EJERCICIO UNO

Lee el siguiente texto y encuentra todas las perífrasis (u otras combinaciones) que hay en el texto. Anota y clasifica la información que ofrecen en el cuadro que hay abajo.

CONDUCIR EN SITUACIONES DIFÍCILES

Las vacaciones de Navidad son las más esperadas para los amantes de la nieve. Si piensas ir a esquiar o estás planeando alguna salida a la montaña con el coche esos días, puedes encontrarte algunas situaciones que complican la conducción. ¡Sigue estos consejos para evitar peligros!

Para empezar, antes de iniciar el viaje es conveniente planear la ruta con suficiente tiempo, consultar el estado del tráfico y los pronósticos meteorológicos, todo ello puede ayudarte a elegir el mejor momento para empezar el viaje.

AL MAL TIEMPO, BUENA CONDUCCIÓN

Tal vez en esos días de invierno las condiciones meteorológicas no son las mejores para viajar: lluvia, niebla, nieve, placas de hielo... pueden ser complicados compañeros de viaje. Para evitar tener un accidente por culpa del mal tiempo hay una regla de oro que no puede fallar: prever el peligro.

Image

En esas circunstancias es recomendable reducir considerablemente la velocidad, especialmente por la noche, y también aumentar la distancia de seguridad, ya que con estos fenómenos las ruedas pierden el contacto con la carretera y también la visibilidad es menor. Lo importante es reaccionar acertadamente y lo antes posible y esto lo conseguimos mejor si circulamos a una velocidad adecuada a las condiciones de la carretera.

Por último, recuerda que si has estado conduciendo bajo condiciones climatológicas adversas, necesitas mucha más atención y por esa razón el cansancio suele ser mayor, especialmente en los tramos finales del recorrido. Lo mejor es descansar cada dos horas o cada 200 kilómetros un mínimo de quince minutos.

SITUACIONES LÍMITE
Frenada de emergencia: Si tenemos que frenar bruscamente y el coche no tiene ABS, los expertos aconsejan pisar a fondo los pedales del freno y el embrague, continuar en línea recta hacia el obstáculo y, unos metros antes de llegar, reducir ligeramente la presión de estos pedales (así las ruedas giran sin bloquearse) y entonces girar el volante y evitar el choque.

Cuando el vehículo tiene ABS es aconsejable pisar a fondo freno y embrague y, sin soltarlos nunca, girar el volante en el momento exacto con un rápido movimiento.

Patinazo: Cuando el automóvil patina de la parte trasera hay que girar rápidamente el volante en la misma dirección. No obstante, cuando el coche empieza a girar no da tiempo a hacer las correcciones necesarias con el volante para controlarlo, por lo que lo recomendable es pisar el embrague, no frenar y al mismo tiempo iniciar lentamente la corrección moviendo el volante en la dirección en que se desplaza la parte trasera.

Image
Image

Aquaplaning: Cuando ha llovido o está lloviendo, suele haber exceso de agua en la carretera. Eso y la velocidad inadecuada pueden provocar el fenómeno del aquaplaning, que causa la pérdida del control del vehículo. En esta situación lo menos indicado es tocar el freno. Lo principal es mantener la calma y no hacer nada, excepto sujetar firmemente el volante. Durante esos segundos, el vehículo puede perder la línea que seguía. En ese caso, siempre sin tocar el freno, intenta girar ligera y suavemente la dirección, así las ruedas quedan preparadas para seguir la trayectoria adecuada después de desaparecer el aquaplaning.

Supermotor, España (TEXTO ADAPTADO)

PERÍFRASIS O COMBINACIONES

piensas ir

SIGNIFICADO

planes

PARA APRENDER MÁS...

PERÍFRASIS O COMBINACIONES

SIGNIFICADO

piensas ir

PLANES

estás planeando
has estado conduciendo
está lloviendo

DURACIÓN / SIMULTANEIDAD

puedes encontrarte
pueden ser / provocar / perder
puede fallar

POSIBILIDAD

tenemos que frenar
hay que girar

OBLIGACIÓN

suele ser
suele haber

HABITUALIDAD

CONDUCIR EN SITUACIONES DIFÍCILES

Las vacaciones de Navidad son las más esperadas para los amantes de la nieve. Si piensas ir a esquiar o estás planeando alguna salida a la montaña con el coche esos días, puedes encontrarte algunas situaciones que complican la conducción. ¡Sigue estos consejos para evitar peligros!

Para empezar, antes de iniciar el viaje
es conveniente planear la ruta con suficiente tiempo, consultar el estado del tráfico y los pronósticos meteorológicos, todo ello puede ayudarte a elegir el mejor momento para empezar el viaje.

AL MAL TIEMPO, BUENA CONDUCCIÓN
Tal vez en esos días de invierno las condiciones meteorológicas no son las mejores para viajar: lluvia, niebla, nieve, placas de hielo...
pueden ser complicados compañeros de viaje. Para evitar tener un accidente por culpa del mal tiempo hay una regla de oro que no puede fallar: prever el peligro.

En esas circunstancias
es recomendable reducir considerablemente la velocidad, especialmente por la noche, y también aumentar la distancia de seguridad, ya que con estos fenómenos las ruedas pierden el contacto con la carretera y también la visibilidad es menor. Lo importante es reaccionar acertadamente y lo antes posible y esto lo conseguimos mejor si circulamos a una velocidad adecuada a las condiciones de la carretera.

Por último, recuerda que si
has estado conduciendo bajo condiciones climatológicas adversas, necesitas mucha más atención y por esa razón el cansancio suele ser mayor, especialmente en los tramos finales del recorrido. Lo mejor es descansar cada dos horas o cada 200 kilómetros un mínimo de quince minutos.

SITUACIONES LÍMITE
Frenada de emergencia: Si tenemos que frenar bruscamente y el coche no tiene ABS, los expertos aconsejan pisar a fondo los pedales del freno y el embrague, continuar en línea recta hacia el obstáculo y, unos metros antes de llegar, reducir ligeramente la presión de estos pedales (así las ruedas giran sin bloquearse) y entonces girar el volante y evitar el choque.

Cuando el vehículo tiene ABS
es aconsejable pisar a fondo freno y embrague y, sin soltarlos nunca, girar el volante en el momento exacto con un rápido movimiento.

Patinazo: Cuando el automóvil patina de la parte trasera hay que girar rápidamente el volante en la misma dirección. No obstante, cuando el coche empieza a girar no da tiempo a hacer las correcciones necesarias con el volante para controlarlo, por lo que lo recomendable es pisar el embrague, no frenar y al mismo tiempo iniciar lentamente la corrección moviendo el volante en la dirección en que se desplaza la parte trasera.

Aquaplaning: Cuando ha llovido o está lloviendo, suele haber exceso de agua en la carretera. Eso y la velocidad inadecuada pueden provocar el fenómeno del aquaplaning, que causa la pérdida del control del vehículo. En esta situación lo menos indicado es tocar el freno. Lo principal es mantener la calma y no hacer nada, excepto sujetar firmemente el volante. Durante esos segundos, el vehículo puede perder la línea que seguía. En ese caso, siempre sin tocar el freno, intenta girar ligera y suavemente la dirección, así las ruedas quedan preparadas para seguir la trayectoria adecuada después de desaparecer el aquaplaning.

Supermotor, España (TEXTO ADAPTADO)

© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO