Image

Podemos comparar personas / seres o cosas con características relacionadas. Si no es así, no hablamos de comparaciones. En general, comparamos características o cantidades:

La manzana verde está a la derecha; la manzana roja está a la izquierda.
Las manzanas rojas suelen ser
más dulces que las verdes...

Para comparar las características usamos los adjetivos:

El traje de Doce & Banana es más caro que el Laposte.
Este hotel es
más silencioso que los apartamentos de la playa, ¿no?

Para comparar la cantidad, usamos los sustantivos (y los adverbios):

Bill Puertas gana más dinero que nosotros. (SUSTANTIVO)
Te recomiendo ir en metro porque la parada del autobús está más cerca que la parada del metro. (ADVERBIO)

Cuando comparamos con un pronombre, siempre utilizamos las formas yo, , él, ella, usted, nosotros, nosotras, vosotras, ellos, ellas, ustedes, es decir, los pronombres sujeto.

Sin duda, Bill Puertas tiene más dinero que yo.

Image
PRONOMBRES PERSONALES

Podemos indicar que una persona / ser o un objeto tiene unas características más intensas que las de otra persona / ser u otro objeto. Y también que hay más cantidad de unidades en relación con otro ser u objeto.

Sarah lleva el pelo más corto que Lorène.
Su casa es
más bonita que este apartamento.
Aunque es
más caro, este ordenador parece más rápido que ese otro.
Este ejercicio es
más difícil que el anterior.
O bien, mayor cantidad, en este caso con sustantivos:
Los trenes pueden transportar
más personas que los aviones.
Trabaja
más horas que sus compañeros de oficina.
Martha tiene
más hermanos que Louise.

Podemos también expresar detalles sobre esa superioridad con otro adverbio antes de más. Observa que es invariable: no se modifica si cambia el género y/o el número del adjetivo.

Sarah lleva el pelo mucho más corto que Lorène.
Esta película es
mucho más divertida que la de la semana pasada.
Su casa es
bastante más bonita que este apartamento.
Aunque son
considerablemente más caros, estos ordenadores son más rápidos.
Aunque son
considerablemente más caras, estas computadoras son más rápidas.


Image

En los ejemplos anteriores los adverbios mucho, bastante, etc. no cambian el género ni el número: son invariables cuando se relacionan con un adjetivo. Sin embargo, cuando la comparación es con un sustantivo, estas palabras sí cambian y concuerdan con ese sustantivo. Observa:

En la fiesta hay muchos más chicos que chicas.
En clase hay
muchas más chicas que chicos.
El libro de Historia tiene
bastantes más páginas que el de Química.

Si el contexto es suficiente y claro, no es necesario expresar la segunda parte de la comparación:

- Si quieres, podemos tomar algo por aquí o comer en el centro, tú decides...
- Bueno, la verdad es que el centro es más caro.

- Niños, ¡a cenar! ¡Hay macarrones!
- Mami, ¡Eleni tiene más! ¡No es justo!
- Mami, ¡Eleni tiene más (macarrones que yo)! ¡No es justo!

Image

Image

Observa los ejemplos anteriores y anota cómo se forma la comparación para indicar superioridad.

PARA APRENDER MÁS...
Image

Para expresar la comparación de superioridad, usamos el adverbio más antes del adjetivo “normal” (que concuerda en género y número con el sustantivo al que acompaña).

Después del adjetivo usamos la conjunción
que y el sustantivo (o un pronombre personal de la serie yo, , él, etc.) con el que estamos comparando.

Si el contexto es claro, esta segunda parte (
que + el sustantivo) no es necesaria. También podemos comparar de la misma manera sustantivos y adverbios, pero en estos casos siempre relacionados con la cantidad.


EJERCICIO UNO

Observa la gráfica con los precios de hoteles en algunas ciudades españolas. Completa los enunciados siguientes. Puedes añadir algunas palabras para expresar detalles.

Image

0. Benidorm - Sevilla

Un hotel en Benidorm es mucho más barato que en Sevilla.

1. Valencia – Barcelona

2. Granada – Sevilla

3. Ibiza – Valencia

4. Madrid – Sevilla

5. Tu ciudad – elige una ciudad española del gráfico

PARA APRENDER MÁS...

Tienes que repetir la estructura que ya conoces. Presta atención a la concordancia. Más tarde puedes repetir este ejercicio para expresar comparaciones de inferioridad.

1. Valencia – Barcelona
Un hotel en Valencia es más caro que un hotel en Barcelona.

2. Granada – Sevilla
Estar en un hotel en Granada es mucho más barato que en Sevilla.

3. Ibiza – Valencia
Pasar una noche en Ibiza es un poquito más caro que en Valencia.

4. Madrid – Sevilla
Dormir una noche en Madrid sale más caro que en Sevilla.

Image
© 2020 - 2021 marcoELE. LOURDES DÍAZ / AGUSTÍN YAGÜE > CONTACTO