que vemos en el apartado siguiente.

1. A los españoles les gustan las corridas de toros.

A algunos españoles les gustan las corridas de toros, pero no a muchos.
A
pocos españoles les gustan las corridas de toros.

Según una encuesta reciente, solo un 26,7% de las personas entrevistadas afirman estar algo o muy interesadas en las corridas de toros.

2. Los españoles duermen la siesta

Algunos españoles duermen la siesta.
Menos de la mitad de los españoles duerme / duermen la siesta.

También son datos de estadísticas: el 58,6% de los españoles nunca duerme la siesta.

3. Los españoles saben hablar inglés.

Algunos españoles saben hablar inglés.
Pocos españoles saben hablar inglés.

El porcentaje de españoles que dicen que saben hablar inglés es del 35,5%.

4. Los españoles viajan al extranjero.

La mayoría de españoles ha / han viajado alguna vez al extranjero.
Más de la mitad de los españoles ha / han viajado alguna vez al extranjero.

Según estudios oficiales, el 48%, nunca han salido del país (el 52% sí ha viajado al extranjero). Según el mismo estudio, el 10% de los españoles no han salido de su provincia y el 15% no han viajado nunca fuera de su comunidad autónoma.

5. Los españoles son muy religiosos (o religiosos practicantes).

Algunos españoles son muy religiosos.
Pocos españoles son muy religiosos.

Según las estadísticas oficiales los españoles católicos que cumplen las obligaciones religiosas son el 29,2% de la población. Los católicos no practicantes son el 51,3%; los que no creen, el 8,9%; los ateos, el 7,6%; y las personas que tienen otras religiones diferentes de la católica son el 2,1%.

6. Los españoles saben hablar alemán.

Casi ningún español habla alemán.
Casi nadie en España habla alemán.
Muy pocas personas en España hablan alemán.

Las estadísticas afirman que solo el 2,7% de los españoles hablan / saben alemán... Observa que ningún aparece junto a un sustantivo y que nadie, en cambio, no acompaña a un sustantivo (la palabra españoles es en el segundo ejemplo en España).

7. Los españoles tienen coche.

Algunos españoles tienen coche.
Bastantes españoles tienen coche

Las estadísticas del Banco Mundial hablan de 492 coches por cada mil habitantes.

8. Los españoles fuman.

Algunos españoles fuman.
Demasiados españoles fuman.

Puedes decidir si “cuentas” de forma aproximada o si, además, valoras: las estadísticas dicen que aproximadamente el 22% de los españoles son fumadores.

CUANTIFICADORES: VALORACIÓN

9. Los españoles tienen tres cabezas.

Nadie en España tiene tres cabezas.

En tu país tampoco, ¿verdad?

Image

10. Los españoles se casan según alguna forma religiosa.

Algunos españoles se casan según alguna forma religiosa.
Pocos españoles se casan según alguna forma religiosa

Las estadísticas de 2018 señalan un total de 163.430 bodas: 37.859 religiosas y el resto, no religiosas.


EJERCICIO CUATRO

Repasa las formas que expresan cantidad cero. Todas estas informaciones las dice una persona que es muy mentirosa... Debes cambiarlas (y mantener el orden de la frase) para expresar lo que probablemente es real...

Image

0. Casi todos los estudiantes han aprobado el curso.

Casi ningún estudiante ha aprobado el curso.

1. Todos vienen a clase en bicicleta.

2. Siempre hacen todo lo que señala la profesora.

3. Todos los estudiantes tienen dos libros de clase.

4. La profesora llama a todos los estudiantes por su apellido.

5. La profesora llega puntual siempre.

PARA APRENDER MÁS...

Observa con atención los cambios que supone usar todos (un número alto, y por eso plural) y nadie (una cantidad cero, y por eso singular), como sucede en los ejercicios 1, 3 y 4. También debes fijarte en la posición de las formas que indican cantidad cero (antes o después del verbo) porque así vas a saber si debes incluir el negativo no antes del verbo.

1. Todos vienen a clase en bicicleta.
Nadie viene a clase en bicicleta.

2.
Siempre hacen todo lo que señala la profesora.
Nunca hacen nada de lo que señala la profesora.

3.
Todos los estudiantes tienen dos libros de clase.
Ningún estudiante tiene dos libros de clase.
Observa que no puedes decir
nadie tiene dos libros de clase porque es muy general: no ese el significado del enunciado. Puedes decir Nadie de la clase tiene dos los libros…

4. La profesora llama a
todos los estudiantes por su apellido.
La profesora no llama a ningún estudiante por su apellido.

5. La profesora llega puntual
siempre.
La profesora no llega puntual nunca.

Image
© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO