En español usamos los artículos definidos (el, la, los, las), pero no los posesivos, para referirnos a las partes del cuerpo y a cosas que llevamos puestas y a la ropa, porque, en general, existen otros elementos en la frase que pueden ayudar a interpretar la posesión.

Voy a limpiarme las gafas.

Image

Voy a limpiarme mis gafas.

Ricardo se ha roto el brazo.

Image

Ricardo se ha roto su brazo.

Pedrito, dame la mano para cruzar la calle...

Image

Pedrito, dame tu mano para cruzar la calle...


Sin embargo, existen excepciones que suelen tener un tono muy expresivo.

Image

Creo que me estoy enamorando... Me gustan tus ojos y tu pelo...

Image

Creo que me estoy enamorando... Me gustan los ojos y el pelo...

Otros casos corresponden a expresiones:

Lo ha pagado de su bolsillo (con su dinero, sin pedir préstamos)

Una carta de mi puño y letra (escrita a mano, auténtica, sin duda)

Eso no ha salido de su boca (guarda el secreto)

Image

EJERCICIO TRES

Loli discute con su hermana pequeña, Sonia, pero tienen la música muy alta en su habitación, hay mucho ruido y se han perdido algunas palabras. Completa el diálogo con las palabras (posesivos o artículos) más lógicas.

- Sonia, ¿puedes venir a (1) habitación un momento, por favor? ¡Te has puesto unos zapatos (2) de tacón alto!
-
¡No son (3) ! Son de mamá...

- Ya, pero ahora son (4) . Y las cremas para (5) cara, ¿qué? ¿También son (6) ? ¡No! ¡Son (7) ! Las he pagado con (8) _____ dinero.
- Solo he cogido un poco para (9) granos. ¡No me gusta (10) cara con tantos granos!
- ¿ (11) granos? Esa crema no va bien para (12) granos, tonta.

Image

- Mira, por última vez: no puedes entrar más en (13) habitación y tocar (14) cosas. La ropa que hay aquí es (15) y solamente (16) , ¿lo entiendes?
- No, no y no. Voy a coger la blusa verde para la fiesta que Laura hace en (17) casa el sábado.

PARA APRENDER MÁS...

Con este ejercicio practicas la posición del posesivo y también su relación con la presencia o la ausencia de un sustantivo...

- Sonia, ¿puedes venir a (1) mi habitación un momento, por favor? ¡Te has puesto unos zapatos (2) míos de tacón alto!
- ¡No son (3) tuyos! Son de mamá...

- Ya, pero ahora son (4) míos. Y las cremas para (5) la cara, ¿qué? ¿También son (6) tuyas? ¡No! ¡Son (7) mías! Las he pagado con (8) mi dinero.
- Solo he cogido un poco para (9) los / mis granos. ¡No me gusta (10) mi cara con tantos granos!
- ¿(11) Tus granos? Esa crema no va bien para (12) los granos, tonta.

- Mira, por última vez: no puedes entrar más en (13) mi habitación y tocar (14)
mis cosas. La ropa que hay aquí es (15) mía y solamente (16) mía, ¿lo entiendes?
- No, no y no. Voy a coger la blusa verde para la fiesta que Laura hace en (17) su casa el sábado.

Image
© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO