Las nuevas informaciones que se subordinan a otras pueden expresar la causa del primer enunciado. La subordinación de informaciones simples se realiza sobre todo con la preposición por, pero observa que la idea que se presenta es compleja:

Está cerrado por vacaciones.
Está cerrado
porque hacen vacaciones

Image
Image

Hay también otras palabras que pueden explicar las razones. Algunas de ellas tienen un significado claro, y en general las usamos sin verbo:

No puede nadar a causa de un accidente.
No puede conducir
debido a un accidente.

Observa que son palabras relacionadas con los verbos causar y deber, que aportan ya el significado de causa.

La subordinación de informaciones complejas (con verbos) se realiza en la mayor parte de los casos con la conjunción porque.

Está muy cansado porque ha ido al gimnasio.
Vive en el campo
porque es más tranquilo.

En estos casos la información que explica la causa debe situarse después del enunciado que recibe la explicación. Para situarla en primer lugar debemos sustituir porque y poner en su lugar como.

He encendido la calefacción porque hacía frío.
Estudio español
porque tengo una novia panameña.

Como hacía frío he encendido la calefacción.
Como tengo una novia panameña, estudio español.

Si elegimos esta última opción, creamos un “suspense”: la persona que escucha conoce en primer lugar la causa, pero no conoce el origen de esa razón hasta que el enunciado está completo.

Image
Image

Image

La conjunción porque (una sola palabra y sin acento gráfico) conecta, como hemos visto, una información con otra para expresar la causa.

Es diferente del interrogativo por qué (dos palabras y con acento gráfico), que introduce una pregunta para conocer el motivo, la causa, es decir, no explica esa causa.

INTERROGATIVOS
© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO