Cuando los posesivos aparecen detrás del sustantivo, la persona que habla presenta, identifica, especifica (entre otros usos) las relaciones con las cosas o las personas. No aparece el artículo junto a los posesivos, pero sí puede aparecer junto a los nombres. El responsable de la identificación es el tipo de artículo (determinado o indeterminado o bien la ausencia de artículos).

ARTÍCULOS

En esta posición posterior, después del sustantivo, los posesivos tienen las siguientes formas:

mío / mía
tuyo / tuya
suyo / suya
nuestro / nuestra
vuestro / vuestra
suyo / suya

míos / mías
tuyos / tuyas
suyos / suyas
nuestros / nuestras
vuestros / vuestras
suyos / suyas

Compara los siguientes ejemplos. La primera versión indica que existe más de una persona o cosa, e identifica y especifica una de ellas. La segunda versión, que hemos presentado en la sección anterior, solo presenta una persona o una cosa.

Manuel, ha llamado un amigo tuyo para ir al cine esta tarde.
Manuel, ha llamado
tu amigo para ir al cine esta tarde.

La enfermera del hospital [...] murió en las últimas horas al igual que una compañera
suya hace algunas semanas. Diario 21, Argentina
La enfermera del hospital [...] murió en las últimas horas, al igual que
su compañera hace algunas semanas.

Andrés Nagel ordena retirar una obra
suya del Guggenheim. Diario Vasco, España
Andrés Nagel ordena retirar
su obra del Guggenheim.

Image

MUSEO GUGGENHEIM, BILBAO (ESPAÑA)


Image

Como es lógico, la identificación tiene sentido cuando señalamos que existen otras personas o cosas, pero no cuando se trata de objetos / personas únicos:

Image

Un padre mío

Image

El sábado viajo a un país mío para ver a la familia mía.


PERTENENCIA

También usamos estos posesivos pospuestos para expresar que algo pertenece (o no) a alguien con el verbo ser. Para usar estas formas de los posesivos en estos casos, la cosa que tenemos se debe mencionar antes:

- ¿Es esa tu moto?
- No, no es mía...

- Es una película de Silvestre Contacones, ¿verdad?
- Sí, sí, es suya, de las primeras.

En la fotografía de la derecha, los posesivos tuyo / mío se refieren al dibujo del bebé, en el interior de la letra o.

Image

También es posible expresar la pertenencia con de + poseedor (la casa de mis abuelos), pero esa forma no es posible cuando indicamos la posesión de la(s) persona(s) que habla(n) o la(s) que escucha(n):

Image

la casa de yo / de nosotros / de mí

Image

la casa de tú / de ti / de vosotras

Image
Image
Image
Image
Image

Existen muchas expresiones que usan posesivos. Con frecuencia podemos utilizar el posesivo antes o después sin cambios de significado importantes: mi amor / amor mío, ¡mi madre! / ¡madre mía! (para indicar sorpresa). Sin embargo, eso no es posible en todos los casos: en español decimos, ¡oh, dios mío! pero no:

Image

¡Oh, mi dios!

Tampoco decimos a otra persona

Image

mi cariño

sino cariño mío...

© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO